domingo, 27 de junio de 2010

Vibrar con los retos del planeta

Llamamiento de la UJC a los estudiantes y jóvenes en vísperas de la etapa vacacional. Junto al descanso, el esparcimiento y al aporte productivo, debe prevalecer el seguimiento a las noticias de nuestros medios de comunicación su lectura e interpretación y el debate de la manera más eficaz y práctica

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
27 de Junio del 2010 0:26:05 CDT

Que los hechos no nos sorprendan absolutamente desprevenidos.
Fidel, Junio 24 de 2010


En la profunda reflexión del Comandante en Jefe: Cómo me gustaría estar equivocado, aparecida el pasado día 25 de junio en nuestra prensa, se aprecia la preocupación constante del líder de la Revolución Cubana ante las amenazas imperiales que se ciernen sobre el mundo.


Su exhortación para que nuestros jóvenes y niños no se enfrenten desprevenidos a estas realidades, es una convocatoria a no perder un minuto en la transmisión de mensajes y argumentos que actualicen y brinden la información real y objetiva de lo que está sucediendo.


En la etapa de verano, que está por iniciarse, no podemos descuidar tan importante llamado. Junto al merecido descanso y el esparcimiento, al aporte productivo, que oportuna y racionalmente se programe, debe prevalecer el seguimiento a las noticias de nuestros medios de comunicación, la lectura e interpretación de la prensa y el espacio para profundizar y debatir de la manera más eficaz y práctica.


Los cantos de sirena del capitalismo, con sus banalidades y espejismos, no deben impedirnos la asimilación de una realidad cada vez más alarmante, que solo es comprensible desde un razonamiento sereno y bien argumentado.


Nuestra alegría, que por sobre carencias y dificultades nos distingue en todo el mundo, y nuestras ganas de vivir, trabajar y soñar, bajo el sol de esta isla, no pueden permanecer ajenas ni un instante a los retos que enfrenta el planeta.


Unión de Jóvenes Comunistas

Y ELLOS LE LLAMAN DEMOCRACIA (desde Toronto con Urgencia)

Lucio Cappellaro

La Canadian Charter of Rights and Freedoms, es decir la Carta Canadiense de Derechos y Libertades, que es el equivalente a la constitución de Canadá, garantiza la libertad de expresión, libertad de movimiento y libertad de asociación, entre otras libertades y derechos básicos de todos los canadienses y es parámetro ante el cual el gobierno de Canadá mide y juzga a otros gobiernos y estados. El día de hoy he visto esos derechos pisoteados y no solo los he visto yo, los ha visto un mundo atónito y perplejo ante la transformación de una pacifica ciudad como lo es Toronto, a un estado policial y dictatorial del tipo más despreciable y repudiable que se pueda imaginar. Sin entrar en todos los detalles que hay sobre semejante barbarie, me presto a relatar lo que mis sentidos han vivido y lo que mi corazón en este momento me permite expresar.

Alrededor de la 1:00 PM (y bajo la lluvia) inició una manifestación pacífica con alrededor de 10 mil participantes. Dicha manifestación se llevó a cabo en protesta total y absoluta a la reunión del Grupo de los 8 (G8) y del Grupo de los 20 (G20), ambas llevadas a cabo en la Provincia de Ontario, Canadá; la primera de dichas reuniones fue conducida en la exclusividad y lejanía de Muskoka y la segunda en las entrañas del distrito financiero de Toronto. Todo comenzó en paz y orden, sin embargo el despliegue militar y policial que se llevó a cabo, provocó y ocasionó desordenes. La policía de Toronto en su accionar digno de cualquier sistema represivo del mundo, no escatimó esfuerzo en reprimir y oprimir a la población civil.

Antes de continuar, déjenme darles unos pocos y generales datos de información con respecto a los gastos y planes de seguridad de las reuniones de la jauría rabiosa que falsamente representan a la población digna y trabajadora del mundo. El año pasado cuando la ciudad de Pittsburgh fue la anfitriona de la repartición del pastel del G20 los gastos de seguridad rondaron alrededor de 18 millones de dólares americanos, este año los costos de seguridad de ambas reuniones rondan más de 1 billón de dólares (y el monto sigue subiendo), todo esto aunado al hecho de que la población civil ha sido separada físicamente por una barrera de alrededor de 3 mts. que circunda todo el distrito financiero de la ciudad de Toronto. La policía ha sido facultada con poderes especiales e ilimitados para poder arrestar a cualquiera, bajo la más leve sospecha, duda o simplemente deseo policial. La manifestación pacífica fue llevada a kilómetros de distancia de donde la reunión de los títeres de turno se llevaría a cabo, las autoridades no permitieron que la población ejerciera su derecho de protesta más cerca. El acceso a la misma fue cortado al ser suspendido el transporte público en el área (alrededor de 20 estaciones del metro fueron cerradas, así mismo fue cortado el servicio de autobús), esto obligo a mucha gente a caminar por cuadras bajo la lluvia, para llegar al punto de partida.

La manifestación fue seccionada por la policía (que numeraba alrededor de 5 mil). Cabe mencionar que la policía de Toronto tiene alrededor de 5,710 miembros jurados y 2,500 miembros en vías de juramentación, lo cual quiere decir que la gran mayoría de la policía de Toronto esta replegada en estas acciones represivas. Para ayudar a brindar seguridad a los mal llamados líderes mundiales otras ciudades y regiones de Canadá, como Calgary, Vancouver y la Región de Peel han enviado a gran parte de sus divisiones antimotines, todo esto aunado a la policía Provincial de Ontario, la policía Montada (parte del gobierno Federal) y el ejército canadiense ha dado paso a que la ciudad este prácticamente en estado de sitio y ley marcial. Al ser dividida la manifestación por la policía, los disturbios comenzaron y ocurrieron actos de vandalismo, también ocurrieron actos de represión y opresión sin precedente en este país. Las fuerzas de seguridad comenzaron a repartir palo a todo el que pasara, también tiraron gases lacrimógenos en Queen´s Park (Parlamento provincial de Ontario). Cabe mencionar que como manifestación pacífica que era entre los manifestantes habían personas de todo tipo, habían familias enteras con niños muy pequeños a quienes portaban en sus respectivos cochecitos, habían ancianos, habían personas en muletas y en sillas de ruedas.

Al calmarse un poco las aguas se convergió en las afueras del Parlamento Provincial, como había sido planeado y autorizado previamente. Mi participación y testimonio aunque mínimos se enfocan en ese lugar y en ese momento. Eran alrededor de las 6:00 PM. y alrededor de 1,500 personas y 1,000 policías antimotines reforzados por alrededor de 50 policías a caballo y un numero inmenso de carros patrulla armados hasta los dientes y francotiradores apostados en todos los edificios que rodean el lugar (son muchos y entre ellos han varios hospitales), se vieron las caras de frente. A los gritos y cantos de protesta y repudio ante tales acciones policiales de paranoia militarista y dictatorial, siguió el avance policial, sin aviso y sin provocación. Ante las miradas de terror, de miedo, de rabia y de perplejidad de los manifestantes pacíficos que nos encontrábamos en el lugar, la división a caballo avanzo si reparo y sin tolerancia, sobre los ciudadanos que nos encontrábamos ejerciendo nuestros derechos. Usando tácticas represivas que no fallan, las fuerzas policiales procedieron a ejecutar el desalojo del lugar usando la maniobra del "cangrejo", arrollando a su paso a mujeres, niños, ancianos, discapacitados y demás participantes. Fue algo patético y despreciable, pero más patético y despreciable fue el trabajo de los medios de comunicación, que se ensañaron en grabar y en documentar los disturbios, los actos de vandalismo e hicieron caso omiso de las acciones represivas y opresivas de las fuerzas policiales sobre un grupo de personas que pacíficamente se manifestaban cual es su derecho.

He que acá como hombre que se dice consecuente, repudio total y absolutamente estas acciones y condeno que se gaste más de un billón de dólares en medidas represivas, mientras millones de niños se mueren analfabetos y hambrientos. Me declaro pública y enérgicamente en contra de las ideologías baratas que condenan a Cuba y a su pueblo y facilitan el genocidio de los pueblos del tercer mundo. Desprecio a gritos que se condicionen las limosnas que los países ricos dan a los países sometidos bajo sus botas. Me Declaro en contra de cualquier solución que ellos puedan ofrecer a la crisis que ellos causaron y que nosotros estamos pagando. Que sigan con la represión y con la opresión, con los golpes, nosotros (los tercos y necios), seguiremos acá luchando por un mundo mejor, así nos quiebren los huesos. Me rehúso vehementemente a ser participe pasivo de esa farsa a la que ellos llaman democracia. Las ideas no se paran, como tampoco se para la sed de justicia, libertad e igualdad. Estamos y estaremos acá. Hasta La Victoria Hoy Y Siempre.

Toronto, Canadá, 26 de junio de 2010