lunes, 28 de junio de 2010

MENOS DINERO PARA DEFENSA DE EU

Al mediodía de hoy lunes 28 de junio, 2010 en C-Span cable TV apareció el Secretario de Defensa de EU Robert Gates seguido por el Subsecretario de Procuraduría de Defensa Ashton Carter (Ash).

Obviamente apurado y con semblante casi disgustado Gates descargo sus pocas palabras respecto a gastos del departamento de defensa y apresuradamente desapareció llamando en voz alta por Ash.

El irresoluto Ash usando muchas pausas, titubeos y cantidad de umhs, habló sobre el crecimiento del departamento de defensa que no será como había sido en el pasado. Sin entrar en detalles dijo que él estaría a cargo y que en una semana sabría más sobre un nuevo programa no de recortes presupuestales sino para buscar y corregir ineficiencias en los presentes programas de defensa.

El crecimiento de la defensa estadounidense no será como en los 10 años pasados sino que crecerá entre 2 y 3%. Es un nuevo estilo de programa que no recortaría estimados de gastos sino que estaría ‘luchando contra la carne’ y ‘eliminando aquello que no sea necesario’. Este nuevo enfoque ‘aplicará la regla de la razón’.

Respondiendo a preguntas de la invisible audiencia Ash empleo desmedido tiempo en explicar la diferencia entre contratos y subcontratos de costo fijo y de costo + % del costo, respuesta que en realidad ni se aplicaba ni contestaba directamente las preguntas. Aunque con diferentes palabras, la misma explicación de los contratos fue repetida al tratar de contestar otras preguntas.

Algunos escépticos quedaron amargamente impresionados con el aparente despilfarro e incompetencia burocrática en el departamento de defensa. Para otros aprensivos tampoco fue difícil concluir que la crisis de esta otra gran depresión económica ya dicta al prestigioso departamento de defensa. Y algunos pocos educados piensan que todo este bla, bla, bla es parte de una cortina de humo para oscurecer la guerra adicional al otro lado del mundo que se avecina.

Después de casi media hora de lo mismo algunos televidentes optaron por apagar la TV.

Latinos sin Fronteras, Los Ángeles.

EL SALVADOR: Guerra civil y guerra social I

Dagoberto Gutiérrez

La guerra aparece en la historia humana desde el momento en que, durante la cacería, la presa es el mismo cazador y no el animal que normalmente se perseguía para ser comido comunitariamente. En realidad la cacería llegó a ser una actividad social que buscaba, cercar y aniquilar a una presa y durante su desarrollo, el cazador aprendió a comunicarse entre sí, a coordinarse, a trabajar en equipo y a descubrir quién de ellos tenía condiciones de jefe.


Por supuesto que las sociedades humanas se organizaron sobre la base de la confrontación entre la igualdad y la desigualdad, entre la discriminación y la indiscriminación y sobre el ejercicio de los poderes de unos sobre otros. Puestas así las cosas es natural que las guerras sean una especie de actividad permanente y la paz una especie de excepción en la vida humana.


La guerra civil de El Salvador duró 20 años, y mostró por eso, la inmensa energía social con que la sociedad cuenta en términos de acuerdos y desacuerdos, de confrontación y concertación, porque toda guerra supone un juego encontrado de estos y otros elementos.


Sin embargo esta guerra que terminó con acuerdos políticos, llamados discrecionalmente acuerdos de paz, no fue seguida por una post-guerra, sino por un acuerdo artificial sobre una paz artificial; se trató en realidad de aniquilar la relación entre paz y justicia, paz y verdad, paz y perdón, paz y reconciliación.


Ninguna guerra termina cuando cesan los disparos y ninguna guerra empieza cuando comienzan los disparos, tanto el principio como el final estallan siempre en la cabeza de los seres humanos, de la misma manera la paz nunca es y nunca ha sido, el simple cese del fuego.


Sin embargo en nuestro país tanto ARENA como el partido FMLN renunciaron a toda reflexión y referencia sobre la guerra, en función de ventajas electorales buscadas en la exaltación artificial de una paz también artificial. Sin post-guerra nadie atendió las consecuencias inevitables en la subjetividad de millones de niños y niñas hijos de la guerra, se abandonó a miles de veteranos de guerra de ambos bandos y se engañó a millones de seres humanos con el sueño artificial de una paz inexistente.


Al mismo tiempo, estalla durante y después de la guerra la migración hacia los Estados Unidos y se destruye la familia salvadoreña. Hay que decir que esta, la familia salvadoreña, es actualmente, el lugar más peligroso para los niñas y niñas del país, y no resulta fácil hablar de familia en esas circunstancias. Antes y después de la guerra El Salvador se convirtió en el primer laboratorio planetario del neoliberalismo, al grado que el proyecto aplicado en Irak por los Estados Unidos, se llamó, “Remember El Salvador” y fue aplicado por el mismo personaje que lo aplicó aquí.


Este modelo aniquiló el sentido público del Estado e instauró el reino del mercado total, se dedicó a construir consumidores y consumidoras y renunció a construir ciudadanías, convirtió a la naturaleza en mercancía y a los seres humanos en una mercancía más e hizo, de cada institución estatal una especie de mercado en donde la ley es regida por la lógica mercantil.


Así las cosas, se desarrolla la violencia como una especie de regla social en donde el poderoso se impone al débil y el más poderoso resulta ser siempre el mercado total, la agresión se convierte en la regla que mide las relaciones entre los seres humanos.


Las instituciones dejan de ser puntos de referencia para muchachos y muchachas y todo o casi todo, lo que huela o proyecte la sombra de gobierno o funcionario, despierta un lógico sentimiento de sospecha y desconfianza. Esta sociedad construida durante 20 años excluye y expulsa al que no es consumidor y no privilegia al comprador sino al que adquiere lo que desea y no lo que necesita.


A veinte años de los acuerdos políticos los seres humanos del país empiezan a percatarse que han estado llamando paz a la guerra y que la sociedad vive, nace y muere en un mundo dominado y determinado por lo que podemos llamar guerra social.


La guerra que terminó fue la civil y la que se empezó a construir es la social y esta es, precisamente, la que necesitamos desmontar pieza a pieza, parte por parte para construir los nuevos términos de convivencia, es decir, una economía nueva, un Estado nuevo libre del mercado, un mercado nuevo al servicio de los seres humanos, una democracia democratizada y un poder político diferente.


Tomado de Co Latino

Editorial Co Latino: Es hora de que gobierno y partido tengan mayor acercamiento

La derecha mediática se ha encargado de, no solo alentar la separación del Presidente de la República, Mauricio Funes, con el partido FMLN; sino que se ha encargado de desnaturalizar las posiciones independientes del uno y el otro. Esto, por supuesto, es parte de la estrategia de la derecha política y empresarial para hacer fracasar el programa de gobierno del cambio.

Hasta hoy, la independencia del gobierno, o mejor dicho del Presidente de la República Mauricio Funes con su partido, el FMLN, ha sido bien vista por la mayoría de salvadoreños, incluyendo a amplios sectores de la militancia del principal partido de izquierda.


Obviamente, hay otros sectores que se han dejado impresionar por la derecha mediática, y han criticado que el Presidente Funes haya abandonado los colores partidarios para vestirse de azul y blanco, como debe ser.


No obstante, en momentos críticos como el que estamos viviendo, el gobierno del cambio y el partido, deben mostrar, no solo coincidencia y preocupación, sino unirse para buscarle respuesta.

Y es que el hecho de que existan sospechas, si no es que evidencias, de que sectores oscuros de la nación estén detrás del incremento de la delincuencia, hasta con características de terrorismo, como lo ocurrido el domingo 20 en Mejicanos, debe acercar más al partido y al gobierno del Presidente Funes, así como a otras fuerzas progresistas y democráticas, para analizar ese tema y enfrentarlo.

El partido FMLN debe poner toda su fuerza activa (militancia) a la defensa de este gobierno, así como las instituciones del Estado y las fuerzas democráticas, pues hay que dejar una clara señal que las conquistas democráticas serán defendidas hasta las últimas consecuencias.

El gobierno ha hecho hasta hoy todo lo posible por combatir a la delincuencia, no obstante, los homicidios no han cesado ni cesarán, mientras fuerzas oscuras sigan promoviendo este clima de violencia y no se le ataque frontalmente. La derecha mediática, mientras tanto, oculta los logros del aparato de seguridad.

El Presidente Funes ha anunciado medidas extraordinarias que, esperamos, den mejores resultados, pero no dudamos que tratarán de boicotearlo, pues, al crimen organizado le interesa demostrar que está sobre el gobierno, que está sobre la nación, y que las y los salvadoreños estamos dominados por el crimen.

Por lo anterior, el partido FMLN y las fuerzas democráticas y progresistas deben acercarse al Presidente Funes no solo para demostrarle su apoyo decidido, sino, para demostrar unidad en la acción.

Cuba: Fidel Castro alerta sobre inminente uso de armas nucleares

En sus más recientes reflexiones tituladas “Saber la verdad a tiempo”, Fidel Castro, asegura que ese será el momento en que se iniciará una terrible guerra donde no es previsible saber cuántas naves se hundirán ni de qué bandera .

Prensa Web RNV

28 Junio 2010, 08:58 AM

La Habana.- El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, afirmó hoy que no alberga la menor duda que tan pronto las naves de guerra de Estados Unidos e Israel intenten inspeccionar el primer buque mercante de Irán, se desatará una lluvia de proyectiles nucleares en una y otra dirección.

En sus más recientes reflexiones tituladas “Saber la verdad a tiempo”, Fidel Castro, asegura que ese será el momento en que se iniciará una terrible guerra en la que no es previsible saber cuántas naves se hundirán ni de qué bandera. En este sentido, señala Fidel, que no es profeta ni adivino, sólo que aplica el razonamiento lógico y sus años de experiencia para saber cómo reaccionará el imperio estadounidense ante esta situación.

Durante la poscrisis nuclear, alerta el líder cubano, no se podrá hablar de capitalismo o socialismo, sólo se abrirá una etapa de administración de los bienes y servicios disponibles en esta parte del continente, impactado terriblemente por esta guerra de verdadero alcance mundial.

La economía de Estados Unidos se derrumbará como castillo de naipes, pues su sociedad es la menos preparada para soportar una catástrofe como la que el imperio ha creado en el propio territorio de donde partió, sentencia Fidel Castro.

Asimismo añade el Comandante, que precisamente advierte de esta situación ya que sería injusto para el pueblo cubano y el mundo que repentinamente conozcan noticias de gravísimos acontecimientos, sin haber escuchado antes nada al respecto.

Ignoramos cuáles serán los efectos ambientales y políticos de las armas nucleares, que inevitablemente estallarán en varias partes de nuestro planeta, y que en la variante menos grave, se van a producir en abundancia, concluye el líder cubano.


Reflexiones del Compañero Fidel: Saber la verdad a tiempo

Cuando escribía cada una de mis Reflexiones anteriores, a medida que una catástrofe para la humanidad se aproximaba aceleradamente, mi mayor preocupación era cumplir el deber elemental de informar a nuestro pueblo.

Hoy estoy más tranquilo que hace 26 días. Como siguen ocurriendo cosas en la corta espera, puedo reiterar y enriquecer la información a la opinión pública nacional e internacional.

Obama se comprometió en asistir el dos de julio al partido de cuartos de final, si su país obtenía la victoria en los octavos de final. Él debiera saber más que nadie, que esos cuartos de final no podrían realizarse ya que antes ocurrirán gravísimos acontecimientos, o al menos debiera saberlo.

El pasado viernes 25 de junio, una agencia internacional de noticias de conocida minuciosidad en los detalles de las informaciones que elabora, publicó las declaraciones del “…comandante de la Armada del cuerpo élite de los Guardianes de la Revolución Islámica, general Ali Fadavi…” -advirtiendo - “…que si Estados Unidos y sus aliados inspeccionan a los barcos iraníes en aguas internacionales ‘recibirán una respuesta en el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz’”.

La información fue tomada de la agencia local de noticias Mehr, de Irán.

Dicha agencia, según el despacho, comunicó: “Fadavi añadió que ‘la Armada de los Guardianes de la Revolución cuenta actualmente con centenares de embarcaciones dotadas con lanzaderas de misiles’.”

La información elaborada casi a la misma hora de lo publicado en Granma, o tal vez antes, parecía en algunos puntos una copia al carbón de los párrafos de la Reflexión elaborada el jueves 24 de junio y publicada en ese periódico el viernes 25.

La coincidencia se explica por el uso elemental que siempre aplico del razonamiento lógico. Yo no conocía una palabra de lo que publicó la agencia local iraní.

No albergo la menor duda de que tan pronto las naves de guerra de Estados Unidos e Israel ocupen sus puestos -junto al resto de las embarcaciones militares norteamericanas ubicadas en las proximidades de las costas iraníes - e intenten inspeccionar el primer buque mercante de ese país, se desatará una lluvia de proyectiles en una y otra dirección. Será el momento exacto en que se iniciará la terrible guerra. No es posible prever cuántas naves se hundirán ni de qué bandera.

Saber la verdad a tiempo es para nuestro pueblo lo más importante.

No importa que casi todos por natural instinto, podría decirse que el 99,9 por ciento o más de mis compatriotas, conserven la esperanza y coincidan conmigo en el deseo sincero de estar equivocado. He conversado con personas de los círculos más cercanos y a la vez recibido noticias de tantos ciudadanos nobles, abnegados y cumplidores de su deber, que al leer mis Reflexiones no impugnan en lo más mínimo sus consideraciones, asimilan, creen y tragan en seco los razonamientos que expongo, sin embargo, dedican de inmediato su tiempo a cumplir con el trabajo, al que consagran sus energías.

Eso es precisamente lo que deseamos de nuestros compatriotas. Lo peor es que repentinamente se conozcan las noticias de gravísimos acontecimientos, sin haber escuchado antes noticia alguna sobre tales posibilidades, entonces cundirá el desconcierto y el pánico, que sería indigno de un pueblo heroico como el cubano, que estuvo a punto de ser objetivo de un ataque nuclear masivo en octubre de 1962, y no vaciló un instante en cumplir el deber.

En el desempeño de heroicas misiones internacionalistas, combatientes y jefes valientes de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias estuvieron a punto de ser víctimas de ataques nucleares contra las tropas cubanas que se aproximaban a la frontera sur de Angola, donde las fuerzas racistas sudafricanas habían sido desalojadas tras la batalla de Cuito Cuanavale y se atrincheraban en la frontera con Namibia.

El Pentágono, con el conocimiento del Presidente de Estados Unidos, suministró a los racistas sudafricanos alrededor de 14 armas nucleares a través de Israel, más poderosas que las que fueron lanzadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, como hemos explicado en otras reflexiones.

No soy profeta ni adivino. Nadie me informó una palabra de lo que iba a ocurrir; todo ha sido fruto de lo que hoy califico como el razonamiento lógico.

No somos novatos ni entrometidos en este complicado tema.

En la poscrisis nuclear, se puede augurar lo que ocurrirá en el resto de América de lengua iberoamericana.

En tales circunstancias, no se podrá hablar de capitalismo o socialismo. Sólo se abrirá una etapa de administración de los bienes y servicios disponibles en esta parte del continente. Inevitablemente seguirán gobernando cada país los que hoy están al frente del gobierno, varios muy cercanos al socialismo y otros llenos de euforia por la apertura de un mercado mundial que hoy se abre para los combustibles, el uranio, el cobre, el litio, el aluminio, el hierro, y otros metales que hoy se envían a los países desarrollados y ricos que desaparecerá repentinamente.

Abundantes alimentos que hoy se exportan a ese mercado mundial también desaparecerán de forma abrupta.

En semejantes circunstancias, los productos más elementales que se requieren para vivir: los alimentos, el agua, los combustibles y los recursos del hemisferio al sur de Estados Unidos, abundan para mantener un poco de civilización, cuyos avances descontrolados han dirigido la humanidad a semejante desastre.

Hay, sin embargo, cosas muy inciertas todavía, ¿podrán abstenerse las dos más poderosas potencias nucleares, Estados Unidos y Rusia, de emplear una contra la otra sus armas nucleares?

Lo que no cabe la menor duda es que desde Europa, las armas nucleares de Gran Bretaña y Francia, aliadas a Estados Unidos e Israel -que impusieron con entusiasmo la resolución que inevitablemente desatará la guerra, y ésta, por las razones explicadas, de inmediato se volverá nuclear-, amenazan el territorio ruso, aunque el país al igual que China ha tratado de evitar en la medida de las fuerzas y las posibilidades de cada una de ellas.

La economía de la superpotencia se derrumbará como castillo de naipes. La sociedad norteamericana es la menos preparada para soportar una catástrofe como la que el imperio ha creado en el propio territorio de donde partió.

Ignoramos cuáles serán los efectos ambientales de las armas nucleares, que inevitablemente estallarán en varias partes de nuestro planeta, y que en la variante menos grave, se van a producir en abundancia.

Aventurar hipótesis sería pura ciencia ficción de mi parte.


Fidel Castro Ruz

Junio 27 de 2010

2 y 15 p.m.