jueves, 24 de junio de 2010

Reflexiones del Compañero Fidel: Cómo me gustaría estar equivocado

Cuando estas líneas se publiquen en el periódico Granma mañana viernes, el 26 de Julio, fecha en la que siempre recordamos con orgullo el honor de haber resistido los embates del imperio, quedará distante, a pesar de que faltan sólo 32 días.

Los que determinan cada paso del peor enemigo de la humanidad -el imperialismo de Estados Unidos, una mezcla de mezquinos intereses materiales, desprecio y subestimación a las demás personas que habitan el planeta- lo han calculado todo con precisión matemática.

En la reflexión del día 16 de junio escribí: ”Entre juego y juego de la Copa Mundial de Fútbol, las diabólicas noticias se van deslizando poco a poco, de modo que nadie se ocupe de ellas.”

El famoso evento deportivo ha entrado en sus momentos más emocionantes. Durante 14 días, los equipos integrados por los mejores futbolistas de 32 países han estado compitiendo para avanzar hacia la fase de octavos de final; después vendrán sucesivamente las fases de cuartos de final, semifinales y el final del evento.

El fanatismo deportivo crece incesantemente, cautivando a cientos y tal vez miles de millones de personas en todo el planeta.

Habría que preguntarse cuántos, en cambio, han conocido que desde el 20 de junio naves militares norteamericanas, incluido el portaaviones Harry S. Truman, escoltado por uno o más submarinos nucleares y otros buques de guerra con cohetes y cañones más potentes que los de los viejos acorazados utilizados en la última guerra mundial entre 1939 y 1945, navegaban hacia las costas iraníes a través del canal de Suez.

Junto a las fuerzas navales yankis avanzan buques militares israelitas, con armamento igualmente sofisticado, para inspeccionar cuanta embarcación parta para exportar e importar productos comerciales que el funcionamiento de la economía iraní requiere.

El Consejo de Seguridad de la ONU, a propuesta de Estados Unidos, con el apoyo de Gran Bretaña, Francia y Alemania, aprobó una dura resolución que no fue vetada por ninguno de los cinco países que ostentan ese derecho.

Otra resolución más dura fue aprobada por acuerdo del Senado de Estados Unidos.

Con posterioridad, una tercera, más dura todavía, fue aprobada por los países de la Comunidad Europea. Todo tuvo lugar antes del 20 de junio, lo que motivó un viaje urgente del Presidente francés Nicolás Sarkozy a Rusia, según noticias, para entrevistarse con el jefe de Estado de ese poderoso país, Dmitri Medvédev, con la esperanza de negociar con Irán y evitar lo peor.

Ahora se trata de calcular cuándo las fuerzas navales de Estados Unidos e Israel se desplegarán frente a las costas de Irán, y unirse allí a los portaaviones y demás buques militares norteamericanos que montan guardia en esa región.

Lo peor es que, igual que Estados Unidos, Israel, su gendarme en el Medio Oriente, posee modernísimos aviones de ataque y sofisticadas armas nucleares suministradas por Estados Unidos, que lo convirtió en la sexta potencia nuclear del planeta por su poder de fuego, entre las ocho reconocidas como tales, que incluyen a la India y Paquistán.

El Sha de Irán había sido derrocado por el Ayatollah Ruhollah Jomeini en 1979 sin emplear un arma. Estados Unidos le impuso después la guerra a aquella nación con el empleo de armas químicas, cuyos componentes suministró a Irak junto a la información requerida por sus unidades de combate y que fueron empleadas por estas contra los Guardianes de la Revolución. Cuba lo conoce porque era entonces, como hemos explicado otras veces, Presidente del Movimiento de Países No Alineados. Sabemos bien los estragos que causó en su población. Mahmud Ahmadineyad, hoy jefe de Estado en Irán, fue jefe del sexto ejército de los Guardianes de la Revolución y jefe de los Cuerpos de los Guardianes en las provincias occidentales del país, que llevaron el peso principal de aquella guerra.

Hoy, en el 2010, tanto Estados Unidos como Israel, después de 31 años, subestiman al millón de hombres de las Fuerzas Armadas de Irán y su capacidad de combate por tierra, y a las fuerzas de aire, mar, y tierra de los Guardianes de la Revolución.

A éstas se añaden los 20 millones de hombres y mujeres, entre 12 y 60 años, escogidos y entrenados sistemáticamente por sus diversas instituciones armadas entre los 70 millones de personas que habitan el país.

El gobierno de Estados Unidos elaboró un plan para llevar a cabo un movimiento político que, apoyándose en el consumismo capitalista, dividiera a los iraníes y derrocara el régimen.

Tal esperanza es ya inocua. Resulta risible pensar que con las naves de guerra estadounidenses, unidas a las israelitas, despierten las simpatías de un solo ciudadano iraní.

Creía por mi parte inicialmente, al analizar la actual situación, que la contienda comenzaría por la península de Corea, y allí estaría el detonante de la segunda guerra coreana que, a su vez, daría lugar de inmediato a la segunda guerra que Estados Unidos le impondría a Irán.

Ahora, la realidad cambia las cosas en sentido inverso: la de Irán desatará de inmediato a la de Corea.

La dirección de Corea del Norte, que fue acusada del hundimiento del “Cheonan”, y sabe de sobra que fue hundido por una mina que los servicios de inteligencia yanki lograron colocar en el casco de esa nave, no esperará un segundo en actuar tan pronto en Irán se inicie el ataque.

Es muy justo que los fanáticos del fútbol disfruten a su antojo de las competencias de la Copa del Mundo. Cumplo sólo el deber de exhortar a nuestro pueblo, pensando sobre todo en nuestra juventud, llena de vida y esperanzas, y especialmente en nuestros maravillosos niños, para que los hechos no nos sorprendan absolutamente desprevenidos.

Me duele pensar en tantos sueños concebidos por los seres humanos y las asombrosas creaciones de las que han sido capaces en sólo unos pocos miles de años.

Cuando los sueños más revolucionarios se están cumpliendo y la Patria se recupera firmemente, ¡cómo me gustaría estar equivocado!


Fidel Castro Ruz

Junio 24 de 2010

9 y 34 p.m.

REPORTE PARA RADIO HABANA CUBA 25 DE JUNIO DE 2010

AUDIO

Este domingo 20 de junio, El Salvador ha vivido una de las experiencias más terribles en su historia, y que ha causado un duro impacto en la sociedad, cuando en un municipio del departamento de San Salvador, un grupo de maleantes han asaltado un bus urbano y lo ha incendiado con los pasajeros en su interior, muriendo al menos quince de ellos.

Indudablemente, este bestial acontecimiento ha provocado el repudio generalizado de la población y posiblemente una disposición renovada de todos por buscar las medidas que tengan que aplicarse para combatir esta ola de criminalidad que sigue abatiendo a los salvadoreños.

El presidente de la República, Mauricio Funes, ha comparecido junto a su gabinete de seguridad en un mensaje a la nación por los diferentes medios de comunicación este miércoles, en el que ha calificado esta acción como un acto terrorista emprendido por sectores que pretenden desestabilizar este gobierno del cambio, que precisamente enfatizó que no de pondrá de rodillas ante los criminales.

Recordó que los cuerpos de seguridad actuaron inmediatamente, y en tiempo record han capturado a una decena de individuos, a quienes se les ha encontrado armas, algunas de ellas utilizadas durante la masacre de la ciudad de Mejicanos. Asimismo anunció la puesta en marcha, antes de tiempo, de medidas programadas para vigilar y asegurar perimetralmente la mayoría de los centros penitenciarios, de donde se ha detectado que parten las órdenes de ejecución de crímenes, secuestros y extorsiones en manos de las pandillas. Esta labor está siendo ejecutada por miembros del Ejército y grupos élites de la Policía Nacional Civil, tal como estaba planeado.

Con el mismo objetivo anunció la propuesta de una legislación que criminalice la pertenencia a dichas pandillas, acá llamadas maras, así como otras disposiciones encaminadas a estrechar el cerco a estos grupos que por años han puesto en zozobra a la población. En el mensaje presidencial, el señor Funes también señaló que lo que sucede actualmente es efecto de lo que llamó literalmente “herencia maldita”, ya que precisamente en administraciones anteriores no se aplicaron las medidas apropiadas, y en algunas ocasiones se permitió o favoreció el crecimiento del crimen organizado.

Diversos sectores se han pronunciado al respecto, alertando que les llama la atención que estos hechos sucedan casi en consonancia o en respuesta a algunos éxitos de las autoridades – posiblemente reducidos –en la resolución de algunos crímenes o capturas de bandas asesinas; o la percepción de que se intenta crear desestabilización mientras algunos sectores insinúan que el actual se trata de un Estado casi fallido, o que ha sido rebasado por la delincuencia.

Por cierto, algunos personeros de gobiernos anteriores de la derechista Arena, hoy aparecen ante los medios como especialistas de seguridad que pretenden decirle al actual gobierno lo que tiene que hacer, o forzando que se tomen medidas calificadas como demagógicas, como la pena de muerte, ya que de todas maneras, de ponerse en práctica sería después de dos legislaturas diferentes. En última instancia, el presidente ha rechazado los consejos de quienes en el pasado inmediato fracasaron estruendosamente.

La mayoría de la población ve con buenos ojos las medidas del gobierno, y aprecia con confianza la disposición del presidente, quien también ha repudiado públicamente que mientras el país pasa por este doloroso momento, sectores de la derecha estén rindiéndole honores y homenajes a un golpista, tratándose del tristemente célebre Roberto Micheletti, quien en acto público fue condecorado por el alcalde de San Salvador, Norman Quijano, de la ex gobernante Arena.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


LA HISTORIA SE REPITE: LOS LIBERALES TAMBIÉN PATEAN…

Jorge Gómez Barata

Cincuenta y cinco años después, en otra guerra que no ha sido ganada y por las mismas razones, Barack Obama hace lo que Harry Truman cuando echó de su cargo a Douglas MacArthur. El general Stanley McChrystal que fue envido al frente para ganar la guerra, además de no hacer su trabajo criticó lo que no podía criticar.

De paso, el presidente aprovechó para en ocho minutos, ratificar su credo y defender ciertos fundamentos de la doctrina liberal, según el cual los militares que disponen de la fuerza de las armas, no cuentan con el poder para decidir dónde y cuándo utilizarlas, cosa que corresponde a las autoridades electas. “No se trata de una ofensa personal —señaló Obama—, sino de creer en las instituciones…”

Veterano de la Primera Guerra Mundial, MacArthur se cubrió de gloria al frente de las tropas aliadas en el Pacifico, estaba al mando cuando se ordenó el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki y el 29 de agosto de 1945, a bordo del acorazo US Missouri, firmó las actas de capitulación de Japón. Concluida la guerra fue nombrado Comandante Supremo Aliado en Japón y desde ese cargo dirigió la ocupación e inició la recuperación y la democratización de aquel país.

Cuando el 27 de junio de 1950, dos días después de iniciada la Guerra de Corea, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acordó una resolución de condena a Corea del Norte y la formación de una fuerza de restablecimiento de la paz, integrada casi exclusivamente por el VIII Ejército de los Estados Unidos, Douglas MacArthur recibió el mando y la encomienda de conducir la guerra.

A partir de sus experiencias en la lucha en el Pacifico, basada en operaciones de desembarco con apoyo aéreo y naval, MacArthur desplazó rápidamente varias divisiones desde Japón y mientras contenía a las tropas de Corea del Norte que habían tomado Seúl y penetrado profundamente en Corea del Sur, desembarcó tropas en la retaguardia, empujándolos hacía sus puntos de partida; explotando el éxito, cruzó la frontera formada por el paralelo 38 y, y avanzó hacia los límites con China.

La recién proclamada República Popular China que entonces no estaba reconocida por los Estados Unidos ni por sus aliados occidentales ni era miembro de la ONU y su puesto en el Consejo de Seguridad era usurpado por Taiwán, había advertido que en el momento en que las tropas norteamericanas salieran al río Yalu, entraría en la guerra. De ese modo el conflicto podía implicar a la Unión Soviética que ya contaba con armas atómicas.

Tal como había declarado, cuando las avanzadas norteamericanas salieron al río Yalu que forma parte de la frontera entre China y Corea del Norte, encontraron allí la resistencia de voluminosos contingentes chinos que, junto a las tropas norcoreanas detuvieron el avance, pasaron a la ofensiva e hicieron retroceder a los efectivos de MacArthur hasta más allá de Seúl.

En ese contexto, cuando el VIII ejército estadounidense fuertemente reforzado retomó la ofensiva, obligando a retroceder a las topas de Corea del Norte y a los voluntarios chinos, el presidente Harry Truman, para evitar que el conflicto implicar directamente a China y la Unión Soviética, ordenó a su comandante limitarse a restablecerla frontera ubicada en el paralelo 38. La decisión disgustó a MacArthur que incluso había solicitado autorización para utilizar bombas atómicas contra China.

Ante la negativa de Truman el veterano general acudió a la prensa para criticar públicamente la política trazada por la Casa Blanca, llegando a señalar que las debilidades políticas podían entregar Asia al comunismo. Al no reaccionar a los llamados de atención y a la indicación de que cesara tales declaraciones, MacArthur fue destituido y pasado a retiro.

La destitución de MacArthur, manipulada por los partidarios del anticomunismo más furibundo que empujaban a la administración hacía la confrontación con la Unión Soviética a la que soñaban con destruir aprovechando la superioridad nuclear, hicieron a Truman el más impopular de los presidentes norteamericanos y convirtieron a MacArthur en una celebridad, que trató de aprovechar la coyuntura para dedicarse a la política y convertirse en presidente, cometido en el que fracasó.

Sin los meritos ni la popularidad de MacArthur, el general Stanley McChrystal, al mando de las tropas norteamericanas en Afganistán, sin razones conocidas que lo motivaran; además de no ganar la guerra que era su tarea, se permitió y permitió a su Estado Mayor, emitir criterios acerca de la conducción de la política norteamericana por parte del presidente. Una entrevista concedida a la revista Rolling Stones, hizo a Obama tomar la difícil decisión de cambiar de caballo a mitad del río.

Tal vez el general McChrystal que no podía ignorar las consecuencias de su indisciplina haya optado por una retirada táctica, prefiera no insistir en una guerra que tal vez no pueda ser ganada y se reserve para empeños políticos mayores. Si bien la destitución del mando en campaña no es entre los militares un merito, el uniformado puede haber calculado que confrontar y tratar de ridiculizar a una administración liberal, es rentable de cara la búsqueda por la derecha republicana de una figura política reciclable.

No obstante, sin un pasado heroico de MacArthur y con techo de vidrio por haber encabezado el Comando de Operaciones Especiales, a cargo del trabajo sucio en el Pentágono, el futuro político del general cesante no parece exactamente prometedor. Allá nos vemos.

La Habana, 24 de Junio de 2010

Sobre los latinoamericanos en Estados Unidos (II)

Andrés Gómez, director de Areítodigital

(foto Virgilio PONCE)

Miami.- Continuando con el propósito de saber sobre la población latinoamericana y de origen latinoamericano en este país que es esencial para entender las razones que sostienen el agrio debate sobre la cuestión de la inmigración y especialmente sobre la inmigración ilegal proveniente de Latinoamérica, que es la raíz de la controversia, en este corto trabajo proseguiré sobre estos temas.

Según estudios demográficos del Pew Hispanic Center (PHC), un respetado instituto que estudia la población latinoamericana en Estados Unidos, la población indocumentada en este país ha aumentado más de un 40% desde el Censo del año 2000, cuando era estimada ser 8.4 millones de personas. Los estimados para 2008 consideran a esta población ser 11.9 millones de personas, lo que equivale al 4% de la población estadounidense en ese año. En 2005 este mismo instituto estimó que el 81% de todos los inmigrantes indocumentados eran latinoamericanos.

Este instituto también estima que el promedio de inmigrantes indocumentados fue de 800 mil personas anualmente entre 2000 y 2004, aunque también estima que este flujo disminuyó a 500 mil personas anuales entre 2005 y 2008. Mientras, el flujo de inmigrantes legales se mantuvo relativamente estable durante la pasada década e, inclusive, estudios indican que entre 2005 y 2008 la entrada de inmigrantes legales --con residencia permanente-- fue superior al de aquellos que no tienen documentación legal.

La depresión económica en Estados Unidos y la naturaleza represiva de las leyes de inmigración y de su aplicación por las autoridades se consideran ser las dos principales razones para la disminución del flujo de inmigrantes indocumentados, especialmente de Latinoamérica.

Estudios del Pew Hispanic Center, basados en los datos del Buró del Censo de Estados Unidos, estiman que durante los últimos años el crecimiento de la población latinoamericana, legal e ilegal, principalmente en determinados centros urbanos, ha sido significativo.

Por ejemplo, entre el 2000 al 2008, la población latinoamericana en el Condado Dallas, en el estado de Texas, fronterizo con México, y donde se encuentra la ciudad de ese mismo nombre, aumentó en un 42%, y ésta ha llegado a ser el 39% del total de la población de ese condado.

En el Condado Miami-Dade, donde nos encontramos nosotros, la población latinoamericana se estima que sea el 63% del total de población del nuestro condado, y ésta aumentó en un 16% entre los años 2000 al 2008.

También en el estado de Texas, en el Condado Harris, donde se encuentra la ciudad de Houston, el crecimiento de la población latinoamericana entre el 2000 y el 2008 fue del 40%, constituyendo esa población para el 2008 el 39% del total de la población de ese condado.

En California, también estado fronterizo con México, en el Condado San Bernardino, en este caso un área principalmente agrícola situado en el sur de ese estado, el crecimiento de la población latinoamericana entre el 2000 al 2008 fue del 45%, llegando a ser ésta el 47.5% del total de la población de ese condado.

Asimismo en el controversial estado de Arizona, fronterizo con México, en el Condado Maricopa, donde se encuentra la ciudad de Phoenix, la capital de ese estado, el crecimiento de la población latinoamericana entre el 2000 al 2008 fue del 60%, ese último año ésta llegó a constituir el 31% del total de la población de ese condado.

Según el Buró del Censo el índice de crecimiento poblacional anual de Estados Unidos se estima ser el 0.9%.

En próximos artículos continuaré tratando sobre estos asuntos que son de vital importancia para nuestras comunidades.//

24 de junio de 2010

* Andrés Gómez, periodista cubano residente en Miami.