domingo, 11 de julio de 2010

LEY ARIZONA: LARGA MARCHA AL SUPREMO (I)

Jorge Gómez Barata

Al presentar un recurso contra la Ley SB 1070, conocida como ley anti inmigrante de Arizona, Barack Obama emprende un camino cuesta arriba y una batalla legal que puede perder; no porque le falten argumentos o porque no sea justa su demanda, sino porque como mismo ocurrió con la reforma de salud, se libra a favor de los más pobres y vulnerables.

Con certeza en este ejercicio el presidente será tomado entre dos pinzas: la derecha lo acusará de socialista y la izquierda lo impugnará por no dictar una reforma migratoria integral. El fuego amigo también puede ser letal.

Una de las rarezas de los Estados Unidos es que siendo el país más poderoso y moderno de la tierra, es regido por una Constitución redactada hace 221 años, que en sus aspectos esenciales no ha sido modificada y que pese a su antigüedad, no es un anacronismo, sino una herramienta consultada y usada frecuentemente por muchas personas para diversos propósitos. Ahora es invocada por el gobierno quien la alude para confrontar a la legislatura del estado de Arizona a propósito de la ley SB 1070.

Estados Unidos declaró su independencia en 1776 y puso en vigor la Constitución en 1789, es decir 13 años después. Tan larga espera se debió a que a diferencia de todas las repúblicas existentes, las cuales, antes que Estado fueron nacionalidades y naciones, formadas como fruto de dilatados procesos sociales y culturales, los Estados Unidos son hijos de un acuerdo político y de la voluntad de la vanguardia revolucionaria más esclarecida de su tiempo.

Los Estados Unidos fueron la primera república y el primer Estado de Derecho del mundo y su Constitución, también la primera, es el único documento jurídico que ha regido en cuatro siglos. La Constitución norteamericana no ha dejado de regir un solo día, nunca, por razones políticas se decretó un estado de excepción, ningún presidente ha sido depuesto, y a pesar de verse envuelto en una guerra civil y dos mundiales, no dejaron de celebrarse elecciones.

Lo primero que resalta en la historia de los Estados Unidos es que se trata de un país del Nuevo Mundo procedente de la misma raíz de la que nacieron todas las repúblicas fundadas en las ex colonias americanas y como ellas, fue oprimido por una metrópolis europea e iluminado por un esfuerzo libertario. La diferencia estriba en la vocación unitaria que permitió crear una sola entidad estatal.

Por despreciar profundamente el despotismo vigente en la Europa preindustrial, los revolucionarios de 1776 se apartaron radicalmente de las prácticas realistas y apostaron por el liberalismo clásico.

El Estado norteamericano original es resultado de la unión política, las Trece Colonias Inglesas de Norteamérica, territorios y entidades sociales diferentes (Massachusetts, Connecticut, Nueva Hampshire, Rhode Island, Nueva Jersey, Nueva York, Delaware, Pensilvania Virginia, Maryland, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia). Cualquiera de los cuales pudo haber sido una república que, no obstante tuvieron la lucidez de deponer contradicciones y localismos y optaron por la unidad.

Como en cualquier evento de unión política, en aquel estuvieron envueltas identidades locales, intereses económicos, territoriales y naturalmente los asociados al poder político y como cualquier otro, afrontó multitud de contradicciones, tuvo que vencer reservas y promover un clima de confianza para avanzar hacia la edificación de un Estado y un sistema político definitivo. Esas peculiaridades explican por qué la adopción de la Constitución, redactada por 50 prohombres y aprobada por las legislaturas de los 13 estados originales demoró más de una década.

Debido al complejo, delicado y por momentos explosivo proceso anteriormente mencionado y cuya descripción obviamente no se agota en unos párrafos, la Constitución norteamericana fue fruto de dilatadas negociaciones entre representantes de cada uno de los territorios, que tomaron en cuenta los intereses particulares de cada uno y que finalmente acordaron dar una arquitectura federal al Estado.

Los números indican las tensiones de aquel debate en el que sólo en tres de los estados (Delaware, New Jersey y Georgia) la votación fue unánime. En Pennsylvania los votos fueron: 46 a favor 23 en contra, en Connecticut 128 si y cuarenta no; en Massachusetts el proyecto recibió 168 votos en contra, en Maryland 11 diputados votaron no, en Carolina del Sur fueron 73 los sufragios negativos, en New Hampshire 47 en contra y en Virginia 79. En Nueva York 27 dijeron no, en Carolina del Norte hubo 77 votos desfavorables y en Rhode Island el texto se aprobó por una diferencia de dos votos: 34 a favor y 32 en contra.

La suma y las complejidades, las concesiones y los arreglos, el dar y tomar, explican la letra y el espíritu de la Constitución norteamericana, la misma a la que ahora acude el gobierno para, ante un tribunal de Arizona, reclamar por la inconstitucionalidad de una ley que perjudica a los más pobres.

El camino será largo, plagado de maniobras legales y de tecnicismos. Trataré de prever algunos de ellos. Allá nos vemos.

La Habana, 11 de julio de 2010

Los “amigos íntimos” de Posada Carriles

Gabriela Castellón
Redacción Diario Co Latino


Un documento, en poder de Diario Co Latino, detalla nombres de políticos salvadoreños vinculados, estrechamente, con el terrorista anticastrista Luis Posada Carriles, en los que perfilan el ex presidente Francisco Flores, Mario Acosta Oertel, Hugo Barrera, Rodrigo Ávila, Mauricio Sandoval y el español Ramón Sanfeliú, entre otros.

El documento señala que las personas mencionadas forman parte de la estructura que Posada Carriles dejó plantada en el país. Asimismo, apunta a la familia Sanfeliú como miembro de estructuras relacionadas a actividades delictivas, vigilancia y escuchas por medio de estructuras ligadas a sus empresas (Talleres Moldtrok y MeCom).


En relación al ex presidente Flores, el documento detalla que el ex mandatario está reorganizando una estructura del grupo llamado OMEGA 7, a través de la Fundación Internacional para la Libertad, con sede en Estados Unidos, junto a Mauricio Sandoval, y otros paramilitares de derecha, dirigidos por un grupo de cubanos exiliados.

Según la estructura que enraizó Posada Carriles en El Salvador, Mario Acosta fue el encargado de la protección y suplantación de identidad, al igual que Hugo Barrera. Posteriormente, aparece el nombre de Francisco Chávez Abarca, que ahora está siendo procesado en Cuba, luego de que fuera detenido por la policía venezolana.


Posada Carriles también buscó ayuda en “terroristas centroamericanos”, como los guatemaltecos María Elena González, Nader Kamal Musalam y Jadiz Fernández, que fueron arrestados en marzo de 1998 en La Habana, Cuba.


Nader Kamal acusó a Chávez Abarca de haberle entregado explosivos, relojes y detonadores, que posteriormente serían ingresados a la isla. En ese momento, según el informe, ARENA, que se encontraba en el gobierno, “se negaba” a arrestar a Chávez Abarca. En ese punto, el documento señala al ex ministro de Seguridad, René Figueroa, como el responsable de no haber procesado al que ahora se encuentra en trámite de juicio en La Habana.

Ataques contra presidente Chávez

La información señala que ha habido intentos de ataques al presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El intento más reciente fue planificado para que se ejecutara durante la celebración de toma de posesión del Presidente de la República, Mauricio Funes.

En el informe se explica que una de las estructuras que conforman la Asociación de Veteranos Militares de El Salvador (ASVEM) conocía de la existencia de “dos misiles tierra aire, SAM 7”, que serían utilizados para “atentar contra la vida del presidente Hugo Chávez”.

Asimismo, se plantea que el plan habría sido diseñado fuera del territorio salvadoreño, y estaría involucrado un interno en el penal de Zacatecoluca, se trata del guatemalteco Fernando Palacios Luna, quien sería el sicario.


También se especifica que Roberto Monge Gallegos, dirigente del grupo antichavista, denominado “Movimiento Defensores de El Salvador”, se desplazó el primero de junio hacia la carretera de Comalapa, para “recibir a Chávez”, lo que hace suponer que estuvo en el plan para complotar contra el mandatario venezolano.


Durante la toma de posesión del Presidente Funes, se conoció que el presidente venezolano no se presentaría, debido a que informe de inteligencia habría detectado un plan para asesinar al Presidente Hugo Chávez.


De igual manera lo señaló el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, cuando se presentó a la celebración popular, organizada por el FMLN, y aseguró que el presidente Chávez no arribó al país debido a “cuestiones de seguridad”.

Posada Carriles en El Salvador

Posada Carriles escribió, en un capítulo del libro “Los caminos de Guerrero”, de su “nuevo trabajo con los venezolanos”. En ese apartado, habla de su permanencia en El Salvador, de sus amistades mas íntimas y de sus protectores. Carriles narra que estuvo en una casa en la playa, donde le visitaba uno de sus amigos de confianza, Ramón Sanfeliu y su hijo.

En ese apartado, habla de un venezolano de nombre “Rivera”, miembro de un grupo encargado de “adiestrar a la policía salvadoreña”, que trata de interceder para que le negaran un permiso de portación de armas. Posteriormente, asegura que sus largos “años de lucha” le han enseñado a “burlar” a sus enemigos. Rivera fue expulsado del grupo de asesores y tuvo que irse del país.

Asimismo, en el libro citado, Posada Carriles asegura que el General Juan Rafael Bustillo solicitó ante las autoridades extenderle un documento para “portar todo tipo de armamento, incluyendo sub ametralladores y fusil”.

La información anterior ha salido a luz pública, luego de la captura del salvadoreño Chávez Abarca, en Venezuela, y que según la inteligencia de aquel país, el salvadoreño intentaba realizar acciones “desestabilizadoras”.

El mismo Presidente Hugo Chávez Frías dijo que “el terrorista salvadoreño pretendía atentar contra su vida”.

En videos difundidos por Venezuela, Chávez Abarca acepta su vinculación con Posada Carriles y sus intenciones de atentar en Venezuela.

El salvadoreño fue trasladado a Cuba, el miércoles, donde será procesado por atentados contra diversos intereses económicos cubanos. Según las autoridades cubanas, Chávez Abarca fue quien contrató a René Cruz León, uno de dos salvadoreños que guardan prisión en Cuba, y con pena de muerte, por atentados con explosivos en varios hoteles en la Habana.