jueves, 1 de julio de 2010

REPORTE PARA RADIO HABANA CUBA 02 DE JULIO DE 2010

AUDIO


Esta ha sido una semana en que el debate ha aflorado con respecto a las medidas que las autoridades salvadoreñas deban completar, para combatir más eficazmente la violencia delincuencial, que ha tenido su punto de máximo impacto el pasado 20 de junio en la ciudad de Mejicanos, del departamento de San Salvador, en que un grupo de pandilleros ha atacado e incendiado un microbús con los pasajeros en su interior, y que al momento de redactar este reporte ha resultado con la muerte de 17 de ellos.

Tal vez la acción emprendida por la policía de inmediato está dando buenos frutos con respecto a la persecución de sus actores materiales e intelectuales, con la captura de una docena de supuestos implicados, a quienes se les ha encontrado las armas utilizadas por ellos en el ataque, y que ya han sido presentados ante la justicia que ha determinado su detención mientras se completan las investigaciones.

Este mismo jueves, la Fiscalía General ha revelado que ha sido detenido por la policía un pandillero que supuestamente es la persona que planificó el ataque, roció y prendió fuego a la unidad de transporte. Habrá que esperar más detalles al respecto, pero de ser así, es un reflejo de la acción renovada de las actuales autoridades policiales que en los últimos días han cosechado buenos frutos con la captura de delincuentes y la resolución de crímenes, secuestros y extorsiones.

De la misma manera, se discute sobre el contenido de una reforma al código penal que criminalizaría la pertenencia a las pandillas o maras, y a los grupos de exterminio que también han aflorado en este galopante escenario; por supuesto, habrá que esperar a la próxima semana para conocer su contenido final, que no se duda favorecerá al control de las bandas criminales, como también está ocurriendo con el inclusión de los militares en la seguridad perimetral de las cárceles, desde donde se sabe se han ordenado, por muchos años, muchos delitos por parte de las maras.

Quienes no han desaprovechado la oportunidad de aparecer ante la mirada pública son los representantes de la ex gobernante Arena, quienes luego de solicitarlo, a mediados de semana se han reunido con el presidente Mauricio Funes y su gabinete de seguridad, para exponer sus propuestas que lograrían el control de la criminalidad, precisamente cuando días antes han difundido una masiva campaña mediática en la que han señalado de incapaces a los principales funcionarios ante quienes expusieron sus planes, además de señalar que El Salvador es un estado casi fallido.

Según han dado a conocer, ellos pugnan por el confinamiento de los llamados mareros en una isla del Golfo de Fonseca, la práctica de trabajos forzados y la creación de un comando militar antipandillero que los controle, así como el estado de excepción en los lugares de mayor auge delincuencial. Esto en términos muy generales, pero que indica claramente la esencia de la ideología que representan.

Lo que llama la atención es que precisamente sean ellos los que pretendan que sus ideas sean abrazadas hoy, por todos los demás y por el gobierno, cuando provienen de 20 años de estar en control de las instituciones que precisamente se han visto superadas por la realidad que aflige a los salvadoreños, y que quieran destacarse como los salvadores de la situación, precisamente cuando ya no están gobernando. La otra semana seguramente sabremos más.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.

No podemos permitirnos el lujo de estar en guerra

Por Amy Goodman

“El General Petraeus es un militar que está constantemente en guerra con los hechos”, así comenzaba un anuncio de 2007 de MoveOn.org en contra del General David Petraeus, luego de que entregara un informe al Congreso sobre la situación de la guerra en Irak. George W. Bush era entonces presidente, y MoveOn acusaba a Petraeus de 'maquillar' los estados contables de la guerra para la Casa Blanca. La campaña preguntaba “¿General Petraeus o General Traidor?” en un aviso de una página entera en el Washington Post. MoveOn recibió fuertes críticas por la campaña, pero se mantuvo firme en su posición.

Tres años más tarde, con Barack Obama en la presidencia, Petraeus se convirtió en su hombre en Afganistán y MoveOn retiró el contenido crítico de su sitio web. ¿Por qué? Porque la primera guerra de Bush, la de Afganistán, se convirtió en la guerra de Obama, un atolladero. Estados Unidos tarde o temprano negociará su retirada de Afganistán. La única diferencia entre hacerlo ahora o más tarde será la cantidad de muertos de ambos lados, y la cantidad de dinero (prestado) que se gastará.

La confirmación de Petraeus como comandante militar en Afganistán nunca estuvo en duda. Reemplaza al General Stanley McChrystal, que renunció poco después de que se hicieran públicas sus críticas al liderazgo civil de la guerra en un reciente artículo de la revista Rolling Stone.

Las estadísticas de Afganistán, el Vietnam de Obama, están en aumento. En junio se registraron al menos 100 bajas estadounidenses, la cifra más alta de muertes desde la invasión en 2001. 2010 va en camino a ser el año con el mayor número de muertes estadounidenses. Soldados de otros países de la llamada “coalición” han padecido un destino similar. Petraeus se está convirtiendo en el comandante en Afganistán no solo de las fuerzas militares estadounidenses, sino de todas las fuerzas, ya que la invasión y ocupación de Afganistán están a cargo de la OTAN.

Los soldados estadounidenses, que se prevé aumenten a 98.000 este año, son muchos más que los de otros países. El apoyo público y político a la guerra en muchos de esos países está en descenso.

El periodista Michael Hastings, que escribió el artículo de la Rolling Stone, viajó a París para entrevistar a McChrystal. Lo que no captó tanta atención fue la descripción de Hastings de por qué McChrystal estaba ahí:

“Se encuentra en Francia para vender su nueva estrategia de guerra a nuestros aliados de la OTAN –para mantener la ficción, en esencia, de que de verdad tenemos aliados. Desde que McChrystal asumió el mando hace un año, la guerra afgana se ha convertido en propiedad exclusiva de los Estados Unidos. La oposición a la guerra dentro de los países 'aliados' ya ha acabado con la coalición de gobierno en Holanda, forzó la dimisión del presidente alemán y provocó que tanto Canadá como los Países Bajos anunciaran la retirada de sus 4.500 tropas. McChrystal está en París para evitar que a los franceses, que han perdido más de 40 soldados en Afganistán, les tiemblen las piernas y comiencen a dudar”, escribió Hastings en su artículo publicado en la revista Rolling Stone.

El sitio web WikiLeaks.org, que recibió atención internacional luego de publicar un video filtrado de un helicóptero de combate estadounidense que mostraba la matanza indiscriminada de civiles y de un camarógrafo de Reuters y su chofer en Bagdad, acaba de publicar un memorando confidencial de la CIA que detalla posibles estrategias de relaciones públicas para contrarrestar la disminución del apoyo público a la guerra afgana. El memorando de la CIA dice: “Si la política nacional obliga a los holandeses a retirarse, los políticos de otras partes podrían citarlos como un precedente para 'escuchar a los votantes'. Los líderes franceses y alemanes han tomado medidas en los últimos dos años para evitar un aumento de la oposición, pero su vulnerabilidad podría ser aún mayor ahora”.

Acabo de regresar de Toronto, donde estuve haciendo la cobertura de la cumbre del G20 y de las protestas que tuvieron lugar durante esos días. Los líderes reunidos prometieron, entre otras cosas, reducir el déficit de los gobiernos en un 50 por ciento para 2013. En Estados Unidos, eso implica recortar 800.000 millones de dólares, o alrededor del 20 por ciento del presupuesto. Dos economistas ganadores del Premio Nobel expresaron graves pronósticos. Joseph Stiglitz dijo: “En muchos casos este tipo de medidas de austeridad han provocado...que se pasara de una recesión a una depresión”. Y Paul Krugman escribió: “¿Quién pagará el precio de este triunfo de la ortodoxia? La respuesta es: decenas de millones de trabajadores desempleados, muchos de los cuales se quedarán sin trabajo durante años, y algunos de los cuales jamás volverán a trabajar”.

Para poder realizar los recortes prometidos, Obama tendría que aumentar impuestos y recortar los programas sociales como el de Seguridad Social y Medicare. O debería recortar el presupuesto destinado a la guerra. Digo 'presupuesto de guerra' porque no debe confundirse con el presupuesto de defensa. Las ciudades y estados de todo el país afrontan crisis presupuestarias devastadoras. Las jubilaciones están siendo eliminadas. Las ejecuciones hipotecarias continúan a niveles sin precedentes. Un verdadero presupuesto de defensa debería apuntalar a nuestras escuelas, nuestras calles, nuestras ciudades, nuestra red de seguridad. La Cámara de Representantes de Estados Unidos está presionada para aprobar esta semana un presupuesto complementario de 33.000 millones de dólares para la Guerra de Afganistán.

No podemos permitirnos el lujo de estar en guerra.

Publicado el 01 de julio de 2010

————————–

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2010 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 250 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Está oscuro y huelo a queso

Por Lorenzo Gonzalo*

Fotos © Virgilio PONCE

La noticia referente a la existencia de una red de espionaje a favor de Rusia en Estados Unidos, ha obtenido una cobertura que no se corresponde con las detenciones de este género que habitualmente ocurren. Los agentes extranjeros actuando en territorio estadounidense no es un suceso nuevo, ni pertenecen siquiera a un pasado remoto.

En el año 2001, Robert Hanssen, un ex agente de la Oficina Federal de Investigaciones, fue condenado a cadena perpetua por suministrar información altamente confidencial a Rusia. En el año 2006 Ariel Weinmann fue arrestado y acusado de espiar supuestamente para los rusos. Weinmann era un funcionario de la Marina de Estados Unidos.

De los aspectos significativos de la noticia pudieran destacarse varios puntos fundamentales que quizás sirvan de utilidad a la hora de descifrar el misterio de lo sucedido:

Los detenidos son supuestos agentes y no espías, de acuerdo a todas las informaciones oficiales publicadas y las declaraciones de los organismos de gobierno estadounidense;

La detención se produce diez años después de iniciadas las investigaciones. Entre los datos acopiados suponen existir pruebas de ciertas cantidades de dineros entregadas en el parque de un país latinoamericano no identificado, a la pareja Vicky Peláez y Juan Lázaro, dos de los diez detenidos. Esta información corresponde al comienzo del Siglo XXI y hasta estos días ninguna acción fue implementada;

Coincide la detención con la presencia del ex Presidente Bill Clinton en Moscú, quien asistía a una conferencia internacional sobre comercio e inversión. Clinton se reunió con el Primer Ministro Vladimir Putin, quien jocosamente le expresó: “llegas en buen momento; tú policía está fuera de control y están arrojando a la gente a la cárcel”; La cancillería rusa publicó en la página web que “los detenidos no cometieron actos dirigidos contra los intereses de los Estados Unidos”;

Hace unos días Medvedev, el Presidente de Rusia y Barack Obama compartieron una hamburguesa en un restaurante de comida rápida. Un funcionario estadounidense se encargó de declarar a la BBC que “es lamentable que esta actividad sucedía en nuestro país; pero esto no debe afectar el actual impulso que tienen nuestras relaciones con Rusia”; Y por último, pero no por ello menos importante, debemos destacar que Rusia se sumó a las sanciones en contra de Irán propuestas por Estados Unidos, en el Consejo de Seguridad de la ONU. Los únicos dos países que se opusieron fueron Brasil y Tuquía.

Un acontecimiento de esta naturaleza supone perjudicar las buenas relaciones entre dos países. Sin embargo, todo indica que Rusia y Estados Unidos están de pláceme. Cabría entonces preguntarse, ¿cuál es la razón de un escándalo semejante que bien pudiera manejarse de otro modo, en caso de ser absolutamente cierto?

En las relaciones internacionales, todos los países acopian informaciones similares a éstas por las cuales se acusan a estos detenidos. Dicho trabajo se realiza habitualmente a través de sus embajadas, especialmente por vía de sus cónsules. Cuando suceden las reuniones internacionales cada país pretende saber cuáles serán las respuestas de las diferentes delegaciones, a los temas propuestos y cuáles serán los planteamientos inesperados que pueden sucederse. En el transcurrir diario de las diplomacias, todas las informaciones son imprescindibles a los efectos de dar respuestas ponderadas y racionales al momento de las reuniones, evitando así confrontaciones innecesarias que pueden surgir de la improvisación frente a lo inesperado.

Una parte del encauzamiento revela que recibieron instrucciones, cuando Barack Obama visitó Moscú el año pasado, pidiéndoles información sobre la posición de Estados Unidos respecto a Afganistán y el programa nuclear iraní.

Como diría un viejo refrán cubano, “esto está oscuro y huele a queso”.

Es muy significativo que en una época en que Rusia ha optado por una posición contraria a sus intereses en la región, aliándose con Estados Unidos en su pedido de sanciones contra Irán, surja un acontecimiento que debilite esa decisión.

Irán se encuentra dentro de la zona geográfica de influencia de Rusia y tradicionalmente la política de Moscú ha consistido en sostener alianzas con esa región persa. Contrariamente a esa tradición, apoyó las sanciones contra Irán en un momento que nuevos protagonistas como Brasil y Turquía habían obtenido importantes adelantos en la solución de la crisis creada sobre el programa nuclear iraní.

Uno de los aspectos más significativos de la noticia es que ambos gobiernos han sido parcos en sus declaraciones y prácticamente le han restado importancia a los hechos.

Lo único que queda vivo del tema es la eliminación de la columna periodística que escribe Vicky Peláez, del periódico El Diario La Prensa.

El mencionado rotativo tiene una gran circulación en New York, es el periódico hispano más viejo de Estados Unidos, leído diariamente por cerca de 270,000 personas. Salió al aire por vez primera en 1913 con el nombre La Prensa y en 1963 al unirse con El Diario de Nueva York, optó por su. La columna de la periodista detenida mantiene una línea editorial contraria a la política exterior de Washington. Es defensora de los procesos de cambio latinoamericanos y una tenaz crítica de la política que Estados Unidos practica hacia Cuba.

La periodista Peláez y su esposo Juan Lázaro, son acusados de un asunto que en el mundo diplomático y especialmente en Washington y para los gobiernos de todo el mundo, no es una gran noticia. Estados Unidos está seguramente lleno de personas que informan de manera privada a terceros países, sobre aspectos de la política estadounidense que puedan favorecerlos o perjudicarlos. Viceversa, todos los países deben estar saturados de personas que visitan las Embajadas estadounidenses o conciertan citas con sus cónsules o supuestos empleados de segunda, para rendirles similares informaciones. Excepto que en estos casos, a diferencia de lo que ocurre con quienes así actúan en Estados Unidos informando a terceros, muchas de las informaciones recolectadas por Washington, son utilizadas para desestabilizar a esos estados o controlar la dirección política de los acontecimientos.

Esperemos para ver qué sucede en los próximos días pero definitivamente lo sucedido está oscuro y no huele muy bien.

La operación de redada puede también haber sido para recordarle a los rusos que Washington los mastica pero no se los traga. No obstante, de ser así, la jugada ha sido utilizada también por los rusos, quienes al adoptar una actitud festiva frente a los hechos y aceptar que las informaciones recopiladas no constituyen “actos dirigidos contra los intereses de Estados Unidos”, también están enviando a Washington una señal similar.

De lo sucedido, el misterio menor es en la detención del matrimonio que trabaja para El Diario La Prensa. Ocho de los once son rusos o tienen vinculaciones evidentes con ese país. Del onceavo existe aún poca información.

Pero quienes parecen ser verdaderas víctimas de la maniobra, a la luz de los hábitos políticos de los cuerpos represivos de cualquier Estado, son la periodista Vicky Peláez y su esposo Juan Lázaro.

Con una jugada al mejor estilo de Hollywood, a Vicky Peláez le han silenciado su columna periodística.

Miami, 30 de Junio del 2010

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)

Decisivo paso para dar fin a las restricciones de viaje a Cuba

Andrés Gómez*, director de Areítodigital

foto © Virgilio PONCE

Miami.- El pasado miércoles, 30 junio, el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes federal aprobó por un voto de 25 a 20 un proyecto de ley que terminaría con las restricciones de viaje a Cuba para todos los ciudadanos y residentes legales de Estados Unidos así como que facilitaría el pago de los productos que las corporaciones estadounidenses venden a Cuba.

El proyecto de ley, H.R. 4645, Travel Restriction Reform and Export Enhancement Act, (Ley de Reforma de Viaje y Aumento de Exportaciones), es el más reciente de las versiones de los proyectos de ley presentados en ambas cámaras del Congreso para dar fin a todas las restricciones de viaje a Cuba.

Lo novedoso de este proyecto de ley, presentado a principio del año en curso, es que incluye facilitar el pago de los productos vendidos por corporaciones estadounidenses a Cuba además de restituir el derecho de viaje, en este caso a Cuba, a todos los ciudadanos y residentes legales estadounidenses. Juntándose, así, fuerzas en el Congreso que persiguen un mismo fin: cambiar sustancialmente la actual política en relación a Cuba.

Según el procedimiento congresional, este proyecto de ley ya aprobado por el correspondiente comité, en este caso el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, pasará a su consideración y voto en el pleno de la Cámara. De acuerdo a lo previsto el pleno de la Cámara podría considerar y votar sobre este proyecto de ley durante este mes de julio, después que los miembros del Congreso regresen a Washington del receso por el 4 de Julio.

También en el Senado existe un proyecto de ley, S3112, de igual nombre que el aprobado por el Comité de Agricultura de la Cámara, presentado por la senadora por el estado de Minnesota, Amy Klobucher, en marzo de este año y que se encuentra bajo la consideración del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Este proyecto de ley en el Senado tiene no sólo igual nombre que el de la Cámara sino también igual texto, y así se hace para evitar complicaciones entre proyectos de ley que tratan iguales cuestiones. De ser considerado y aprobado por el Comité de Relaciones Exteriores, la votación por el pleno del Senado se espera que ocurra antes de las elecciones congresionales de noviembre próximo.

De ser aprobado por ambas cámaras del Congreso pasaría a la consideración del Presidente que si no lo vetara se convertiría entonces en ley.

La aprobación de este proyecto de ley que restituye el derecho de viaje a Cuba a todos los ciudadanos y residentes legales estadounidenses es un decisivo primer paso en un tortuoso y difícil proceso congresional. Enfrentándolo están las fuerzas de la reacción que cuentan con muchísimo dinero para comprar a los no comprometidos y afianzar a viejos aliados, como también cuentan con la retórica y demás recursos de la turbia legitimidad de cincuenta años de la actual política estadounidense de agresión permanente en contra del pueblo de Cuba.

Ésta es una lucha política titánica porque lo que realmente está en juego no es solamente la restitución de los derechos de viaje y el facilitar la venta de productos a Cuba sino la permanencia de la actual política en contra de Cuba. El fin de las restricciones de viaje a Cuba a todos los estadounidenses y a los residentes legales en este país señalaría el principio del fin de la política de Bloqueo por parte de los gobiernos norteamericanos en contra del pueblo cubano. Y todos los que estamos envueltos en estos asuntos estamos plenamente conscientes de ello.

Entre las instituciones que apoyan estas iniciativas congresionales se encuentran: U.S. Chamber of Commerce (Cámara de Comercio de los Estados Unidos), National Farmers Union (Unión Nacional de Agricultores), U.S. Conference of Catholic Bishops (Conferencia Nacional de Estados Unidos de Obispos Católicos), National Council of Churches USA, (Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos), y otras muchas importantes asociaciones nacionales y regionales de agricultores y productores norteamericanos, así como otras muchas organizaciones religiosas y de derechos humanos y civiles.

Muchos son los que en todo el país y en nuestra emigración cubana a través de largos años se han dedicado a dar fin a una cruel política que atenta contra la paz, el bienestar y las libertades del pueblo cubano.

En este primer artículo que retoma el tratamiento sobre estos asuntos no puedo dejar de reconocer el arduo trabajo realizado a través de los años por aquellos que en Washington D.C. han trabajado diligentemente para lograr este primer feliz resultado y los posibles subsiguientes éxitos en este vital empeño como son: Mavis Anderson, Directiva del Latin American Working Group, Geoff Thale, Director de Programa del Washington Office on Latin America, y Sarah Stephens, Directora Ejecutiva del Center for Democracy in the Americas. //

1 de julio de 2010

*Andrés Gómez periodista cubano residente en Miami.

Honduras: el golpe de Obama

Ángel Guerra Cabrera

El lunes 28 de junio se cumplió un año del golpe de Estado en Honduras. Contrariamente a las intenciones de sus promotores, el primer gran acontecimiento político de la era Obama hacia América Latina –que en eso ha devenido- creó una situación de efervescencia y radicalización política y social de las masas en el país centroamericano, sin precedente por su magnitud y profundidad. O tal vez sería más acertado decir que en eso desembocó gracias a la fecunda estrategia y táctica construidas por el Frente Nacional de Resistencia Popular(FNRP). Ello permitió crear una gran acumulación política y cultural de energía trasformadora a partir de las singulares condiciones de indignación y rebeldía social provocadas por el brutal derrocamiento del presidente constitucional Manuel Zelaya, que había conseguido ya, pese a su origen oligárquico, ser querido y apreciado por el pueblo en virtud de una sensibilidad y obra sociales que lo diferenciaban ostensiblemente de los gobernantes anteriores. Un amplio y consciente sector del pueblo y la juventud rechaza el actual orden oligárquico y dependiente del imperialismo, del cual Porfirio Lobo no es más que un empleado, como lo demuestra un año de combativa resistencia.

Así que este gobierno ha continuado los rasgos principales del de Micheletti: el desmantelamiento de las conquistas sociales y laborales, el sucesivo empobrecimiento de la gran mayoría de los hondureños, el uso del ejército y la policía para reprimir protestas populares y desplazar a campesinos de sus tierras, el cierre de radios alternativas y comunitarias y otras muchas violaciones a los derechos humanos denunciadas por organismos nacionales e internacionales. Según la cuenta de estas organizaciones bajo Lobo se han registrado alrededor de 760 casos de agresiones por razones políticas, entre ellas asesinatos de opositores, sindicalistas y de 9 periodistas. El actual gobierno tampoco ha hecho nada por investigar, mucho menos por reparar a las víctimas, de las miles de violaciones a los derechos humanos, incluyendo decenas de asesinatos de miembros de la resistencia perpetrados a partir del golpe. Lejos de ello, ha reciclado a conspicuos militares golpistas en importantes cargos de la administración pública. Esto no debiera sorprender a nadie puesto que Lobo fue impuesto en la silla presidencial mediante un amañado y fraudulento proceso electoral organizado y dirigido por los propios autores del golpe de Estado, al que no concurrió el sesenta por ciento de los electores, que acataron el llamado al abstencionismo del FNRP.

Mientras tanto, Estados Unidos hace una desaforada campaña por el reconocimiento de Lobo frente a la oposición de todos los gobiernos integrantes de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América y la mayoría de los de América del Sur, incluidos Brasil y Argentina. Así, hace un mes la secretaria de Estado Hillary Clinton instaba a los miembros de la OEA, sin éxito, “a dar la bienvenida al retorno de Honduras dentro de la comunidad interamericana”. Y el colmo, a un año exacto del golpe Obama recibía en ceremonia oficial en la Casa Blanca las credenciales del embajador de Tegucigalpa con estas palabras: Admiro el compromiso del presidente Lobo de promover la reconciliación nacional, la prosperidad y seguridad de todos los hondureños y todo lo que ha hecho hasta el momento demuestra que va encaminado al cumplimiento de esos objetivos. Estados Unidos apoya…la pronta reintegración plena de Honduras a la comunidad internacional y haremos lo que sea necesario… para que esto se logre.

Si creemos en sus declaraciones de apoyo a Zelaya “como único presidente que reconozco” en las semanas posteriores al golpe podríamos suponer que Obama no tuvo que ver con su gestación pero de lo que no cabe duda es que lo hizo suyo, todo suyo, a partir de la artera mediación de Arias instrumentada por la señora Clinton y en consecuencia ha actuado. Lo mínimo que debe exigirse al actual gobierno hondureño como base para considerar su reconocimiento internacional es el regreso incondicional del presidente Manuel Zelaya y los más de 200 exiliados políticos, una de las principales demanda del FNRP.

El regreso de Zelaya sería una gran victoria política. Pero el FPRP ha dejado claro que con o sin su valiosa presencia mantendrá incólume su exigencia de convocatoria a una Asamblea Constituyente con el objetivo de “refundar” el país. Ni más ni menos.

aguerra_123@yahoo.com.mx

Cuba pinta a Guayasamín

Guayasamín es referente y maestro de talla mundial de la pintura ecuatoriana. Autoretrato. Autor: Juventud Rebelde

26 artistas cubanos de la plástica integran la exposición, que será abierta el próximo seis de julio en la Casa Museo Oswaldo Guayasamín

AIN
digital@juventudrebelde.cu
1 de Julio del 2010 9:53:16 CDT

Dos docenas más dos: 26 artistas cubanos de la plástica integran la exposición «Cuba pinta a Guayasamín», cuya muestra será abierta el próximo seis de julio en la Casa Museo Oswaldo Guayasamín.

La idea del proyecto y su curaduría corren a cargo del documentalista Roberto Chile y la coordinación general descansa sobre los hombros del veterano y avezado periodista Pedro Martínez Pírez.

«Guayasamín le debe a Cuba todo el amor que cabe en la conciencia humana, porque la isla revolucionaria, al mando del hombre que más admiró, Fidel, le dio múltiples oportunidades de ver sus sueños e ideales realizados y, encima, lo cobijó como uno de sus hijos», ha escrito la Fundación que lleva el nombre del inmortal artista ecuatoriano.

A cargo de los pintores Enrique Báster, Agustín Bejarano, Vicente R. Bonachea, Kamyl Bullaudy, Luis E. Camejo, Nelson Domínguez, Roberto Fabelo, Francis Fernández, Marlys Fuego, José Fúster, Ernesto García Peña, Osvaldo García, Javier Guerra, corren los lienzos y trazos para este homenaje.

Suman sus obras al empeño Verónica Guerra, José Antonio Hechavarría, Dagoberto Jaquinet, Jesús Lara, Lorenzo Linares, Kelvin López, William Pérez, Mabel Poblet, Angel Ramírez, Ernesto Rancaño, Eduardo Roca (Choco), Adrián Rumbaut y Dausell Valdés.

Este año Oswaldo cumpliría 91 años de abrir sus ojos al mundo, fecha escogida para el tributo al Pintor de Iberoamérica por medio de lo que fuera la pasión de su vida: las artes plásticas. El sitio: la casa que lleva su nombre en La Habana Vieja y más nos acerca a su memoria.

Oswaldo se autodefinía así: «Mi pintura es para herir, para arañar y golpear en el corazón de la gente». Nació en Quito, Ecuador, el seis de julio de 1916. Es el creador, afianzado en su origen indio-mestizo, del retrato de la realidad social y humana actual, latente denuncia del presente en que vivimos.

La injusticia social, los conflictos bélicos y la depresión política en la década de los años 60 del pasado siglo lo condujeron a crear lo que denominó "La Edad de la Ira", conjunto de exposiciones que recorrieron Europa y América y estremecieron las mentes y conciencias de las personas asistentes a los sitios en los cuales se exhibió.

Se identificaba, en cada pincelazo, con la protesta y la denuncia social para retratarlas con rabia. Para llamar, desde sus trazos, a la sociedad más justa y a vida mejor para los desposeídos. Guayasamín marcó con su obra la tendencia del realismo social.

El quiteño es referente y maestro de talla mundial de la pintura ecuatoriana. Artista que causaba y promovía la polémica desde sus paletadas.

Oswaldo Guayasamín murió en Baltimore, Estados Unidos, el 10 de marzo de 1999. No pudo concluir su más grande y ambicioso proyecto: La capilla del Hombre. Para él, más que obra artística, era forma de mantener viva la imagen de Latinoamérica a través del tiempo: espejo donde la humanidad pudiese mirarse.

Aunque el maestro no pudo verlo realizado, la Fundación Guayasamín, artistas y personalidades de toda América hicieron realidad su sueño: esa monumental obra quedó abierta en su primera fase el 29 de noviembre de 2002, declarado por la UNESCO proyecto prioritario de la cultura mundial y patrimonio del estado ecuatoriano.

De lo uno y de lo otro

Por Juan Gelman

Tomado de Página 12

Algunos lo atribuyen al desdén que los militares de EE.UU. destinan a los civiles que los gobiernan y nunca fueron a la guerra. Otros, al evidente pantano en que los efectivos estadounidenses se han hundido en Afganistán: mil bajas y ninguna perspectiva de victoria. Lo cierto es que el general Stanley McChrystal descargó duros golpes a muy altos funcionarios de la Casa Blanca en la entrevista que concedió al periodista Matt Hastings para la publicación Rolling Stone (www.rollingstone.com, 22-6-10). Ahora es ex comandante en jefe de las tropas invasoras.

Rodeado de su grupo de confianza –“una colección de asesinos, espías, genios, patriotas, operadores políticos y maníacos totales”, describe Hastings–, en una suite de lujo del Westminster Hotel de París, el general y su equipo estimaron que el gobierno Obama “trata de manipular las percepciones (de la guerra) porque la victoria no está a la vista, ni es clara o reconocible”. McChrystal no ahorró su desprecio por el vicepresidente Joe Biden –“¿Quién es ése?”, disparó–, por los políticos como McCain y Kerry o diplomáticos como Karl Eikenberry, embajador de Washington en Kabul, y Richard Holbrooke, “un animal herido”, que Obama designó su encargado para Afganistán y Pakistán. Un poco mucho.

El general no logró victorias resonantes y tal vez éste es el fondo del problema: la muy cacareada “Operación Moshtarek” que lanzó en febrero para retomar la ciudad sureña de Marja se ha marchitado como una flor sin riego: el propio McChrystal calificó la situación de “úlcera sanguinolenta” y pospuso la anunciada ofensiva contra Kandahar, cuna de los talibán. La gobernabilidad del país es desastrosa (www.americanprogress.com, 11-5-10). En el 2008 se estimó que el régimen impuesto por EE.UU. dominaba apenas el 30 por ciento del territorio nacional después de siete años de guerra, y no faltan analistas que consideran muy optimista el cálculo. Pareciera que la población civil no adora a sus ocupantes.

McChrystal pensó que una pieza clave de su táctica contrainsurgente era el presidente afgano Hamid Karzai, cabeza de un gobierno en el que la corrupción reina. El Wall Street Journal informó que unos 3650 millones de dólares en efectivo salen legalmente cada año del aeropuerto internacional de Kabul, 10 millones diarios. “Los investigadores de EE.UU. consideran que altos funcionarios afganos y sus socios envían fondos de la ayuda estadounidense y del narco a paraísos fiscales del exterior” (//online.wsj.com, 25-6-10). El propio Karzai declaró una fortuna neta de 12.157.491 dólares, más 21.163.347 en bienes, con un ingreso de 400.000 dólares anuales. Sólo un mago de las finanzas consigue acumular tanto con tan poco.

EE.UU. superó en junio el record de Vietnam: la guerra en Afganistán dura ya más que aquélla y se convirtió en la más prolongada de la historia del país. El panorama es incierto y origina discusiones en la Casa Blanca acerca de la mejor estrategia para vencer a la insurgencia talibán. Más que estrategias parecen tácticas –guerra de contrainsurgencia o guerra de arrasamiento, guerra siempre– y se desdibuja la promesa de Obama de empezar la retirada de las tropas el año próximo. El vicepresidente Joe Biden ha insistido en que así ocurrirá, pero el jefe del Pentágono, Robert Gates, se negó a respaldarlo (www.foxnews.com, 21-6-10). No pocos altos funcionarios opinan que no ha llegado la hora de irse a casa y Afganistán se está tornando en “Caosistán”, como apuntó McChrystal.

La votación en torno de los 33.000 millones de fondos de emergencia que solicitó la Casa Blanca para la guerra ha vuelto a poner el tema sobre el tapete. En diciembre pasado, Obama anunció que ésta iba a comenzar en julio del 2011. Un día después de despedir a McChrystal, cambió la música: “No dijimos que a partir de julio del 2011 dejará de haber tropas de EE.UU. o de nuestros aliados en Afganistán –señaló–. No dijimos que apagaríamos las luces y cerraríamos la puerta. Dijimos que iniciaríamos una fase de transición que permitiría al gobierno afgano hacerse cargo progresivamente de la situación” (//dyn.politico.com, 24-6-10). Como propuso el político francés Henri Queille, las promesas sólo comprometen a los que las escuchan.

“EE.UU. identifica vastas riquezas minerales en Afganistán”, tituló el New York Times el 13 de junio. Funcionarios del Pentágono se ufanaron de haber detectado “inmensas vetas de hierro, cobre, cobalto, oro y metales críticos para la industria como el litio”. Esta nueva es vieja; la existencia de tales recursos se conocía ya en los tiempos de Marco Polo. Curioso que la saquen ahora a luz con tanto estrépito. ¿O será un arbitrio para vigorizar el apoyo cada vez más cansado que la sociedad civil estadounidense presta a la ocupación de Afganistán, hecho del que McChrystal tomó debida nota?

El Tío Sam y los "espías"

Por Jean-Guy Allard

Mientras multiplica sus operaciones de injerencia en cada país donde no logra imponerse, Estados Unidos mantiene en su propio territorio un complejo e implacable mecanismo de registro obligatorio de agentes de influencia extranjeros que, si fuera aplicado por otros países, reduciría a polvo las actividades abiertas o encubiertas de los servicios de inteligencia estadounidenses.

El Foreign Agents Registration Act (FARA) o Ley de Registro de Agentes Extranjeros obliga a toda persona actuando como agente al servicio de un país extranjero a identificarse ante el Departamento federal de Justicia además de declarar periódicamente sus ingresos y gastos en relación con esta actividad.

El no someterse a esta obligación conlleva una sentencia a 10 años de cárcel y multas de varios miles de dólares.

La definición de “agente extranjero”, según FARA, es muy extensa e incluye “a las personas relacionadas a gobiernos extranjeros, partidos de oposición, compañías estatales, oficinas de turismo, aerolíneas”, y mucho más según la percepción política de quién aplica la ley.

Según FARA, los términos “agente extranjero” designan a toda persona cuyas actividades son “directamente o indirectamente supervisadas, dirigidas, controladas, financiadas o subsidiadas por un gobierno o un partido político extranjero”.

Cuidado que el Tío Sam toma el tema en serio: la Unidad de Registro de FARA, radicada en Washington, pertenece nada menos que a la Sección de Contraespionaje de la División Nacional de Seguridad del Departamento de Justicia.

Puro producto de la Guerra Fría, la Ley de Registro de Agentes Extranjeros obliga a los llamados “agentes” a rellenar planillas donde se le hace una larga lista de preguntas, cada una exigiendo una respuesta detallada acerca de cada ángulo de la colaboración del firmante con la designada “potencia extranjera”.

El cuestionario que se debe rellenar exige precisar, entre muchos otros elementos, si el firmante recibió “cualquier cosa que tenga valor, como compensación o por un desembolso o de otra forma”. O si el interesado ha difundió material informativo “incluyendo información oral, visual, grafica, escrita o ilustrativa incluso lo publicado por soporte publicitario, periódicos, conferencias, películas, o cualquier medio o herramienta [...] incluyendo a cartas o telegramas, comunicados de prensa, discursos, Internet…”.

El autor de la declaración debe indicar a quién se dirigió: “grupos cívicos, funcionarios del estado, legisladores, grupos educacionales, agencias del gobierno, grupos nacionales, periódicos, editores o otros”.

El “agente” inscrito, según la ley, debe proveer el Fiscal General con copias de todo material difundido. En caso de presentarse ante un comité del Congreso, debe exhibir su registro ante FARA. En cualquier momento, debe mantener su propio registro de todas sus actividades y permitir al Fiscal General inspeccionarlo.

Lo más gracioso es que el “agente extranjero” debe desembolsar, a cada una de sus visitas a los funcionarios de FARA, la cantidad de 305 dólares para cada una de sus declaraciones “voluntarias”.

La Ley de Registro de Agentes Extranjeros está administrada por un grupo selecto de funcionarios desde una oficina de acceso restringido en un edificio vetusto de New York Avenue, en Washington, lejos de la vista del ciudadano común, aunque la ley se hizo, en 1938, bajo el pretexto de dar conocimiento al publico de quién actúa a nombre del “extranjero”.

FARA no es la única legislación norteamericana así dirigida a quien pudiera ser susceptible de causar daños al imperio.

La Ley de Declaración de Cabildeo actúa de la misma forma con los “lobbyistas” que, en Washington, se acercan a los políticos a favor de intereses particulares de naciones extranjeras en cambo de donaciones, invitaciones a viajar, cócteles o otras bondades prescritas por la peculiar democracia representativa de esta nación.

Extrañamente, otra ley llevando el número 50 U.S.C. § 851 exige el registro de “toda persona que tenga conocimiento o tiene instrucción o orientación de servicios de espionaje, contraespionaje o sabotaje [sic.] de un país extranjero o de un partido político”.

Por cierto, estas distintas leyes están aplicadas de manera complaciente a los amigos del imperio. Mientras a los países que no se arrodillan ante su poder, se les aplica con un absoluto rigor.

Entre las víctimas del sistema, en la última década, se encuentren los cinco cubanos condenados a sentencias totalmente injustificadas por haberse infiltrado en grupos terroristas cubano [norte] americanos de Miami.

Mientras tanto, los 200 000 funcionarios de las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos gastan anualmente más de 70 mil millones de dólares para espiar, complotar y sobornar en el mundo entero a través de los “agentes extranjeros” de la USAID, de la NED, del IRI y demás organizaciones que se dedican a la injerencia, la subversión y la desestabilización.

Cuando pocos países víctimas de este gigantesco aparato de hostigamiento poseen semejantes instrumentos legales capaces de contrarrestar, neutralizar y desmantelar a las innumerables operaciones desarrolladas en su territorio por la potencia imperial.