miércoles, 14 de julio de 2010

Legalizada la detención del líder opositor antichavista Peña Esclusa

Caracas, 14 jul (EFE).- La justicia venezolana formalizó hoy la detención de Alejandro Peña Esclusa, uno de los líderes de la oposición radical al presidente Hugo Chávez, imputado por la Fiscalía por ocultamiento de explosivos y asociación para delinquir.

El Tribunal VI de Control de Caracas "acogió la imputación y dictó la medida de privación de libertad para Peña Esclusa, al tiempo que ordenó como sitio de reclusión la sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional)", dijo la Fiscalía en un comunicado.

Recordó que la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada castiga la asociación para delinquir con penas de cuatro a seis años de prisión y el ocultamiento de explosivos con el adicional de entre cinco y ocho años.

El director de Contrainteligencia del Sebin, David Colmenares, dijo a la emisora VTV de la red estatal de televisión que durante el apresamiento de Peña Esclusa en su domicilio en Caracas, el pasado lunes, le fue encontrado material de "naturaleza explosiva".

También aseguró que Peña Esclusa había sido denunciado por Francisco Chávez Abarca, un salvadoreño detenido el pasado 1 de julio cuando intentaba ingresar en Venezuela e inmediatamente entregado a Cuba, donde es acusado de actos terroristas.

El texto de la Fiscalía detalló hoy que en el allanamiento de la vivienda de Peña Esclusa se hallaron "cien cápsulas de detonadores de calor y dos de tipo eléctrico, así como aproximadamente 900 gramos de C-4 (explosivo plástico), entre otros elementos de interés criminalístico".

Momentos antes de ser llevado a Cuba, Chávez Abarca admitió, asimismo a VTV, que fue contratado para perpetrar hechos de violencia para desestabilizar al Gobierno de Chávez.

También confesó que formaba parte de una de las células creadas por el agente anticastrista de la CIA Luis Posada Carriles, de nacionalidad venezolana y cubana, acusado a su vez, entre otros hechos, de hacer estallar un avión cubano con 76 personas a bordo.

"Alejandro Peña Esclusa es un oscuro personaje de la oposición venezolana vinculado a sectores del fascismo y con un abultado expediente de actividades conspirativas contra el Gobierno del presidente Hugo Chávez", destacó a su vez la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Los supuestos vínculos de Peña Esclusa con Posada Carriles, detenido en Estados Unidos por un proceso menor vinculado a una entrada irregular en esa nación, a la que Venezuela le exige que lo extradite, fueron revelados por primera vez hace poco más de un año por el ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro.

Chávez no asistió a la toma de posesión de su colega de El Salvador, Mauricio Funes, por el riesgo de que fuese asesinado por grupos liderados por Posada Carriles y Peña Esclusa, dijo Maduro el 2 de junio de 2009.

"Gracias a fuentes de inteligencia sobre grupos de ultraderecha internacional se pudo captar que había un alto riesgo y se tomó la decisión correcta de suspender la visita del presidente Chávez" a El Salvador, dijo Maduro en esa oportunidad.

"Peña Esclusa ha estado toda la vida vinculado a la CIA y a distintos movimientos violentos, incluyendo el golpe de Estado (contra Chávez) de 2002, y forma parte de grupos de ultraderecha violenta que se movieron por Centroamérica durante mucho tiempo junto a Posada Carriles, un terrorista protegido por la justicia norteamericana y requerido por la justicia venezolana", agregó.

El ministro venezolano del Interior, Tarek El Aissami, dijo el viernes pasado que los cuerpos de seguridad del Estado venezolano tratan de determinar quiénes son los que contactaron a Chávez Abarca para detenerlos y que no dudaba de que se trataba de "sectores de la contrarrevolución, de fascistas, de la burguesía apátrida".

"Detrás está la CIA, el imperio de EE.UU, los fascistas, la burguesía apátrida, que no ha renunciado al asesinato del presidente Chávez", manifestó El Aissami.

Fidel Castro vuelve a la batalla política

LA HABANA, 14 (ANSA) - El ex presidente cubano Fidel Castro, reapareció en público tres veces en la última semana para continuar participando "en la política" y seguir con "su espíritu de lucha", que su enfermedad no agotó, según un analista local.

"Su grave enfermedad, y el estar entre la vida y la muerte, no fue suficiente para agotar su espíritu", dijo a ANSA un analista político de una revista nacional y que ahora está retirado.

Castro, quien cumplirá en agosto 84 años, enfermó gravemente a fines de julio de 2006 de una dolencia intestinal y pasó un largo proceso de recuperación que incluyó algunas intervenciones quirúrgicas.

Castro, durante las últimas semanas, dedicó a Irán los comentarios que suele publicar en la prensa local. En estos sostiene que ese país está bajo el "hostigamiento" de Estados Unidos e Israel lo cual puede llevar "a una guerra breve universal y catastrófica".

En una inusual presentación ante el programa de la televisión cubana La Mesa Redonda, a Castro se le vio recuperado, locuaz y en ocasiones enérgico cuando analizó que "la única salida" para esa situación será "una guerra con armas nucleares" que cambiará incluso a América Latina, sostuvo.

El analista consultado rechazó argumentos de que las "reapariciones" del "comandante" en los últimos días estén relacionadas con "una necesidad" oficial de desviar la atención sobre las liberaciones de 52 presos.

AGO
14/07/2010 19:56

Más procesados políticos que en Cuba

Bien está preocuparse de los derechos humanos en el mundo, pero los medios españoles harían mejor en preocuparse de cuál es la situación en su propio territorio.

Iñaki IRIONDO


La cuestión de los disidentes presos en Cuba está siendo estos días noticia en la prensa española como consecuencia de la visita que el ministro de Exteriores ha hecho a la isla caribeña y el anuncio de liberación de decenas de encarcelados. En periódicos, radios y televisiones se habla sin ningún problema de «presos políticos», aunque muchos de ellos estén acusados de participar en actividades sedicentes e incluso armadas. Han dado también una cifra total de presos políticos: 167.

Bien está preocuparse por el respeto de los derechos de humanos en el mundo, pero todos esos medios españoles harían mejor en aplicarse el dicho de que «la caridad bien entendida empieza por uno mismo». Podrían, por ejemplo, preguntarse: «¿Hay presos políticos en las cárceles españolas?». La respuesta inmediata, la lección bien aprendida, el reflejo condicionado por años de propaganda sería: «No, sólo hay terroristas y delincuentes». Bueno, para salvar el instinto más primario podrían añadir: «¿Hay personas que no han empuñado un arma, ni han prestado infraestructura, colaboración o auxilio a miembros de una organización armada, ni han participado en el seguimiento y señalización de objetivos y están en prisión sólo por defender sus ideas políticas?». «¡Son todos terroristas!», volverían a gritar con fuerza editorialistas, columnistas y tertulianos.

Comienza el próximo jueves en la Audiencia Nacional el juicio contra 22 alcaldes y concejales acusados de integración en organización terrorista. Las peticiones de cárcel van de 10 a 15 años. Repasen sus currículos. Estudien las acusaciones. ¿Puede realmente decirse que son terroristas? Si fueran disidentes cubanos les llamarían presos políticos en primera página. ¿Y a los 37 encarcelados por el macrosumario 18/98? Entre ellos están los responsables de «Egin». Si fueran cubanos los llamarían «periodistas independientes» y hasta «héroes de la libertad de expresión». Hay más de 75 presos acusados de ser de Jarrai, Haika o Segi a los que no se les ha podido imputar más delito que ser miembros de esas organizaciones juveniles. Ni una sola prueba de haber lanzado un cóctel molotov o de haber realizado acción violenta alguna. Si estuvieran en una cárcel cubana serían «jóvenes rebeldes» para la prensa española. Y qué decir de las decenas de dirigentes de Batasuna procesados por hacer política. Si Arnaldo Otegi fuera un disidente cubano habría organismos pidiendo para él el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Si no quieren admitir que los miembros de ETA son presos políticos, limítense a sumar a todos los independentistas vascos que están en la cárcel sin haber ingresado nunca en la organización armada y hagan cuentas. Quizá la Iglesia católica debiera empezar a mediar ante el Gobierno español.

Tomado de ApiaVirtual

SE EVIDENCIA OTRA GRAN MENTIRA CONTRA CUBA

Por Manuel E. Yepe

La intensa y prolongada campaña difamatoria contra Cuba en torno a la condena de 75 ciudadanos cubanos hallados culpables por los tribunales del delito de mercenarismo por actuar contra su país a cambio de una remuneración de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, ha tenido una nueva prueba de su farisaico origen.

Ocurrió que el subsecretario de Estado estadounidense para el Hemisferio Occidental durante el gobierno de George W. Bush, Roger Noriega, confesó, en un programa radial, que el entonces Jefe de la Oficina de Intereses de EE.UU. en Cuba, James Cason, tenía instrucciones de su gobierno de provocar la ruptura de las precarias relaciones diplomáticas de Washington y La Habana, establecidas durante el gobierno del demócrata James Carter.

El hecho cobra mayor actualidad por tener lugar pocas horas después de que el gobierno cubano anunciara la liberación de los sancionados que aún estaban cumpliendo sus condenas, a resultas de gestiones de la iglesia católica cubana y el gobierno de España.

En declaraciones hechas en Washington al periodista Roberto Rodríguez Tejera, del programa radial “Lo que otros no dicen”, de Univisión Radio, Noriega expresó que Cason, en aquel entonces, tenía instrucciones del Departamento de Estado de provocar al gobierno de Cuba para que éste le expulsara. En respuesta a la actuación que se pretendía provocar del gobierno cubano, Estados Unidos retiraría su representación en La Habana pidiéndole al Gobierno cubano que hiciera lo mismo con su representación en Washington, precisó Noriega.

Como resultado de esa intensificación de la agresividad que promovió la Oficina de Intereses de los Estados Unidos cuya motivación solo ahora es confesada por quien fuera alto funcionario del Departamento de Estado, se multiplicaron las acciones subversivas y demás actividades ilegales de todo tipo en Cuba.

El gobierno cubano, intuyendo o adivinando las verdaderas intenciones, optó por proceder legalmente contra los delincuentes materiales pagados por la Oficina de Intereses de EE.UU., en vez de expulsar al señor Cason, evidente instigador de lo que ocurría.

Esto último habría convenido a Cason, quien de tal forma cumpliría con éxito la misión encomendada por su gobierno de crear condiciones que favorecieran el cierre de las Oficinas de Intereses de los Estados Unidos en La Habana y de Cuba en Washington.

Fue así que, ante la complejidad y gravedad de la situación, las autoridades cubanas, cumpliendo su obligación de salvaguardar la seguridad nacional, procedieron a ejecutar, entre otras medidas defensivas y preventivas, la detención y puesta a disposición de los tribunales, con todas las garantías procesales y penales que otorga la Ley, de varias decenas de individuos. A 75 de ellos les resultó probado, mediante evidencias materiales que no pudieron ser objetadas por sus abogados defensores, el delito de mercenarismo previsto por la legislación cubana vigente.

Todos servían, con mayor o menor grado de responsabilidad penal, a la representación diplomática de Estados Unidos en La Habana y cobraban por tales servicios.

A la campaña mediática y diplomática contra Cuba en torno al caso, que ha costado a los contribuyentes estadounidenses miles de millones de dólares en 7 años, se le agregaron una serie de “sub-campañas”, como la de las Damas de Blanco (utilizando a familiares de los sancionados) y la de los huelguistas de hambre en las prisiones (que incluyó el fallecimiento de un preso común, reclutado en prisión en función de la operación publicitaria).

El caso de los 75, cuyos protagonistas eran exclusivamente individuos cubanos reclutados por Washington para servir a sus intereses -y no otros-, fue utilizado para instrumentar acciones diplomáticas contra la Isla en terceros países, como los de la Unión Europea. El prestigio de la diplomacia del viejo continente ha sufrido con ello, por la evidencia de su subordinación a Estados Unidos.

La prensa globalizada al servicio de la superpotencia ha ignorado o silenciado en todo momento –incluso ahora- la condición de mercenarios de los convictos, culpables de un delito condenado universalmente por toda nación soberana y toda persona honesta.

Su excarcelación tampoco ha sido del agrado de los beneficiarios de la “industria del odio” que administra la ultra derecha de cubanos radicados en el sur del estado de la Florida, porque nota que se le acaba el tiempo, sin más “héroes” que los demasiado conocidos, como el terrorista Posada Carriles y los congresistas batistianos, cada vez más desacreditados y más desconectados de la realidad cubana.

A escala global, el acto de manumisión de los 75 también deja también inconformes a quienes han podido, gracias a la campaña contra Cuba en su torno, mamar de la teta de Washington sin sacrificar a cambio nada más que sus conciencias y la dignidad de sus naciones.

La Habana, Julio de 2010.

Conozca el PRONTUARIO de Alejandro Peña Esclusa

Alejandro Peña Esclusa fue dirigente de la secta cristiana Tradición, Familia y Propiedad (TFP) radicalmente conservadora y anticomunista, que aislaba a los jóvenes que participaban en ella y fue prohibida en Venezuela en 1984 cuando se descubrió que planeaban asesinar al papa Juan Pablo II a su visita a nuestro país

El 13 de noviembre de 1984, mientras Juan Pablo II visitaba Venezuela, los órganos de inteligencia del Estado desmontaron el posible asesinato planificado por esa organización contra el máximo representante de la Iglesia Católica.

Otro informe realizado por los cuerpos de seguridad, reseña que a mediados de 1980, miembros de la secta venezolana TFP viajaron a los Estados Unidos con el fin de participar en las acciones conspirativas que posteriormente dieron con el atentado al Presidente Ronald Reagan.

A Peña Esclusa también se le conoce por mantener nexos con Lyndon La Rouche, con la asociación AUNAR del Cono Sur y con partidos de derecha como Alleanza Nazionale de Italia y Podemos de Bolivia.

Más recientemente, en Venezuela, ha sido promotor de guarimbas y aboga por la salida del Presidente Chávez por una vía no electoral. En Argentina, se vincula con militares del Plan Cóndor; en Bolivia, con el intento de magnicidio contra el Presidente Evo Morales; en El Salvador, con la campaña sucia del derechista ARENA para evitar el triunfo de Funes.

Su organización de ultraderecha, UnoAmérica, es vinculada permanentemente con financiamiento estadounidense. Ha desarrollado un discurso casi obsesivo contra los gobiernos del continente que relaciona con el Foro de Sao Paulo. Periodistas internacionales no dudan en calificarlo de neofacista.

2004 (Firmas chimbas y Guarimbas):

Peña Esclusa estaba en las filas del "ala radical de la oposición", agrupada bajo el nombre de Bloque Democrático. Llamaba a la oposición a promover la desobediencia civil si fracasaba la validación de firmas para un referendo contra el mandatario. "Si el régimen nos roba los reparos (proceso de validación), todos los líderes opositores deben comprometerse con el pueblo venezolano a no ofrecer nuevas quimeras electorales, sino a promover masivamente la desobediencia ciudadana", señalaba como director nacional del Bloque.

En el comunicado, Peña Esclusa señaló que si no se consiguen las firmas para la consulta contra el mandatario "los magistrados, gobernadores, alcaldes, diputados y demás funcionarios públicos de talante democrático, deberán abandonar de inmediato sus cargos y sumarse al pueblo en la calle, y no regresar a sus casas hasta que caiga Chávez".

Uno de los miembros del Bloque, el cubano-venezolano Robert Alonso, se dio a conocer por ser el ideólogo de "la guarimba". En una hacienda de su propiedad en las afueras de Caracas fue apresado el 9 de mayo un contingente de paramilitares colombianos, que, según sus propios testimonios, se habrían estado entrenando para iniciar acciones militares contra el gobierno de Chávez.
http://www.
rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&f=&t=5777

2005 (Planificando ´desobediencia civil´ sin importar las elecciones):

En julio del año 2005, encontramos a Peña Esclusa -como líder de la "asociación civil" Fuerza Solidaria- abogando por el 350 como "única salida a la crisis". Aseguraba que la única salida que le quedaba al país estaba en el artículo 350, pues sólo con una articulada aplicación del mismo se podría acabar con la intención del presidente Chávez de "implantar un régimen castro-comunista en Venezuela".

Peña Esclusa hizo una gira por el país para presentar su libro "350", apelando a la resistencia de los ciudadanos, a fin de que se organizaran y llevaran adelante "focos de manifestación" a todo lo largo y ancho del país, para agilizar la "salida del régimen".

Dijo que había suficientes motivos para "desconocer el régimen, sobre todo después de la derrota que sufrió Chávez el 15 de agosto en el revocatorio y que se torcieran las cifras de la forma tan brutal como se hizo".

"Nuestra propuesta permite organizar una acción contra el régimen sin tener que evidenciarse, porque en lugar de salir a un lugar abierto donde te vean, y en lugar de firmar para que luego te nieguen el empleo; se trata de que con sus amigos calladamente vayan organizando grupos de desobediencia, para que salgan el mismo día, a la misma hora y en toda Venezuela. Quienes corremos riesgos somos quienes promovemos la acción, que estamos dando la cara, pero el ciudadano común no tiene porque arriesgarse y puede trabajar calladamente".

Apuntó que además de abstenerse era fundamental organizar la desobediencia civil, porque los caminos electorales "se agotaron", por lo que el objetivo en este momento es "salir del régimen y ya hay suficientes elementos que legitiman el Gobierno. Aquí no se puede hablar de que medio país no va a votar, porque hay un 95% de venezolanos que firmaron, marcharon y votaron en el revocatorio, pero después del fraude saben que es absurdo votar con ese CNE que se roba los votos y se los adjudica al Gobierno".

"Esto no tiene salida electoral, Chávez lidera un régimen asesino, no hay esquema posible con el CNE y por eso presentamos este esquema que es constitucional y también es democrático. Ahora, ¿tiene sus peligros? Sí los tiene, no porque seamos violentos, sino porque el régimen va a reprimir hagas lo que hagas. Entonces, sí hay riesgo de que haya una confrontación armada, sí va a haber una fractura militar y sí habrá una confrontación".

Peña Esclusa se preguntaba: "¿es preferible evitar la confrontación para que no haya violencia a sumergirnos en un modelo castro-comunista, que nos va a quitar las libertades y ejercerá la violencia?. Es preferible asumir el riesgo para recuperar nuestra libertad". (http://www.correodelcaroni.com/archivo/archivo.php?id=4395)

2007 (Mensajes terroristas desde una iglesia junto a Leopoldo López):

En noviembre de 2007, poco antes del referendo sobre la reforma constitucional, Venezolana de Televisión transmitió un video en el cual Leopoldo López y Alejandro Peña Esclusa, hablaban sobre el referendo para la Reforma Constitucional.

En el video, grabado en una iglesia en Caracas, el 21 de noviembre, Peña Esclusa era partidario de organizar diez mil focos de protestas a nivel nacional, cantando fraude cuando el CNE anunciara los resultados.

"Nosotros desconocemos el referendo", afirmó Peña Esclusa. "Desconocemos de antemano el acto electoral así como los resultados; si el CNE anuncia que ganó el Sí, ese acto es írrito y nulo". Afirmó que la Reforma era un acto de traición a la patria, y que lo importante no era discutir si votar o no votar, sino prepararse para el domingo en la noche, cuando ejecutarían el plan "las candelitas".

Peña Esclusa pedía que, se haya votado o no, las personas deben estar preparadas: "Un millón de personas, divididas en 10 mil focos de protestas el mismo día, a la misma hora, a nivel nacional, no se pueden reprimir con 200 hombres armados. Requiere requerir a todas las instituciones militares y policiales (...) Es un mecanismo mucho más seguro, eficiente, que obliga a una crisis política y de gobernabilidad que obliga al régimen a retirar la Reforma."

En noviembre de 2007, también lo encontramos involucrado con la "Operación Tenaza". Un documento de fecha 20 de noviembre del 2007, clasificado "Confidencial", proveniente de Michael Middleton Steere, funcionario de la Oficina de Asuntos Regionales (ORA) de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos radicado en Venezuela dentro de la Embajada de Estados Unidos en Caracas; dirigido al Director de la CIA, el General Michael Hayden, tenía como asunto el "avance de la fase final de la Operación Tenaza". En esa ocasión se denunció que esta operación parecía ser la articulación del Golpe Suave en contra de Venezuela y el gobierno del Comandante Presidente Chávez desde comienzos de 2007.

El memorando resumía los diferentes escenarios que venía trabajando este equipo de la CIA. Destacaba el funcionario Steere que la CIA había venido promoviendo una campaña publicitaria por el NO que contaba con más de 8 millones de dólares para las operaciones psicológicas, el pago de las encuestadores contratados por la CIA y la colaboración de las agencias y medios internacionales, además de un equipo financiado por la CIA y dirigido por Alberto Federico Ravell con los periodistas y medios nacionales.

Para lograr impedir el referéndum, la CIA proponía entre otras cosas calentar y tomar la calle con guarimbas y "candelitas", generar un clima de ingobernabilidad, "Vota y Quédate"", plan de implosión dentro de los centros de votación.

También resaltaba "el papel que viene desempeñando Peña Esclusa y Guyon Cellis según las coordinaciones previas realizadas por Richard Nazario (Agregado Militar de Defensa y Ejército de la Embajada de EEUU en Caracas), en lo relativo a diseminar en todo el territorio nacional pequeños focos de protestas, que generen un clima de ingobernabilidad, permitiendo culminar en el levantamiento general de una parte sustancial de la población".

La Operación tenía como objetivo final la insurrección armada dentro de Venezuela en contra del gobierno, que permitiría entonces la intervención de las fuerzas estadounidenses a territorio venezolano. (http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/22226)

2009 (Planes magnicidas en Centroamérica):

En junio de 2009, se informó que el Presidente Chávez no asistió a actos de juramentación presidencial en El Salvador ante sospechas de magnicidio. La información la ofrecieron el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y el canciller venezolano, Nicolás Maduro. Chávez acudiría junto a Evo Morales, viajando desde Venezuela hacia San Salvador. Pero "por estrictas razones de seguridad sobre las cuales no vamos a entrar en detalles, el Presidente Chávez no está ni estuvo por la mañana, ni está esta tarde con nosotros", explicó Ortega. Continuó: "Y no es que queramos descalificar a los aparatos de seguridad e inteligencia del Ejército de El Salvador, pero es que... ¿cuántas tragedias? Aquí, en este país, se derramó la sangre de un mártir: Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Y si asesinaron a Romero, ¡nosotros somos así de pequeñitos al lado de esa inmensa figura espiritual!", dijo. Romero fue asesinado por un francotirador el 24 de marzo de 1980, de un disparo al corazón mientras se aprestaba a conducir una misa. Una comisión de la verdad acusó a Roberto d'Aubuisson (fundador del Partido ultra conservador ARENA, derrotado en las pasadas elecciones) y al capitán Álvaro Saravia de ser los responsables del asesinato.

Posteriormente, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, dio más detalles al respecto. Afirmó que "grupos de la ultra derecha asesina, que funciona no sólo en Venezuela, sino que son sectores vinculados a los golpistas ultraconservadores" estarían "impulsando salidas que involucran violencia contra el jefe del Estado, que involucran la posibilidad de un magnicidio, junto a otros grupos de ultraderecha internacional".

Interrogado por el periodista de VTV, Maduro reconoció que Alejandro Peña Esclusa podría estar involucrado en los sucesos. Peña Esclusa es un conocido político de ultraderecha venezolano, que -recordó Maduro- ha estado involucrado con la CIA en numerosas ocasiones, y quien estuvo presente en El Salvador asesorando al partido opositor ARENA en una campaña negativa contra Funes que involucraba el uso no autorizado de la imagen del mandatario venezolano.

También recordó que en el país funcionan grupos que fueron entrenados o tuvieron vinculaciones con el terrorista Luis Posada Carriles, ex agente de la CIA asilado por Estados Unidos, que está siendo solicitado por la justicia venezolana por su participación en el ataque a un avión de Cubana de Avión ocurrido en octubre de 1976, en el que murieron 73 personas civiles.

Luego, el propio Presidente Chávez indicó que una información de mucho peso motivó la suspensión del viaje. "En este caso, la información muy precisa (indica) que se iban a lanzar uno o varios cohetes al avión de Cubana de Aviación que ya estaba listo en Maiquetía", recordando que el avión presidencial venezolano estaba siendo reparado en esos momentos.

"Hay que recordar que allí, en El Salvador, vivió e hizo lo que le dio la gana Luis Posada Carriles", ex agente de la CIA involucrado en el atentado en 1976 contra un avión de Cubana de Aviación, que acabó con la vida de 73 personas, "y este atentado que se estaba preparando contra nosotros para lanzarnos uno o dos cohetes cuando el avión estuviera llegando, o saliendo de San Salvador, fue planificado por la gente de Luis Posada Carriles".

2010: (Una entrevista reveladora)

Entrevistado en mayo pasado por Macky Arenas y Manuel Felipe Sierra, el Presidente de UnoAmérica, Alejandro Peña Esclusa, dijo que "los venezolanos deben inspirarse en el modelo hondureño, y buscar un cambio de gobierno cuanto antes, por vías pacíficas, democráticas y constitucionales -y no solo electorales- para evitar una tragedia nacional".

Según Peña Esclusa, "Venezuela se encuentra al borde del abismo. Pronto la hiperinflación, la inseguridad, la crisis eléctrica y el desabastecimiento nos llevarán a un colapso. No podemos poner todas las esperanzas en las elecciones parlamentarias, puesto que el gobierno ya creó un congreso paralelo -conformado por los "soviets" o consejos comunales- que le quitará todo el poder a los diputados. Quedarán como el alcalde Antonio Ledezma, sin recursos y sin atribuciones".

Interrogado por Manuel Felipe Sierra sobre las dos opciones tradicionales para un cambio de gobierno: elecciones o golpe militar, Peña Esclusa propuso una tercera vía, el modelo hondureño. "En Venezuela las elecciones son fraudulentas y los golpes militares han fracasado. En la modernidad, existe otro mecanismo para un cambio de gobierno: la presión popular pacífica, democrática y generalizada. Chávez está dando un golpe desde la Presidencia; frente a lo cual los venezolanos debemos reaccionar, construyendo un movimiento para forzarlo a renunciar".

(MinCI/VTV)