miércoles, 23 de junio de 2010

Yo regreso graduado

Por Nuria Barbosa León*

De tez es oscura, facciones indígenas, hablar bajo, cadencia al seseo, así es el joven de bata blanca

que teme a la entrevista para no exaltar un protagonismo no merecido. Sus palabras…

Mi nombre es Vicente Castro Cruz, soy boliviano, específicamente de Cochabamba, de una provincia que se llama Aiquile. Es un lugar que se encuentra entre el límite de Santa Cruz, Cochabamba y Chuquisaca.

¿Cómo es el lugar y las personas?

Geográficamente es un valle, como todo Cochabamba. Un lugar donde se siembra bastante maíz, frutas y cultivos como la naranja, el durazno. Allá se producen muchas variedades frutales. La tierra es bien fértil. La gente es muy tranquila. Sufrimos un terremoto en 1998 que acabó con toda la provincia. Ahora se ha recuperado bastante y se ha convertido en una gran ciudad, aunque la municipalidad prohibió construir más casas pero se han duplicado el número de los moradores. Es un lugar importante porque estamos en la carretera principal entre Sucre, Cochabamba y Santa Cruz.

¿Cómo fue que te enteraste de la beca en Cuba y cómo fue el proceso de selección?

Yo era estudiante becado en Cochabamba. Tenía buenos rendimientos académicos y logré obtener una beca gratuita porque salió un programa en los colegios para los mejores estudiantes de las provincias. Hablo del año 2002. Todavía no estaba el gobierno de Evo Morales, y las opciones de estudio eran muy escasas. En ese proceso de acreditarme para ir a estudiar, fue que me llamó el alcalde de mi provincia y me ofreció la beca en Cuba. Me dijo que si yo quería venirme a Cuba debía responderle el mismo día porque había muchos jóvenes deseosos de tomar esa opción. Recuerdo que me llamó un jueves a las cuatro de la tarde y sólo me concedió hasta las cinco de la tarde para la confirmación. En menos de una hora llamé a mi familia y dije con toda seguridad: “Me voy a Cuba”. Faltaba mucho tiempo para las cinco y llamé al alcalde quien me explicó que debía ir a la embajada a realizar unos exámenes de conocimiento. El viernes ya estaba en La Paz, presentándome en la embajada. Estuve bajo la tutela del diputado de mi provincia. Era la primera vez que yo viajaba a La Paz y no tenía dinero para costearme ese viaje. El diputado me dio el alojamiento y la comida. Luego rendí los exámenes y pasé la entrevista con los médicos cubanos. Así me gané la beca para Cuba.

¿Quién costeo los gastos del viaje hacia la Isla?


El alcalde de mi pueblo hizo un acuerdo con mi papá, quien es empleado de la alcaldía (trabaja en la limpieza). Quedaron en que el alcalde pondría el dinero para que yo viniera a Cuba que se iría descontando del salario de mi padre. Como no había otra posibilidad, mi padre aceptó.

¿Cuántos miembros hay en tu familia?

Yo vivo con mi abuela. Mi madre falleció cuando yo tenía meses de nacido. Mi abuela y una tía se ocuparon de mí. El sostén de la casa es mi tía que trabaja en una oficina como secretaria.

¿Qué sabías de Cuba antes de venir?


De Cuba no sabía nada. A duras penas yo la veía en el mapa. A alguien le oí hablar de Fidel, pero yo pensé que Fidel era un personaje que había muerto. No imaginé nunca lo que encontré en este país. No tenía ningún conocimiento de Cuba.

¿Cuándo llegaste a Cuba qué te sorprendió?

La gente. La gente es muy comunicativa, muy alegre. También me impresionó que uno pueda caminar libremente por la calle, con gran seguridad. Siempre recibes ayuda de cualquier persona. Me llama mucho la atención la igualdad, o sea, acá no se marca esa diferencia de que hayan quienes pertenecen a una alta sociedad, otros sean de media y otros de baja. Algo que se ve bastante en mi país, se nota en la forma de vestir, y se ven muchas diferencias sociales. Acá no se ve eso, yo no lo he visto.

¿Por qué elegiste estudiar medicina?

Ese fue un sueño que tuve que posponer. Yo no podía acceder a una beca de medicina.

Si hubiese querido estudiar medicina en tu país cuánto te hubiese costado

Es mucho dinero, el ingreso cuesta cien dólares y un libro de medicina cuesta esa misma cifra. En mi país yo no había pensado estudiar medicina.

¿Qué pensabas estudiar entonces?

Yo postulé para estudiar auditoría, era lo que tenía a mi alcance porque se ofrecía la beca gratis. También pensé que mi país necesita salir adelante económicamente, y necesita de personas que sepan manejar la economía. Me convenció esa posibilidad.

¿De la Escuela Latinoamericana de Medicina qué te ha gustado más?

Me ha gustado convivir con muchas personas de otros países. He aprendido de la cultura de otras regiones. Es algo lindo porque leerlo o verlo por televisión no es lo mismo. Saber de otros dialectos, vestimentas, costumbres, otra forma de comportarse, es para no olvidar jamás. Hasta el vocabulario, es diferente.

La asignatura que más te ha gustado

Anatomía, pero me gustan todas sin excepción. Pediatría, gineco-obstetricia, cirugía. Todas

Te falta un año para regresar. Cuando concluyas qué harás

Si me lo permite este país, quisiera hacer una especialidad. Pero antes, quisiera tomar un año de receso y regresar a mi país. Yo nunca he podido ir de vacaciones. Hace cinco años llegué a Cuba y me gustaría ver a mis familiares. También quisiera actualizarme con las enfermedades más comunes de allá. No es lo mismo, las enfermedades que se ven en Cuba a las de mi país. Muchas enfermedades están erradicadas en Cuba y sin embargo son frecuentes en mi país. Por eso quiero un año allá y luego regresar a estudiar.

¿Regresarías a tu región?

Siempre regresaría a mi región. Allá no hay muchos médicos. En mi región sólo son cinco médicos. Ahora se graduaron dos en Cuba. Por lo sumamos siete. Hay bastante población, alrededor de cinco mil.

Con tu familia, cómo te comunicas

A veces, cada dos meses me llaman una vez por teléfono. Es la única comunicación que tengo. Siempre que se pueda envío un mensaje por correo pero no es frecuente porque tengo que estudiar y en Cuba es complicado el acceso a Internet.

¿Has tenido la oportunidad de ir en las vacaciones?

Nunca, una vez, mi familia quiso hacer una colecta en la comunidad para llevarme pero yo les dije que de Cuba yo salía graduado únicamente. Yo les dije antes de venir que por mucho que yo esté afligido y me sienta mal, nunca me comprase el pasaje de vuelta, porque eso ocurriría en un momento de desesperación y, eso pasa y la vida sigue. Para mí una persona sin profesión no es nada.

¿Qué mensaje tú le enviarías al pueblo cubano?

Al pueblo cubano que sigan así. Amigables, alegres. Que todo cubano siga siendo solidario. Que eso es lo más lindo que pueda existir.

Ese fue el mensaje final dado por el estudiante de Medicina Vicente Castro Cruz, uno de los más de 60 mil jóvenes de 120 estados que cursan estudios en Cuba.

En la Escuela Latinoamericana de Medicina estudian más de 10 000 jóvenes de 28 países, incluidos caribeños, africanos, árabes, asiáticos y estadunidenses pobres.

Desde el año 1961, el gobierno cubano otorga becas para la formación de profesionales. Hasta el 2007, unos 50 mil estudiantes extranjeros de 129 países se han graduado en centros de enseñanza cubanos, en 33 especialidades universitarias y técnicas.

*Nuria Barbosa León, periodista de Radio Progreso y Radio Habana Cuba

nuriab@enet.cu

EL SALVADOR: LA DELINCUENCIA Y LOS DELINCUENTES ¿AL SERVICIO DE QUIEN

Comité FMLN en Suecia

Jueves, 24 de Junio de 2010

Los valores morales pertenecen al conjunto de la sociedad y los cultiva cada individuo como parte de ella, a pesar de que las tradiciones en cada cultura, creencia o sociedad, reconocen una escala de valores válida para unos y que tal vez en otras culturas y sociedades no lo sea. Pero en todo caso el derecho a la vida es primordial y la violencia sin razón, está excluida de todas las sociedades a escala planetaria.

Esto básicamente es lo que impacta a la sociedad salvadoreña, cuando se ve expuesta diariamente a la inseguridad que provoca la delincuencia de todo tipo que se ha enquistado a lo largo y ancho del país.

Las pandillas juveniles, han pasado de un estadio de ser grupos de jóvenes sin perspectiva social, que el estado por su desidia y abandono permitió desarrollarse pasada la guerra civil, a organizaciones vinculadas a la llamada delincuencia organizada, incluso con redes internacionales.

Cierto es que inicialmente fue esto un “regalo made in USA” de jóvenes salvadoreños deportados con record delincuencial en el país del norte, que encontraron al regresar, terreno fértil en otros jóvenes de barriadas, pueblos y caseríos en donde la pobreza, el desempleo y la desestructuración familiar era y es el común denominador.

Hoy el asalto con robo de pequeñas prendas o valores; como un teléfono celular, es riesgo de perder la vida. Las extorsiones sorteadas o dirigidas a pequeñas y medianas empresas o particulares ya no se diga, el pago de “peaje o renta” o peor aun los secuestros, son algo cotidiano.

Por suerte para unos pocos y desgracia para la mayoría todo este tipo de delincuencia y violencia genera enormes ganancias; pues las empresas de seguridad privada se multiplicaron como hongos durante los gobiernos de ARENA, mientras los recursos designados para la seguridad pública, siempre fueron regateados. Se calcula que entre el 10% y el 15% de las utilidades de las empresas en El Salvador, es invertido en seguridad privada.

También se calcula que existen en el país más de medio millón de armas calificadas como de pequeño calibre, de las cuales mas del 50% no tienen ningún control ni registro; así como un porcentaje mayor al 85% de los homicidios se producen con armas de fuego. Pingüe negocio el de las ventas y tráfico de armas !!. A estas se le pueden agregar armas de grueso calibre de uso exclusivamente oficial, que pululan en manos de delincuentes que en su mayor porcentaje provienen del tráfico de armas.

Lo que pasó en Mejicanos este domingo 20 de junio, ha sido la gota que ha colmado el vaso a nivel mediático; pues lo irracional y la saña del crimen desborda incluso los asesinatos colectivos que se han dado anteriormente, que a la fecha pareciera que suceden “sin motivo aparente”. En realidad es en estas situaciones cuando se cae en la cuenta que nadie está exento de ser víctima.

La primera reacción general es de condena, pidiendo un trabajo policial que con contundencia aclare los móviles y capturen a los responsables, para que sobre ellos caiga todo el peso de la ley. En ese sentido se ha manifestado el FMLN y el mismo Presidente de la Republica Mauricio Funes.

Por su parte, ARENA, GANA y sus acólitos, sorprendentemente y de manera impúdica, unen su coro hipócrita para exigir que el presidente cambie el Gabinete de Seguridad Pública; pareciera que el ex presidente Saca y sus antecesores no tienen responsabilidad y que este gobierno encontró cero violencia, o por lo menos niveles delincuenciales bajos; cuando por el contrario es hoy que con seriedad y decisión de política de Estado se ha comenzado a estructurar mecanismos integrales en la prevención y el combate a la delincuencia.

Naturalmente que no bastan solo medidas represivas pues estas se convierten en paliativas del problema; es importante desarrollar y combinar una estrategia que a mediano y largo plazo vaya retornando e incluyendo a grandes sectores juveniles que hoy forman parte de estas estructuras delictivas, así como prevenir que otros grupos de jóvenes proclives caigan en estas.

La estrategia impulsada desde el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública se le ha llamado -Política Nacional de Justicia Seguridad Pública y Convivencia- y en ella se establece que el problema de la violencia debe de ser abordada de manera integral e implementada a nivel nacional comenzando desde los municipios; esto quiere decir que la participación integral empieza en los niveles de gobierno más cercanos a la población.

La participación del ejército en tareas combinadas con la PNC es otro elemento que circunstancialmente coadyuva a superar las limitaciones de recursos que la misma PNC tiene al momento, como herencia de gobiernos pasados. Parecida situación es el papel de los militares en los centros de reclusión del país en donde el ejecutivo les ha conferido ciertas tareas, en virtud de la frágil estructura que conforma el sistema penitenciario en donde no solo ha fallado la competencia profesional, sino la permeabilidad que el personal de los centros penitenciarios ha tenido por parte de los reclusos y demás entornos delincuenciales; a tal grado que por el momento no es una instancia confiable.

Es sabido que desde los centros de reclusión se dirige gran parte de las extorsiones y otro tipo de delitos. Uno de los últimos incidentes que retratan esa realidad es el decomiso a principio de este mes, de nada menos que 115 teléfonos celulares que pretendían ser introducidos, escondidos en las porciones y bandejas de comida que una empresa proporciona a los reclusos del centro penitenciario de Ciudad Barrios en San Miguel; por cierto por este caso, a la fecha no hay capturados ni procesados; lo que evidencia la incoherencia en las actuaciones entre la PNC, la Fiscalía y el Órgano Judicial, pues aunque los sospechosos sean capturados por la PNC en flagrancia, muchas veces no basta para que la Fiscalía investigue y mucho menos que el Órgano Judicial proceda conforme el delito. Por cierto que no es un secreto que la empresa proveedora de alimentos elaborados para los reclusos del sistema penitenciario, sigue siendo un negocio vinculado a la familia D`Aubuisson.

En clave política de derecha, todo lo malo que suceda en el país es responsabilidad del gobierno y tratan de sacar rédito de cualquier suceso delincuencial y lo manipulan hasta la exageración en sus medios de comunicación afines; mientras que la cobertura mediática de los logros del gobierno y especialmente el Ministerio de Justicia y Seguridad pública en los planes y combates a la delincuencia, son minimizados.

Si solo se tratara de eso; aunque inaceptable sería comprensible por la pobre estrategia de los partidos de derecha que quisieran que al Gobierno del Cambio, todo le saliera mal, de cara a que en las próximas elecciones ellos volvieran a ser gobierno; pero realmente es tiempo de razonar a quién le favorece el clima de violencia y que El Salvador se convierta en un Estado fallido ?.

Yolanda Guirola, Vicepresidenta del IEJES. Ha declarado recientemente que la ola de criminalidad y delincuencia que azota el país podría estar ligado a un posible plan de desestabilización del gobierno del Presidente Mauricio Funes, según en análisis del Instituto de Estudios Jurídicos de El Salvador (IEJES).

Dicho así solo aquellos que están vinculados directa o indirectamente con la misma delincuencia o que verían afectados sus interéses o ganancias podrían contarse entre los ligados a este plan desestabilizador. Esto podría también decirse que es una acusación sin fundamento; pero por desgracia tenemos antecedentes que nos hablan de un ex presidente que quiso darle “refugio humanitario” a la familia del desaparecido capo narco colombiano, Pablo Escobar. O de un ex vicepresidente, hoy parlamentario, a quien en su momento se le vinculó con miembros de bandas de robacarros de lujo a nivel Centroamericano, o de ex diputado preso en USA, prestanombre de los llamados Los Perrones, o de la todavía inconclusa investigación de los diputados del PARLACEN que fueron asesinados en Guatemala, que desde el principio estuvo salpicado y relacionado con tráfico de drogas y la mafia que controla esta; caso que por cierto podría tirar de “la pita” de muchos ex funcionarios y políticos de derecha en activo si fuese totalmente aclarado. Agreguemos a esto una guinda delincuencial más; el manejo y uso de grupos de pandilleros, en calidad de activistas y grupos de choque que durante la última campaña electoral hiciese Adolfo Torres, mejor conocido como El “Chele Torres” y que fuese coordinador departamental de San Salvador por ARENA; dicho sea de paso que por hacer negocios sucios y puesto en evidencia por la mismísima embajada USA, cayó en desgracia y terminó “suicidándose” de dos balazos en el corazón, según las versiones de la policía y la Fiscalía en su momento.

La verdad es que García Márquez tendría en nuestro país material suficiente para escribir más Macondos sin recurrir a la ficción; como verdad es que la reconstrucción de una sociedad en donde impere el respeto a la vida y tengamos valores de convivencia compartidos por todos, es tarea de la ciudadanía en su conjunto, que desde sus organizaciones o de forma individual colaboren y participen en las acciones que desde el gobierno estén encaminadas a ello.

El compromiso mayor lo realiza el gobierno y las instancias del Estado con competencia; pero su efectividad requiere de la participación e involucramiento activo de todos los ciudadanos. En este esfuerzo únicamente se auto excluyen aquellos que se benefician de la delincuencia.

La historia de los médicos cubanos que se quedaron en Chile tras el terremoto

Son 74 voluntarios que llegaron al país el 2 de marzo para atender a las víctimas del terremoto. Entre ellos hay cirujanos, pediatras, traumatólogos y enfermeras. En 109 días han atendido más de 36 mil consultas y realizado 1.300 cirugías. Fueron los únicos doctores extranjeros que decidieron quedarse por el año para ayudar en Rancagua y Chillán.

Venían por tres meses y su misión era atender a las víctimas del terremoto. Sin embargo, al poco tiempo se dieron cuenta que las necesidades de salud en el país eran mayores y decidieron quedarse. Fueron los únicos. Esa es la historia de la brigada de médicos cubanos Henry Reeve, un grupo de 74 voluntarios que llegó a Chile el 2 de marzo, pero que seguirán ayudando por todo el año. Esta es su historia.

Carlos Pérez, el médico cubano que oficia de director del hospital de campaña de Rancagua, cuenta que su brigada fue creada por su gobierno para ayudar a las víctimas del huracán Katrina, en Estados Unidos, pero no pudieron cumplir su meta. Claro, al gobierno de Bush no se le pasó por la mente dejarlos ingresar.

Tras ello, fueron asignados a distintos países afectados por desastres naturales como Pakistán, Indonesia y Haití. Ocurrió el terremoto en Chile y tuvieron nueva misión.

Acá llegaron con cirujanos, pediatras, traumatólogos, intensivistas, enfermeras, epidemiólogo, auxiliar de laboratorio y hasta un cocinero. Se instalaron con dos hospitales de campaña, uno en Rancagua, y otro en Chillán. Y han cumplido con creces: en 109 días han realizado 36.865 atenciones y 1.352 cirugías

"Pensamos llegar a una zona directamente afectada por el terremoto, que estuviera devastada. Pero el Ministerio de Salud nos dijo que las necesidades que tenían era la falencia de camas que habían perdido y necesitaban entonces el concurso de nuestros especialistas para suplir esas necesidades. Fue así como empezamos a tratar casos de traumatismos, cirugías de apendicitis y colecistitis, consultas de pediatría y de medicina interna", cuenta Pérez.

El profesional relata que para el 11 de marzo, el día de la réplica del terremoto, el equipo estaba en pabellón: "Estábamos operando una apendicitis. Nos dio mucho susto. Nunca habíamos vivido un terremoto directamente, siempre llegamos a los países después de que ocurren los desastres y en Cuba no es usual".

Quiénes son

La edad promedio de los voluntarios ronda los 45 años. Hay hombres y mujeres y la mayoría de ellos tienen familia e hijos, a los que sólo ven una vez al año cuando retornan de vacaciones a Cuba. "Tengo dos niños de 13 y ocho años y mi esposo. Me comunico diariamente con ellos por internet, nos hablamos los fines de semana por teléfono. Yo pensaba reunirme con ellos más rápido, pero nos extendieron un tiempo la misión", relata la enfermera Justina.

La mujer dice que el cariño de los pacientes palia la nostalgia: "Nos han invitado a sus casas a tomar once, nos traen cosas de regalo. Hemos tenido momentos muy agradables. Lo que más nos agradecen es la forma en que los tratamos".

Al principio, el hospital de campaña estaba levantado en carpas, pero debido al frío y la lluvia se trasladó al gimnasio municipal. Allí los brigadistas no sólo atienden, sino también viven. La Fach les construyó unas mediaguas y les prestó unas carpas para que usaran de dormitorio. Algunos las han adornado con plantas y colores, lo más parecido a un hogar. ¿Qué hacen su tiempo libre? Les imparten clases de salsa a sus pacientes y colegas chilenos. A lo cubano.

Inauguran en Guantánamo sala de cosmonáutica

Publicado en Cubadebate el 23 Junio 2010

El General de Brigada Armando Tamayo Méndez, Héroe de la República de Cuba y primer cosmonauta latinoamericano, inauguró en el Museo de la ciudad de Guantánamo, la sala sobre el vuelo conjunto Cuba-URSS.

Acompañado por Luis Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su primer secretario en la provincia de Guantánamo, Tamayo Méndez recorrió el recinto, cuyo guión hace transitar al visitante por un itinerario desde los preparativos del vuelo hasta el regreso a la Tierra.

Desde ahora, decenas de objetos, vestuarios y gigantografías brindan al público diferentes instantes del histórico acontecimiento.

Audiovisuales reproducen el recibimiento en del Comandante en Jefe Fidel Castro a Arnaldo Tamayo y Yuri Romanenko, en La Habana, tras el vuelo cósmico entre el 18 y 26 de septiembre de 1980 que llevó a ambos a acoplar la nave Soyuz 38 que los trasportaba con la estación Saliut 6, donde realizaron investigaciones científicas.

Junto al módulo de descenso de la Soyuz, Tamayo Méndez explicó a Torres Iríbar los momentos finales del regreso, cuando el ingenio irrumpió en la atmósfera terrestre y finalmente se posó en las estepas de Kazajstán, en la otrora Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

El Héroe de la República de Cuba fue recibido con expresivas muestras de cariño por la vecindad a las puertas del museo, en cuyo umbral aguardaban 30 niños vestidos de cosmonautas, uno por cada año trascurrido desde el memorable viaje espacial.

(Con información de AIN)