martes, 29 de junio de 2010

Comprendiendo los nuevos tiempos

Por Lorenzo Gonzalo*

Fotos © Virgilio PONCE

Cuando se agotaron las vías políticas en Latinoamérica en los años sesenta del Siglo XX, los sectores desplazados, escogieron la vía insurrecta como modo de hacerse escuchar.

Anterior a esa fecha habían surgido guerrillas en Colombia a raíz del asesinato en 1948, de Eliécer Gaitán, líder del Partido Liberal. Este Partido y el Conservador, habían gobernado en una sucesión de choques y algazaras que finalmente conmovieron los cimientos de aquel Estado.

Latinoamérica en general vivió una época de dictaduras militares o gobiernos de civilista apariencia, a partir de los sesenta. Ninguno de ellos logró la paz deseada por Estados Unidos, cuyas Administraciones vivían la contradicción de requerir el servicio de esos países para contener los cambios sociales propuestos por las izquierdas y supuestamente apoyados por Rusia. Aunque tanto ésta última como Estados Unidos, quisieron siempre presentar los conflictos sociales como un asunto privado de ambos, los movimientos de cambio latinoamericanos eran mucho más complejos. En la realidad no existía una sólo izquierda, como tampoco una idea única de capitalismo. La izquierda se mezclaba incluso con los moderados de la derecha y los movimientos oscilaban entre las propuestas sociales de las doctrinas de la Iglesia Católica, las diversas tendencias socialdemócratas, los simpatizantes de los recién creados “estados de bienestar europeos” y los partidos y movimientos comunistas liderados por Moscú y Cuba.

Ninguno de estos gobiernos sustentados únicamente en la fuerza, logró la paz social y política que aspiraba Washington. Su agotamiento originó eventualmente una recomposición que comenzó a cobrar forma a finales de los años ochenta. En el momento que desaparece el Bloque Soviético, los países del Continente Sur en general, pudieron enfrentar sus divergencias políticas haciendo uso de unos mecanismos de elección que, por razones de su desarrollo particular, gozaban aún de cierta independencia en relación a los poderes económicos que aspiraban al control del Estado. Las grandes convulsiones que precedieron a esta época, habían impedido la formación de un “establecimiento” estatal. La desaparición formal de la violencia de Estado, ligada a la memoria histórica de los años de represión incruenta, inclinó las votaciones hacia las fuerzas progresistas. En ese proceso, los poderes tradicionales, conformados por las oligarquías y los intereses económicos de nuevo cuño, no tuvieron igual tiempo en todos los países, para adaptarse a las nuevas circunstancias. Al carecer de los instrumentos políticos adecuados para manipular las votaciones, favorecer abstenciones o de apelar al fraude, perdieron control sobre el Estado. El voto, se convirtió en un instrumento efectivo para la ciudadanía, a pesar de las deficiencias de los mecanismos de elección.

Este proceso renovó las bases del Poder en Latinoamérica y ha dado lugar al surgimiento de nuevos protagonistas. Les toca a ellos administrar el orden social de sus países, de manera que logren un proceso de evolución sostenido.

La madeja existente es compleja. Las relaciones internacionales continúan prisioneras de los países desarrollados, quienes tienen un interés muy reducido en favorecer el desarrollo de las economías internas de los más pobres. La amenaza verbal de los más pequeños, alardes de fuerza y discursos apocalípticos, no bastarán para contener las conspiraciones y maniobras de los poderosos.

Será necesario aprender a navegar en tiempos de borrascas. La brecha creada por los niveles tecnológicos de los más desarrollados limita ciertos avances sin la presencia de sus capitales e industrias y con un mínimo al menos de su comercio.

Las necesidades de cambio, para superar las insuficiencias distributivas del modo económico actual, bautizado como capitalismo, deben ser probadas sobre la marcha.

Conocemos mucho del desarrollo histórico de la producción y de los procesos productivos de los países desarrollados y los emergentes. Sabemos la importancia de establecer como primicia una economía interna, aunque sea incipiente, para afincar la creatividad individual y hacer efectivo el trabajo colectivo que demandan las producciones masivas. El camino recorrido nos aporta lo suficiente para planear y poner en marcha, nuevos senderos que superen las ineficiencias de la forma de producción económica actual, al tiempo que las acciones de los poderosos son bastantes predecibles.

Nostalgias soviéticas y “sueños americanos”, conducirán indefectiblemente a la destrucción de las capacidades productivas o a la creación de gigantescas asimetrías en la distribución de las riquezas.

Aunque pueda parecer tonto decirlo, no podemos llegar al final si no comenzamos por el principio.

China en el Asia y Brasil en América, es prueba de que se puede contener a los poderosos con sólo concentrar los esfuerzos en el desarrollo interno y asumiendo en lo posible, una política internacional de “dejar hacer, dejar pasar”.

En la actualidad los márgenes de invasiones y ocupaciones de parte de Estados Unidos están muy limitados, excepto que provocaciones extremas o amenazas inminentes a su seguridad nacional brinden una oportunidad a sus halcones. Este fue el caso de Irak, a quien los políticos más avezados aconsejaron proceder con cautela para evitar la ocupación.

El proceso latinoamericano ha probado que es posible avanzar a contrapelo de los intereses de Washington, si se procede con realismo.

En la actualidad podemos repetir las revoluciones del pasado siempre y cuando no pretendamos copiarlas al carbón y sepamos interpretar la dinámica actual.

Es importante estudiar con mucha atención el caso de Brasil y China. Seguir de cerca los procesos iniciados en Ecuador, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Venezuela y otros. No podemos dejar fuera a Viet Nam, cuyo desarrollo fluye tan silenciosamente, que pocos saben siquiera el nombre de sus representantes políticos.

Si se logran estabilizar los procesos existentes e iniciar otros, en el futuro no será tan necesario prestar tanta atención a las vías políticas como a los mecanismos de participación. Sin embargo, es importante no perder las perspectivas, ante los triunfos parciales logrados en América, y el Caribe, donde una grandilocuencia mal asumida puede convertirse en el más temido enemigo.

Miami, Estados Unidos de América, 30 de Junio del 2010

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)

IRAN: UN MACABRO COMPAS DE ESPERA

Jorge Gómez Barata

También me gustaría que Fidel Castro estuviera equivocado; lamentablemente su apreciación de que una confrontación militar de gran envergadura en torno a Irán pudiera ser inminente se basa en deducciones consistentes. Tal vez incluso se trate de una decisión aplazada, a la cual la unanimidad alcanzada por los Cinco Grandes para imponer nuevas sanciones al Estado persa haya dado luz verde.

El desplazamiento al Golfo Pérsico de una “Fuerza de Tarea” encabezada por el portaviones “Harry Truman”, que suma casi cien aviones, destructores, naves antisubmarinas, submarinos y buques cisternas a los voluminosos efectivos de Estados Unidos en la región, indican que puede estarse creando una concentración, que en conjunto con Israel, otras fuerzas de la OTAN, las flotas en los mares próximos, las bases militares en la región, la cohetería de gran radio de acción y la aviación estratégica, cree una correlación de fuerzas abrumadoramente superior para operar contra Irán y enviarlo a la edad de piedra.

La percepción de que todo puede comenzar en los próximos días cuando pretextando cumplir la más reciente resolución del Consejo de Seguridad, Estados Unidos comience a detener los buques que parten o entran a Irán y la certeza de que los de bandera persa se negarán a ser inspeccionados, provocará el uso de la fuerza por los navíos norteamericanos y la consiguiente respuesta de la armada y la fuerza aérea iraní, parece el más probable detonante.

Un ataque de Estados Unidos e Israel contra Irán obligatoriamente daría lugar a un conflicto que afectaría a todo el Medio Oriente con potencial suficiente para provocar una crisis e incluso una confrontación bélica mundial, comenzando por la interrupción de aproximadamente el 40 por ciento del comercio mundial del petróleo. Para un escenario así existen factores políticos y militares que los atacantes no pueden ignorar.

No es por gusto que en su letra, la reciente resolución aprobada de modo unánime por el Consejo de Seguridad de la ONU y que impone nuevas sanciones al Estado persa, excluye componentes militares directos, aunque algunos de sus elementos, especialmente la inspección de los buques en ruta a o desde Irán, pudieran dar lugar al uso de la fuerza y al desencadenamiento de un conflicto de grandes proporciones.

Eso es exactamente lo que calcula Fidel Castro que puede ocurrir, sobre todo cuando se trate de buques de Irán. De este modo, queda a discreción de los Estados Unidos elegir en qué momento, lugar y qué buques serán inspeccionados. Es probable que en caso de tratarse de naves iranias, ese sea el punto de no retorno.

A la hora de cruzar ese punto crítico, Estados Unidos no puede soslayar la desfavorable coyuntura económica y política por las que atraviesa el sistema, sobre todo la economía mundial y que afecta a sus aliados europeos y al Japón ni ignorar los argumentos de Rusia y China. La reciente declaración del Director de la CIA León Panetta acerca de que Irán tardaría no menos de dos años en poder fabricar dos bombas atómicas parece un argumento a favor de ralentizar la escalada que para precipitarla.

Por otra parte, existen realidades geográficas, políticas y militares que Estados Unidos e Israel no pueden ignorar. Algunas de ellas son:

Debido a que Irán, un país de más de un millón y medio de kilómetros cuadrados, con retaguardia profunda ubicada a más de 1000 kilómetros de distancia de Israel y al hecho de que entre ambos territorios (en diferentes ángulos) se interponen: Jordania, Arabia Saudita e Irak, una participación de las tropas terrestres israelíes (excepto fuerzas de desembarco aéreo o marítimo) está descartada. Ninguna de las experiencias militares de Israel en sus guerras contra los árabes se parecería a una operación semejante.

Debido a su ubicación geográfica, la aviación de Israel no puede operar contra Irán sin violar (en diferentes variantes) los espacios aéreos de Arabia Saudita, Jordania o Irak. Las distancias, no menos de 1 500 kilómetros obligaría a reabastecer a los aviones en el aire o en portaviones norteamericanos.

En las operaciones de bombardeo aéreo a grandes distancias, el elemento crítico es el combustible y para calcularlo se toma en cuenta: la ida, el regreso y la posibilidad de tener que maniobrar para evadir el fuego antiaéreo o la aviación enemiga. En la aviación de caza, el peso del combustible y el de las bombas compiten: a más bombas menos combustibles y viceversa.

Debido a la esperada eficacia de las fuerzas aéreas iraníes y de su defensa antiaérea, la aviación atacante deberá contar con hostilidad desde los accesos lejanos. Todo es operativa y logísticamente más complicado debido a que, a diferencia de otras operaciones contra los países árabes, los agresores no cuentan ahora con superioridad aérea absoluta.

Debido a las enormes distancias y a la considerable cantidad de aviones que Israel utilizaría para realizar un golpe masivo contra Irán, el factor sorpresa quedaría descartado. Los mecanismos de aviso tendrían tiempo más que suficiente dar la alarma y facilitar la intercepción de los atacantes en ruta a los blancos, lo cual supondría combates aéreos sobre Arabia Saudita o Irak.

Antes de que un solo avión israelí entre en el espacio aéreo de Irán, los misiles pueden ser disparados contra Israel. Del mismo modo que los Estados Unidos e Israel deben haber seleccionado los blancos, también pueden haberlo hecho los iraníes.

Estas condicionales descartan a Israel como protagonista principal, rol que deberán desempeñar los Estados Unidos que tienen a su favor el alcance de sus armas, la posibilidad de adelantar la aviación basificada en los portaviones, usar submarinos nucleares que disparan sumergidos y hacer uso contra un país que no posee armas atómicas de las ventajas que le otorga la condición de única superpotencia mundial.

Nadie duda que Irán se defenderá con todos los medios a su alcance y que no reservará nada que pueda utilizar porque obviamente no tendrá una segunda oportunidad; tampoco Corea del Norte aguardará su turno como cordero al matadero y no es de extrañar que surja la tentación de ajustar de viejas cuentas. Por esta vez la opción del golpe quirúrgico, incluso la del conflicto local puede estar excluida. De instrumento para la paz la ONU habrá servido para cometer un crimen ante el cual Hiroshima y Nagasaki parecerán anécdotas.

Si como, con excelentes argumentos supone Fidel Castro la agresión se desencadena con armas nucleares disparadas por israelís o norteamericanos estos y todos los demás razonamientos serán irrelevantes y sólo quedarán los lamentos de los sobrevivientes que, dicho sea de paso, nadie registrará.

Barack Obama tiene ahora una magnífica oportunidad para desmentir a Fidel Castro que con certeza no se molestará; él lo ha reiterado: Le encantaría estar equivocado.

La Habana, 29 de junio de 2010

CELEBRAN PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE SALVADOREÑOS GRADUADOS EN CUBA

San Salvador.- Como una jornada histórica, de recuento y de solidaridad compartida, y como un acto de agradecimiento al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz “por haber liderado la solidaridad y generosidad de su pueblo”, fue calificada aquí la celebración del primer encuentro nacional de salvadoreños graduados en Cuba, que fue convocado por la Embajada de la isla caribeña y contó con la presencia de decenas de profesionales salvadoreños, así como altas autoridades políticas y gubernamentales de la nación centroamericana.

Jóvenes y otros no tanto compartieron vivencias, emociones, intereses, preocupaciones y experiencias, como las del grupo de once salvadoreños que desde enero de este año participó en el contingente internacional de solidaridad con Haití, así como rindieron homenaje a todos aquellos compatriotas suyos caídos en el conflicto civil concluido en 1992 que, como expresaron en la declaración final del encuentro, “al regresar de sus estudios en Cuba, renunciaron a una parte de sus sueños y dieron la vida por un futuro mejor para nuestro país”.

Los congregados reconocieron que haber sido discípulos del sistema de educación cubano, formados en los valores humanos de su pueblo, los comprometía, como profesionales, a mantener ese alto nivel de conciencia, solidaridad y humanismo, que distingue a los profesionales cubanos, sean licenciados, ingenieros, artistas, educadores o médicos, y les permitía poner todos los conocimientos y capacidades aprendidas en Cuba al servicio de su pueblo en este momento histórico que vive El Salvador.

El vicepresidente de la República y Ministro de Educación ad honoren, Salvador Sánchez Cerén, al dirigirse a los participantes, reconoció el potencial que como fuerza laboral altamente calificada simbolizaban todos los graduados y los instó a poner todos los conocimientos aprendidos a disposición del pueblo en la actual coyuntura, a mantenerse unidos para resolver las trabas jurídicas y burocráticas que aún impiden a muchos la plena incorporación laboral y a practicar con sus compatriotas y enseñarles los valores morales y humanos que habían aprendido de sus profesores y compañeros cubanos.

En los últimos cuarenta años cursaron estudios en más de doce centros de enseñanza superior y postgraduada en Cuba más de seiscientos jóvenes salvadoreños –entre los egresados del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, de la Escuela Latinoamericana de Medicina, ELAM, y de otras universidades donde cursaron desde las más diversas ingenierías y licenciaturas hasta diplomados y maestrías. Hasta años recientes, ostentar un diploma de graduado de centros de enseñanza cubanos había sido motivo de escarnio, desprecio y, en ocasiones, de encarcelamiento, muerte o desaparición para muchos jóvenes salvadoreños.

A continuación, el texto íntegro de la Declaración adoptada:

DECLARACIÓN DEL PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE SALVADOREÑOS GRADUADOS EN CUBA

Nosotros, profesionales salvadoreños egresados a lo largo de décadas de universidades cubanas, fruto de la solidaridad del pueblo cubano, nos reunimos en San Salvador para abrazarnos con la patria hermana de José Martí que nos educó, y cuyos hijos han luchado heroicamente durante más de medio siglo contra el más cruel y prolongado bloqueo de la historia, han derrotado agresiones imperialistas, vencido bochornosas campañas de calumnias y enfrentado al más despiadado terrorismo, como lo hacen hoy en cárceles de imperio los cinco héroes, Antonio, Fernando, Gerardo, Ramón y René.

Queremos en primer lugar expresar nuestro agradecimiento al Comandante Fidel Castro Ruz, quien gracias a su visión solidaria y progresista, generó iniciativas y lideró la generosidad de su pueblo y revolución, que nos permitió estudiar en las universidades cubanas, y creó el proyecto de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), del cual muchos somos orgullosos miembros.

Haber sido discípulos del sistema de educación cubano, formados en los valores humanos de su pueblo, nos compromete, como profesionales, a mantener ese alto nivel de conciencia, solidaridad y humanismo, que distingue a los profesionales cubanos, sean licenciados, ingenieros, artistas, educadores o médicos, y nos permite poner todos los conocimientos y capacidades aprendidas en Cuba al servicio de nuestro pueblo en este momento histórico que vive El Salvador.

Este compromiso se ha puesto en evidencia muchas veces en la historia, ya fuera por aquellos jóvenes de los años 80 que al regresar de sus estudios en Cuba, renunciaron a una parte de sus sueños y dieron la vida por un futuro mejor para nuestro país, o por aquellos otros que vinimos después, como nuestros compañeros internacionalistas que se hicieron presentes en Haití, o por los compañeros que se unieron a la Brigada Médica Cubana en San Vicente, así como por muchos otros más que desde las más modestas hasta importantes tareas, trabajan por hacer cumplir el programa político, económico y social del gobierno del FMLN, como es el caso de las Brigadas de acción Social que están hoy colaborando en lugares remotos del país.

Sabemos que vivimos momentos difíciles, que las aspiraciones y necesidades de nuestros compatriotas son grandes y que aún nos falta mucho por hacer, pero tenemos la convicción y la fe de que un mundo mejor es posible. Poco a poco, con el granito de arena que aporta cada persona que se nos une en el camino, estamos construyendo un cambio profundo y verdadero en la vida de nuestro pueblo.

Para comenzar el cambio, basta que cada uno de nosotros se decida a seguir adelante, y se empeñe en cumplir sus sueños, tal como lo hicieron nuestro Comandante Schafik Handal y Monseñor Romero; así como también lo hicieron el Comandante Fidel Castro Ruz, el Dr. Ernesto Che Guevara y nuestros invencibles hermanos cubanos.

Cuba estuvo con nosotros siempre. Nosotros estaremos siempre con Cuba.

¡Hasta la Victoria Siempre!

San Salvador 27 de junio de 2010

EEUU detiene 10 supuestos “espías rusos”; entre ellos, una periodista

Eva Golinger

Publicado en Cubadebate el 28 Junio 2010

La semana pasada, el Presidente Barack Obama compartía una típica comida “americana” con el Presidente de la Federación Rusa, Dmitri Medvedev. Entre hamburguesas y coca colas, los dos jefes de Estado sonreían y proclamaban su relación “estable” y “mejor que nunca”. Hasta Medvedev envió por Twitter las fotos de su agradable comida con su par estadounidense. No esperaba que días después, la Guerra Fría sería resucitada.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció hoy la detención de 10 presuntos “espías rusos”, la mayoría de los cuales son estadounidenses acusados de recibir financiamiento del gobierno ruso para ejecutar operaciones de “inteligencia”. Su principal violación es de la ley FARA (Foreign Agent Registration Act - Ley de Registro de Agentes Extranjeros), que regula y monitorea todo ciudadano o residente estadounidense que recibe financiamiento de un gobierno extranjero para fines políticos o propagandísticos en el país.

Hasta el momento, los 10 detenidos no han sido acusados de espionaje, sino de haber “conspirado para actuar como agentes extranjeros sin estar registrados bajo la ley FARA”.

Entre los detenidos, hay una periodista de Nueva York, de orígen peruano. Vicky Peláez escribía para El Diario/La Prensa, el periódico en idioma español más leído en la Gran Manzana. Era una de pocos periodistas hispanos que criticaba las políticas de Washington hacia América Latina, y que buscaba balance en sus reportajes sobre Venezuela y otros países de la región que normalmente son muy criticados en la prensa estadounidense.

Hasta hoy, ninguna organización internacional que defiende a los periodistas y la libertad de expresión, como el Comité de Proteger a los Periodistas (CPJ), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), o Reporteros sin Fronteras (RSF) ha declarado sobre su detención.

Peláez fue arrestada junto con su esposo, Juan Lázaro, nativo de Uruguay, el domingo en su casa en Yonkers, en las afueras de la ciudad de Nueva York. Según el Departamento de Justicia, Peláez es acusada de haber recibido dinero de un representante del gobierno ruso el 14 de enero del 2000, mientras estaba en un país de Sur América. Presuntamente, su esposo recibió otro paquete de dinero de un agente ruso el 25 de agosto de 2007. Según el expediente, “apenás días después de regresar a Nueva York, pagó casi 8 mil dólares en impuestos que debía” al gobierno estadounidense.

Entonces, ¿recibió dinero de Rusia para pagar sus impuestos en Estados Unidos?

El expediente entregado por el Departamento de Justicia revela que la sede de inteligencia rusa en Moscú había enviado un mensaje a dos de los detenidos. El mensaje decía que su misión principal era “buscar y desarrollar vínculos con los círculos políticos en EEUU”, y luego “enviar informes”. ¿Alto espionaje?

Agentes de la FBI detuvieron a Richard Murphy y Cynthia Murphy en su residencia en Montclair, Nueva Jersey el domingo pasado. También fueron arrestados Anna Chapman en Manhattan; Michael Zottoli y Patricia Mills en Arlington, Virginia; Mikhail Semenko en Alexandria, Virginia; y Donald Howard Heathfield y Tracey Lee Ann Foley en su casa en Boston. Están buscando un sospechoso adicional, Christopher R. Metsos, que parece haberse escapado.

Nueve de los 10 detenidos también fueron imputados por “lavado de dinero”.

La semana pasada, un documento publicado con financiamiento de una agencia estadounidense, National Endowment for Democracy (NED), reveló entre 40 a 50 millones de dólares en financiamiento a grupos políticos en Venezuela que se oponen al gobierno del Presidente Hugo Chávez. Según informes desclasificados desde el 2002, distintas agencias estadounidenses y europeas, como la USAID, NED, Freedom House, Departamento de Estado, Comisión Europea y otras, han financiado partidos y grupos políticos en Venezuela para “salir del gobierno de Chávez”, incluyendo un intento de golpe de Estado en abril 2002.

No obstante, cuando el gobierno venezolano ha acusado (y no arrestado) los grupos e indivíduos que reciben estos fondos, de ser “agentes extranjeros”, el gobierno estadounidense y las “defensoras” internacionales de derechos humanos lo acusan de ser “dictatorial”, “represor” y “violador” de los derechos básicos.

La semana pasada, el Presidente Evo Morales de Bolivia también acusó a la USAID de financiar actividades de desestabilización en su país, alertando a Washington que su agencia estatal podría ser expulsado del país andino.

En Cuba, Alan Gross, un empleado de una contratista de la USAID, Development Alternatives Inc (DAI), fue detenido en diciembre 2009 y acusado de espionaje y subversión. Traía equipos satelitales y de alta tecnología al país caribeño para ser entregados a grupos de la contrarrevolución.

En Venezuela, las agencias internacionales parecen estar involucradas en grandes redes de lavado de dinero, junto a sus “socios” venezolanos. Ingresan los millones de dólares en efectivo al país, sin fiscalizarlos, para evitar los controles sobre el cambio de moneda extranjera que existen en Venezuela para evitar actos ilícitos y fuga de capital.

Las leyes electorales en Venezuela prohíben el financiamiento externo a campañas políticas en el país. No obstante, Washington viola las mismas leyes que hace respetar en su propio territorio.

Irán, la guerra de Obama

Atilio Borón

Amitai Eztioni es uno de los sociólogos más influyentes del mundo. Nacido en Alemania y emigrado a Israel en los años fundacionales de ese estado, se radicó tiempo después en Estados Unidos donde inició una larga carrera académica que lo llevó a transitar por varias de las más prestigiosas universidades de ese país: Berkeley, Columbia, Harvard, hasta culminar, en los últimos años en Washington, D.C., como Profesor de Relaciones Internacionales de la George Washington University. Pero sus actividades no se limitaron a los claustros universitarios: fue un permanente hombre de consulta de diversos presidentes norteamericanos, especialmente de James Carter y Bill Clinton. Y desde el 11/9, con el auge del belicismo su voz ha resonado con creciente fuerza en el establishment norteamericano. Hace pocos días ofreció un nuevo ejemplo de ello.

Incondicional apologista del Estado de Israel, acaba de publicar en la MilitaryReview, una revista especializada del Ejército de Estados Unidos, un artículo que pone en evidencia el “clima de opinión” que prevalece en la derecha norteamericana, el complejo militar-industrial y en los más encumbrados sectores de la administración, y muy especialmente en el Pentágono. El título de su artículo lo dice todo: “Un Irán con armas nucleares, ¿puede ser disuadido?” La respuesta, huelga aclararlo, es negativa. Esta publicación no podía llegar en un momento más oportuno para los guerreristas estadounidenses, cuando reiteradas informaciones -silenciadas por la prensa que se autodenomina “libre” o “independiente”- hablan del desplazamiento de navíos de guerra estadounidenses e israelíes a través del Canal de Suez y en dirección a Irán, lo que hace temer la inminencia de una guerra. En varias de sus últimas “Reflexiones” el Comandante Fidel Castro había advertido, con su habitual lucidez, sobre las ominosas implicaciones de la escalada desatada por Washington en contra de los iraníes, cuya pauta no difiere sino en lo anecdótico de la utilizada para justificar la agresión a Irak: acoso diplomático, denuncias ante la ONU, sanciones cada vez más rigurosas del Consejo de Seguridad, “incumplimiento” de Teherán y el inevitable desenlace militar.

Las sombrías predicciones del Comandante lucen como optimistas por comparación a lo que plantea este tenebroso ideólogo de los halcones norteamericanos. En una entrevista concedida el miércoles pasado a Natasha Mozgovaya, corresponsal del periódico israelí Haaretz en Estados Unidos, Etzioni ratifica lo expresado en la Military Review, a saber: Irán pretende construir un arsenal nuclear y eso es inaceptable. La única opción es un ejemplarizador ataque militar y, es preferible desatarlo un mes antes y no diez días después de que el satanizado Irán disponga de la bomba atómica. En su artículo el profesor de la GWU insiste en señalar que cualquier otra alternativa debe ser descartada: la diplomacia fracasó; las sanciones de la ONU carecen de eficacia; bombardear las instalaciones nucleares no cambiaría muchos las cosas porque, según declaraciones del Secretario de Defensa Robert Gates, lo único que se lograría sería retrasar el avance del proyecto atómico iraní por tres años; y, por último, la disuasión no funciona con “actores no racionales” como el actual gobierno de Irán, dominado por el irracionalismo fundamentalista que contrasta con la mesura y racionalidad de gobernantes israelíes que asesinan a activistas humanitarios en pleno Mediterráneo. Por consiguiente, lo único realmente eficaz es destruir la infraestructura de Irán para imposibilitar la continuación de su programa nuclear.

Ese ataque, agrega, “podría ser interpretado por Teherán como una declaración de guerra total”, pero como las tentativas de diálogo ensayadas por Obama fracasaron es urgente e imprescindible adoptar drásticas medidas si Estados Unidos no quiere perder su predominio en Medio Oriente a manos de Irán. Por sus grandes reservas petrolíferas -sólo superadas por Arabia Saudita y Canada, y muy superiores a las de Irak, Kuwait y los Emiratos- Irán excita el ansia de rapiña del imperialismo norteamericano, que con el 3 por ciento de la población mundial consume el 25 por ciento de la producción mundial de petróleo. Además, no hay que olvidar que la guerra es el principal negocio del complejo militar-industrial, de modo que para sostener sus ganancias hay que utilizar y destruir aviones, cohetes, helicópteros, etcétera. Así, la diabólica pareja formada por la “guerra preventiva” y la “guerra infinita” continúa inalterable su curso, ahora bajo la presidencia de un Premio Nóbel de la Paz cuyo servilismo ante tan oscuros intereses unido a su falta de coraje para honrar ese premio coloca a la humanidad al borde de un abismo.

Lunes, 28 de Junio de 2010

Tomado de Cubaperiodistas