lunes, 26 de julio de 2010

Fidel: “Deberíamos proponernos cada día ser aunque sea un poquitico mejores”


Rosa Miriam Elizalde

Publicado en Cubadebate el 26 Julio 2010

Fidel Castro en el Memorial José Martí. Foto: Silvio Rodríguez

Con fotos de Silvio Rodríguez y de Petí

Esperamos en el pequeño teatro del Memorial José Martí. Sabemos que él está afuera, colocando en la mayor intimidad posible una ofrenda floral al Héroe Nacional, junto al monumento de la Plaza. “Es 26 de Julio, no es un homenaje cualquiera”, hace notar alguien casi en un susurro para no romper el silencio del salón donde lo esperamos varias decenas de personas que intuimos su proximidad. Un segundo después se escucha su voz en la puerta. Es Fidel.

“¡Cuánta gente conocida!”, dice y avanza por el pasillo, saludando a quienes están en los asientos cercans. “Ahí está Rosa Miriam”, le dice a Marina Menéndez, subdirectora del diarioJuventud Rebelde, que se sienta a mi lado. “¿Sabes que ella un día me preguntó si íbamos a sobrevivir el Período Especial?”, se ríe y me aprieta con fuerza la mano. Increíble. Recuerda una tarde cualquiera de fines de 1990 que ya casi no alcanza mi memoria. Yo acababa de graduarme y por pura casualidad me tocó reportar un acto en el Centro de Ingeniería y Biotecnología, al que llegó Fidel. Como si nos montara en una máquina del tiempo, ese día nos pasó literalmente la película de lo que viviríamos los cubanos en los próximos años de Período Especial, tras la desaparición de la URSS. Me quedé tan consternada que cuando lo tuve delante lo único que se me ocurrió preguntarle fue: “¿Usted cree realmente que sobreviviremos?”

Fidel avanza. Saluda a familiares del Comandante Juan Almeida, al reverendo Lucius Walker, a integrantes de la Caravana Pastores por la Paz, al reverendo Raúl Suárez. También, a Silvio Rodríguez, Amaury Pérez, Sara González, Frank Fernández, Vicente Feliú, los pintores Nelson Domínguez, Kcho, Zaida del Río, Rancaño, Flora Fong …. Bromea con unos, agradece a otros. Va de verdeolivo. Ya está sentado frente al auditorio, junto a una mesita sobre la que aguardan unas carpeta. Randy Alonso, el director del programa de la Televisión Cubana, Mesa Redonda, modera el intercambio de preguntas y comentarios, que comienza con Alexis Leyva Machado (Kcho).

Él trae dos banderas, una de ellas la del 26 de Julio, que le entregó al artista el Comandante Juan Almeida y acompañó a la Brigada artística “Marta Machado”, organizada por Kcho e integrada por un grupo de notables artistas cubanos, que han asistido a los damnificados de los terribles huracanes que asolaron a Cuba en el 2008 y también, a las víctimas del terremoto del 12 de enero pasado en Haití. Inmediatamente, aparece un asta y la bandera ocupa, junto a la enseña nacional, el ala izquierda del Teatro.

Fidel se anima y comenta sobre los sucesos del Moncada, hace exactamente 56 años: “Lo he dicho y lo repito, si tengo que hacerlo otra vez, lo haría todo igual, excepto prestarle atención a la Posta cosaca. Debí seguir… Si yo sigo, aquella gente no dispara sobre los que están en la posta, y yo no me habría dejado llevar por la tentación de tomar aquellas dos ametralladoras, que era consecuencia de la escasez de armas”.

“Éramos suficientes hombres”, reafirma. “Yo diría que no hacía falta más. Llevábamos como tres veces más hombres de los que hacía falta para tomar aquel objetivo. Estoy convencido de eso.”

INSPIRACIÓN

El reverendo Raúl Suárez, quien dirige el Centro Martin Luther King, le pide al Comandante en Jefe una reflexión. “Para nosotros no fue fácil vivir nuestra fe y practicar nuestra vocación en un proceso revolucionario de tipo socialista. Se nos había introducido hasta los tuétanos la ideología norteamericana anticomunista… Lo que realmente nos enamoró de la Revolución y compartir con nuestro pueblo este proceso, fue lo que los motivó a ustedes a ir al Moncada. Yo quisiera de usted unas palabras… En estos momentos que vive nuestro país es muy importante el sustento ético, moral, espiritual para todo lo que tenemos que hacer…”, termina Raúl.

Fidel lo ha escuchado con atención: “Realmente lo único que teníamos era eso -dice-: inspiración. Uno no puede explicarse lo que le ha pasado a Silvio y a todos aquí, sin inspiración. Uno debería proponerse, casi como una norma, ser cada día aunque sea un poquitico mejor. Y no abandonar esa línea…”.

A todo lo demás se le puede buscar explicaciones y cada una de estas son legítimas, apunta el Comandante en Jefe, reconociendo que no hay contradicción entre los creyentes y la Revolución, como le comentaba al padre brasileño Frei Betto en la conversación que luego integraría el libro Fidel y la Religión. Admite que la “ciencia penetra y penetra y llega a límites increíbles. Somos menos que polvo, y eso lo sabemos por la ciencia”.

“¿Qué sabía el hombre hace 200 años?”, y recuerda la “Plegaria a Dios”, del poeta Gabriel de la Concepción Valdés “Plácido” (1809-1844), donde habla de la “helíaca estrella” y que María “soportó el dolor” -la madre de Cristo-. “Eso siempre me llamó la atención, porque ya él sabía que había helio en las estrellas. Pero nada más que eso. No mucho más. ¿Y qué ha pasado con los conocimientos? Han estallado. Hace 50 años, cuando el Moncada, no sabíamos nada… Y desde entonces, en unos pocos años, cuánto ha avanzado la Ciencia… Todos esos aparaticos, todas esas cámaras, los blackberry... que los tiene ya cualquiera por ahí…”, sonríe.

“Yo no soy adivino -prosigue-, ni soy profeta. Sino que veo las cosas, con lógica y debemos verlas con un poquito de serenidad y estar preparados. Nuestro pueblo está preparado hoy para verlo. Y ver los peligros. Lo terrible sería que nos enfrentemos a problemas que no nos hayan pasado por la mente”, concluye.

IRÁN, COREA DEL NORTE Y BRITISH PETROLEUM

Estas inquietudes, añade Fidel, lo llevaron a escribir las más recientes Reflexiones sobre la terrible situación que se ha estado gestando en el Oriente Medio, que comenzó con el artículo titulado “El Imperio y la guerra”, publicado el 1 de junio, después del ataque de Israel a la flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza, y en el que se pregunta: “¿podrá Obama disfrutar las emociones de una segunda elección presidencial sin que el Pentágono o el Estado de Israel, que en su comportamiento no acata en nada las decisiones de Estados Unidos, utilicen sus armas nucleares en Irán? ¿Cómo será la vida en nuestro planeta después de eso?”

Deja las páginas de sus Reflexiones sobre la mesa y comenta: “Y en eso empieza a aparecer Corea y pienso que el conflicto se va a desatar por ahí. Hicieron creer que Corea del Norte había hundido el barco (Cheonan). Con un submarino viejo, soviético, que hace un ruido tremendo y casi se oye sin aparatos… Y dispara un torpedo. Y le han hecho creer eso a la mitad del mundo que sí, que los coreanos del Norte hundieron el buque…”

No inventó esa información. Fidel cita un artículo de Global Research que cita “los detalles verdaderamente asombroso de lo que ocurrió”. Cuando empieza a agravarse la situación, el líder de la Revolución va compartiendo sistemáticamente sus apreciaciones, nacidas en el fragor de las noticias diarias en Asia y el Oriente Medio, y de las alertas que van develando importantes especialistas, hasta que vislumbra “la contienda inevitable”, título de su Reflexión del 16 de junio.

El 24 de junio publica “Cómo me gustaría estar equivocado”. ”Es curioso -hace una pausa y mira a la audiencia-: estaba equivocado, pero de otra forma”, y reivindica la necesidad de estar preparados para una tragedia que puede ser de enormes proporciones, si se utiliza el inmenso arsenal nuclear que hoy está en manos de las superpotencias contra Irán y Corea del Norte.

Para demostrar que esto es posible recuerda que Estados Unidos ya amenazó en época de Nixon con utilizar las armas nucleares tácticas contra Vietnam y Corea, hace años. Sin embargo, “en eso viene el problema del derrame de petróleo… Se aparece BP buscando petróleo a grandes profundidades, con la tecnología moderna, a 8 mil metros, que es donde se produce el derrame”, y añade: “hoy hace 107 días desde que se produjo el derrame, que no han podido resolver. Y (Barack) Obama sabe, pero públicamente no acepta que es un peligro muy grande.”

El Comandante en Jefe asegura que esta no es una situación sin remedio: “¡Qué casualidad que estuviera esta empresa buscando petróleo!”, dijo recordando el papel de BP en el golpe de Estado contra Mossadegh en Irán. “¿Quién lo iba a pensar?. No es la primera vez que algo así sucede. Han ocurrido otros desastres, con barcos que venían de Alaska”… “Pero ni Bush se atrevió a autorizar estas perforaciones. Sin embargo, Obama autorizo a la British que perforara, porque cree ciegamente en la tecnología.”

¿Y si no se llega a producir este accidente de la British Petroleum? “Hubieran seguido perforando… Tienen 27 mil pozos no productivos, y la preocupación del gobierno -está textual-, es que comience a salir gas por los pozos no productivos. Y no tenga solución este desastre. Por eso no han vuelto hablar del asunto, después que dijeron que lo habían resuelto”.

Este es el tema que tratará Fidel en la Reflexión del próximo 3 de agosto: “Tengo todos los datos, pero estoy esperando por lo que digan hoy y lo que dirán mañana… Pero ustedes la verán, no se impacienten. Yo solo les pido que confíen.”

Anuncia que también solicitará una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional para hablar sobre tan importantes asuntos.

Irma Shelton, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, pide a Fidel que comente acerca de la situación no menos crítica de América Latina, con el despliegue militar norteamericano en Costa Rica, autorizado por el Parlamento y la Presidencia de ese país, a lo que se añaden maniobras militares en Perú y rompimiento de relaciones entre Venezuela y Colombia. “Todas esas cosas -afirma- demuestran el nivel de irresponsabilidad del Imperio. No controlan, no pueden controlar sus instintos. En serio digo: pertenecen a la prehistoria”. E ironiza: “Todo eso inspirado en propósitos muy ‘nobles’: combatir las drogas.”

Después el cantautor Amaury Pérez pregunta: “Hay fuerzas simpatizantes del Presidente Obama que tenían la impresión de que fue mal asesorado para que autorizara a British Petroleum a que hiciera el pozo más hondo, para que ese desastre calculado por esas fuerzas de derecha que están en contra de Obama, provocaran su no reelección para un nuevo período. ¿Usted ha pensado en que esa sea una posibilidad también?”.

Fidel se toca la frente con la mano izquierda un segundo y responde: ”A mí me parece difícil que alguien haya elucubrado tanto para aconsejar eso, con el fin de fastidiar al otro. Lo que pueden hacer es aprovechar siempre cualquier cosita para atacarlo… Pero no me parece que hayan propiciado que el hombre caiga en un error de esos para atacarlo. No.”

Y añade: “El problema de Obama es la obsesión de que Estados Unidos sea independiente de la importación de petróleo. Es el consumo más alto per cápita de petróleo y de gas en el mundo. Y está buscando no depender del petróleo de Venezuela, de Irán o del Medio Oriente. Han puesto la empresa esa en Arabia Saudita, que está produciendo 10 millones de barriles diarios, y que tiene la capacidad de producir 20 millones diarios. ¿Tú sabes lo que puede pasar con el medio ambiente?”

Habla de los dramáticos vaticinios que plantea el documental “Home”, dirigido por Yann Arthus-Bertrand, y se pregunta: “¿Pero acaso la energía renovable es un sueño? Ya hicieron la primera prueba con un avioncito que pesa 60 kilogramos… La primera vez voló por más de diez horas con energía solar. En la nueva prueba, pudo volar 33 días. Ni se sabe lo que puede hacer aprovechando la energía del mar, los ríos, métodos para hacer llover en tiempo de sequía… Hay muchas formas en que la Ciencia puede ayudar.”

LA VICTORIA ESTRATEGICA

Adelanta algunas ideas que expresará este martes, 27 de julio, en una Reflexión dedicada a “la victoria estratégica”, que retoma la concepción militar del Ejército Rebelde durante los últimos momentos de la ofensiva contra Batista, donde no se cometieron los errores que impidieron la toma del Cuartel Moncada en 1953 y los revolucionarios lograron resistir a 10 000 hombres, con el apoyo de la Marina, la Aviación, bajo permanente bombardeo. Anuncia un libro en preparación, donde ha trabajado con la investigadora Katiuska Blanco.

El reverendo Lucius Walker, líder de los “Pastores por la Paz”, pregunta sobre el futuro de Haití. Fidel reacciona sin titubear: “En el mundo actual, (Haití) no tiene solución ese país. En el futuro del que estoy hablando sí. (EEUU) es un gran productor de alimentos, produce para dos mil millones de personas. Tendría capacidad para construir casas que resistan a los terremotos. El problema es la forma en que se distribuyen los recursos… A ese país hay que plantarle otra vez su bosques. Pero no tiene solución en el orden actual del mundo.”

Recordó el egoísmo y la insensibilidad norteamericana frente a los millones de hambrientos y necesitados de atención de salud, particularmente los niños. Recordó el bloqueo que sufre Cuba, y la injusta prisión de los Cinco Héroes antiterroristas en cárceles norteamericanas, víctimas de largas condenas. “No han tenido el menos gesto para ponerlos en libertad. Cinco seres humanos separados de sus familias… Y los van a tener que soltar.”

Comenta, conmovido, su encuentro en Artemisa. Estuvo viendo en la Mesa Redonda las historias vinculadas al Moncada. “Descubrí el valor de la música (que corría de fondo). Colosal. Fabulosa. La música de (José María) Vitier. Es algo que no podré olvidar jamás. Nadie sabe lo que vale eso. Es una satisfacción infinita. No quería dejar de rendirle tributo a los hombres que obsequian a la humanidad con su música.”

Aplausos. Fidel toma de vuelta el pasillo para salir del Teatro del Memorial José Martí. Nuevamente los abrazos, los saludos, un pequeño comentario aquí y allá. Cuando pasa cerca de mi silla, se detiene un instante: “Viste, mija, que se pudo resistir”.

















EL SALVADOR.- La unidad nacional sin nación ni unidad

Dagoberto Gutiérrez

La coyuntura actual resulta ser suficientemente aleccionadora para el gobierno y para el pueblo. Para ambos sectores se ha construido un momento que puede considerarse de definición política. Por un lado, el gobierno ha hecho todo lo necesario y posible para que los sectores oligárquicos se sientan cómodos, escuchados y atendidos en sus intereses; y el pueblo y sus organizaciones han llenado de paciencia, temperancia y espera sus reclamos, intereses y necesidades.

Por eso es que en este primer año de gobierno ha sido la indefinición y el rumbo equívoco la característica determinante de la acción gubernamental.

Por supuesto que para los sectores populares, el gobierno carece de un sentido popular y está muy lejos de ser un gobierno que trabaja para los pobres, pero ocurre que, contradictoriamente a lo que se esperara, tampoco las oligarquías reconocen al gobierno como uno de los suyos, pese a todas las señales inequívocas a su favor. Así las cosas, y transcurrido el primer año de gobierno, nos encontramos con que el planteamiento teórico central de ser un gobierno de unidad nacional se encuentra totalmente destruido por la vida.

Resulta posible y hasta probable que el gobierno, que es el equipo que administra la política del Estado, haya resultado a estas alturas que en El Salvador ni hay nación ni hay unidad de esa nación inexistente, pero también es posible que haya asimilado una verdad llena de tiempo y de polvo histórico que es aquella que dice que todo gobierno gobierna para una parte, aunque gobierna con todas las partes. Resultando, en consecuencia, imposible que se gobierne sin confrontación y sin contar con un bando definido que sostenga políticamente al gobierno, porque de no ser así, todo ejercicio termina como el actual, sin el apoyo de los de abajo y sin el respaldo de los de arriba.

Si nos fijamos un poco, nos daremos cuenta que la oligarquía de El Salvador es de las más primitivas y atrasadas del continente y será, sin duda, de las que menos cabeza burguesa posee y la que menos aprecia las reglas de la democracia burguesa. Esta burguesía no entiende, ni mínimamente, que la riqueza producida por la sociedad ha de ser distribuida, tal como manda la misma Constitución para asegurar un mínimo de estabilidad.


Tampoco entiende por qué el actual gobierno, que estando totalmente alineado internacionalmente con la política estadounidense, establece relaciones diplomáticas con Cuba, y peor aún, deja de entender por qué el Presidente Funes viaja a Cuba, anuncia su viaje a Cuba al mismo tiempo que su viaje a Colombia, sin anunciar ningún viaje a Venezuela. Tampoco entiende por qué el Presidente dice que sigue a Monseñor Romero pero apoya a las telefónicas y a la familia Salume en el tema de las presas.


Todas estas filigranas oscuras que le han costado al gobierno el apoyo de la gente son, sin embargo, conductas sospechosas para los oligarcas, y entonces, para los señores se plantea la tarea de lograr que este gobierno se defina de una vez por todas a su favor, aún más de lo que puede estar.

En esta coyuntura, son cuatro los temas que se han convertido en los puntos de definición, y en todos ellos, los oligarcas están pidiendo el propio corazón sangrante y palpitante de la política gubernamental. Estos puntos son: la flexibilización laboral, el tema de las telefónicas, el control de precios de las medicinas y la política tributaria.

Pues bien, resulta que en cada uno de estos puntos se encuentran aspectos esenciales de la lógica capitalista y su solución capitalista requiere una mínima cabeza burguesa porque deben pagar más impuestos los que tienen más y ningún gobierno sin ingreso tributario puede gobernar eficientemente; pero este planteamiento capitalista choca con la cabeza oligárquica de oligarcas añosos cuya inteligencia y virtud ha sido siempre no pagar el impuesto que deberían pagar.

En cuanto al precio de las medicinas, resulta ser un punto sin el cual el gobierno no podrá nunca hablar de una nueva política de salud, pero para eso se deberá recortar las inmensas y vergonzosas ganancias de las grandes empresas farmacéuticas, locales y extranjeras. De todos modos, aunque el gobierno actual intentara gobernar “con todos, para todos y en todo”, resulta imposible contar con corazones bondadosos de las farmacéuticas.

En el tema de las telefónicas, el presidente tiene a su favor decisiones previas favorables para estas odiadas empresas, pero aun así, se trata de un capital fáustico que siempre pide el corazón.

Ahora bien, resulta ser la flexibilización laboral la más determinante de las confrontaciones inevitables porque aquí se trata de quebrar con abundante descaro el planteamiento del gobierno consistente en que se evitaría que la crisis capitalista fuera pagada por los más pobres de la población y resulta que la figura de flexibilidad es, precisamente, y en todo tiempo, lugar y forma, una manera de que los más pobres paguen la crisis y los más ricos se lucren de la misma. Con esta figura, la cúpula empresarial le quiebra al gobierno la médula de su discurso y la riega como basura por las calles y veredas de este pequeño país. Por ahora, es la Ministra del Trabajo, Victoria de Avilés, la que muy dignamente resiste el vergonzoso proyecto cupular; mientras el Presidente guarda silencio, se mantiene alejado, oferente y ausente.

Estos temas y otros más han trazado una línea definitoria en la coyuntura, de modo tal que el zig zag gubernamental se ha tornado insostenible y el equipo que gobierna parece saberlo y parece entender que luego de perder un año en amoríos fallidos, se trata ahora de determinar el rumbo y de asimilar la verdad verdadera, de todos los tiempos, de que gobernar es siempre el reino de la parcialidad y todo aquel que intente hacerlo a medias o clandestinamente, puede terminar odiado y despreciado por todos, por todos los de arriba y todos los de abajo.


“Si los medios mienten, las calles hablarán”

Salvadoreños solidarios con Cuba conmemoran los 57 años del asalto al cuartel Moncada, que inició la caída del régimen de Fulgencio Batista. Foto Diario Co Latino


Zoraya Urbina
Redacción
Diario Co Latino


Bajo el lema “Si los medios mienten, las calles hablarán”, miembros de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad con Cuba denunciaron que algunos medios de comunicación tergiversan la información para confundir la opinión pública.

Estas declaraciones se dieron este domingo durante la marcha para conmemorar los 57 años del asalto al cuartel Moncada, que según los organizadores, marca el final de la tiranía del régimen de Fulgencio Batista.


“Estamos aquí para celebrar el asalto al Cuartel Moncada, también para decirle a la derecha reaccionaria de El Salvador, que Cuba no está sola, que el movimiento social, hará saber sus razonamientos, tanto en argumentos como en las movilizaciones respectivas”, aseguró Raúl Martínez, coordinador del la asociación.


La actividad que comenzó en las afueras de la Universidad de El Salvador (UES), culminó en el monumento a “José Martí”, conocido como Redondel Don Rúa; donde los asistentes, entonaron el himno nacional y el de Cuba.

De acuerdo al organizador, algunos medios han montado un show mediático y tienen campañas contra Cuba, Venezuela y contra todo que no comparta su ideología o línea editorial, emitiendo información amparada en la mentira, la confusión y la intolerancia.


Martínez denunció la existencia de células terroristas de Luis Posada Carriles en el país, las que a partir de la captura de Francisco Antonio Chávez Abarca, “demuestran que los lazos del terrorismo están presentes en las más altas esferas”.

Cientos de salvadoreños celebraron con una marcha solidaria, el 57° Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en el que Fidel Castro y un grupo de jóvenes, encabezaron aquella justa heroica libertaria del pueblo cubano, contra la dictadura de Fulgencio Batista. Foto Diario Co Latino/Juan Carlos Villafranco

Asimismo, cuestionó que quienes son reclamados por la justicia internacional en el caso de los jesuitas y sus colaboradoras, ahora protejan a quienes están señalados en casos de terrorismo internacional.

La Coordinadora repudió la posición de algunos empresarios que amparan la impunidad y defienden los intereses de un partido político. “El capital no está por encima de la Ley, la justicia del pueblo no es negociable, ni mercancía de intercambio”, expresaron.


El alcalde de Soyapango, Carlos Ruiz, quien dejó claro que llegaba a título personal y no en representación de su partido, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), manifestó que su presencia se debía a que el pueblo de El Salvador y el de Cuba estaban “hermanados” por lazos de solidaridad.

Ruiz destacó la ayuda que la isla caribeña brinda al país a través de las becas para estudiar medicina que da a estudiantes salvadoreños, y así también las cirugías para restaurar la vista, con las que se beneficia a personas de escasos recursos económicos por medio de la “Operación Milagro”.

En la actividad participaron miembros de la coordinadora del Movimiento 26 de julio, Comité de Solidaridad de Chalchuapa, Ayutuxtepeque, Ciudad Delgado, Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), Universidad de El Salvador, Sector Veteranos de Guerra, Sector Bolivariano.


Cuba cambiará lo que deba ser cambiado, a su paso, sin ceder a presiones externas

El primer vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura, orador principal en las celebraciones por el 26 de Julio, insistió en que el país continuará el estudio y el análisis en la toma de decisiones para superar las deficiencias, pero actuará sin soluciones populistas, ni demagógicas

Varios Autores Juventud Rebelde
26 de Julio del 2010 9:28:52 CDT

«Cambiaremos en este momento histórico todo lo que deba ser cambiado, pero sin aceptar presiones externas, ni menoscabos de nuestra soberanía, y sin renunciar a uno solo de nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo».


Así expresó José Ramón Machado Ventura, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, durante el acto central por la celebración del Día de la Rebeldía Nacional celebrado en la ciudad de Santa Clara, en el que ratificó que los mártires del 26 de julio no cayeron en vano, porque seguiremos siendo fieles a los ideales por los que ellos murieron.


Ante la presencia de más de 90 mil villaclareños, encabezados por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, significó: «No tememos a las dificultades, ni a los retos que tenemos por delante. Contamos para ello con la fuerza invencible de nuestro pueblo», enfatizó el dirigente revolucionario.


Si en aquella ocasión éramos un puñado de hombres, hoy somos un pueblo entero conquistando el porvenir, recordó el vicepresidente cubano las palabras de Fidel cuando se refiriera a los sucesos del 26 de Julio.


Insistió además en que continuaremos el estudio y el análisis en la toma de decisiones para superar nuestras deficiencias, pero que actuaremos sin soluciones populistas, ni demagógicas, porque lo haremos con un alto sentido de la responsabilidad, sin improvisaciones, ni precipitaciones, para no errar o tomar medidas que no se atengan a las condiciones actuales.

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro en Acto Central por el 26 de Julio en Santa Clara. Autor: Roberto Ruiz


Refirió que a la producción de alimentos hay que darle la máxima prioridad, porque constituye una de las claves principales de la batalla económica de la que depende la sostenibilidad de nuestro sistema social.


Recordó también que en el último Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños se discutió lo relacionado con este sector, que demanda avanzar en el Programa de la Agricultura Suburbana y en el trabajo con las tierras ociosas.


Machado Ventura hizo énfasis en que el ahorro, la reducción de gastos y la racionalidad de los recursos son imperiosos en todos lo sectores. «En la Educación se ha demostrado que se pueden disminuir los costos, sin afectar la calidad del proceso, pero que en la Salud debemos seguir avanzando en este importante propósito», precisó.


En sus palabras puntualizó que hay que continuar ahorrando energía, al tiempo que mencionó al chequeo sistemático y a la disciplina como principios indispensables para alcanzarlo.


En su discurso el vicepresidente cubano recordó las difíciles circunstancias a las que estamos ceñidos en medio de esta batalla económica, y enumeró las huellas de los tres últimos huracanes que devastaron la Isla y el impacto de la crisis económico y financiera mundial, a lo que se suma el anacrónico bloqueo que se empeña en mantener la administración norteamericana, y los efectos del cambio climático.


Reconoció a Ciego de Ávila, Granma y a Ciudad de La Habana, por haber alcanzado la condición de Provincias Destacadas en la emulación de la Isla por el 26 de Julio, y felicitó especialmente a Villa Clara, la provincia que custodia los restos del Guerrillero Heroico, que por sus resultados mereció la sede de este día singular de la historia patria, y elogió la estabilidad en el desarrollo que ha mostrado este territorio en los últimos 12 años.


26 DE JULIO DE 1953: ALDABONAZO EN LA HISTORIA DE LA REGION

Por Guillermo Alvarado

Era la madrugada del 26 de julio de 1953, el año del centenario de José Martí, cuando un grupo de jóvenes cubanos dirigidos por Fidel Castro atacaron los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo, acto heroico que fue la piedra fundacional del triunfo, seis años después, de la primera Revolución Socialista de nuestro continente.

Nadie puede negar que los disparos de aquella mañana fueran aldabonazos en las puertas de la historia de América Latina y El Caribe, cuyo curso sería marcado a partir de entonces por una realidad incontrastable: un pequeño país había roto para siempre los lazos de la dependencia y se aprestaba a construir su propio destino, asumiendo con valor todas las consecuencias que esta decisión pudiese traer consigo.

No se trataba de un acontecimiento menor. Estados Unidos arreciaba en este continente la doctrina Monroe, sintetizada en la frase “América para los americanos”, azuzado por el comienzo de la guerra fría y el afán de contener el avance y el prestigio de la Unión Soviética y el naciente campo socialista europeo.

Cuando en la mayor de las Antillas comenzaba el viaje hacia la libertad, en Guatemala una conspiración entre Washington, la oligarquía local, la jerarquía católica y un grupo de militares traidores, preparaban todas las condiciones para asesinar la primavera democrática, a la que apenas quedaba un año de vida por haberse atrevido a rozar los intereses norteamericanos.

En República Dominicana el dictador Rafael Leonidas Trujillo copaba todos accesos al poder con el objetivo de perpetuarse utilizando a familiares y allegados como parapeto de su régimen.

Mientras tanto, en Nicaragua el clan fundado por Anastasio Somoza terminaba de borrar los últimos rastros del Ejército de Hombres Libres de Augusto Sandino para, de la mano de los estadounidenses, administrar el país como si fuese una gran finca de su propiedad.

En el sur, Colombia estaba ya en poder de Gustavo Rojas Pinilla y su grupo, en tanto que Paraguay se encaminaba a paso ligero hacia la larga noche de los 35 años bajo la férula de Alfredo Stroessner.

Eran, pues, momentos muy difíciles los que se vivían en esta América Nuestra cuando en la Perla del Caribe, la Isla de Azúcar que tanto ambicionaban los estadounidenses, sucedían eventos de gran significación.

El asalto al Moncada venía a refrendar el principio de que los regímenes dictatoriales NO terminan solos. Hace falta una revolución para eliminarlos y sustituirlos completamente a partir de nuevas ideas. No existe forma alguna en que dos sistemas completamente opuestos, uno al servicio de una minoría privilegiada y otro destinado a satisfacer las necesidades de las mayorías, puedan convivir juntos.

También vino a demostrar que el tamaño de los ideales se mide por la magnitud del reto a enfrentar. 150 jóvenes tomaron por asalto la segunda fortaleza de Cuba, defendida por más de mil efectivos y el efecto multiplicador de esta acción fue semejante a un alud que inexorablemente barrió la tiranía y condujo hasta la victoria.

El ejemplo del Moncada se difundió y brindó nuevos bríos a las luchas populares por todo el continente. Las relaciones hemisféricas NO volvieron a ser iguales después del triunfo del 1 de enero de 1959, cuya raíz está en el 26 de Julio del 53. Para los cubanos este es el Día de la Rebeldía Nacional, para los latinoamericanos y caribeños, que miramos con respeto, admiración y gratitud todo lo que este pueblo ha construido a partir de entonces, es el día de la reivindicación y la esperanza, es nuestra hoja de ruta hacia el futuro, todavía por conquistar en la mayor parte de nuestros países.

La Habana, 26 de julio de 2010


Comentario de Despertar con Cuba de RHC