viernes, 21 de mayo de 2010

BIENAVENTURADOS LOS QUE DIALOGAN

Jorge Gómez Barata

Hablar para persuadir, escuchar para comprender al otro y dialogar para limar asperezas, superar desencuentros y cooperar son actitudes que los liderazgos auténticos ejercitan en cumplimiento de sus funciones históricas, entre las cuales figura la de construir y sostener consensos. Cerca de 500 impactos en la prensa mundial dan fe del significado que la opinión pública atribuye al encuentro entre el presidente cubano Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega Alamino.

Fidel Castro, que a lo largo de cuarenta años administró el conflicto entre la Revolución y la Iglesia católica, con moderación necesaria como para impedir que se creara un punto de no retorno y que en los años setenta y ochenta aprovechó las oportunidades creadas durante sus viajes a Chile (1971) y Jamaica(1977) para tomar contacto con segmentos de la jerarquía eclesiástica y que con el libro Fidel y la Religión (1985) del dominico brasileño Fray Betto contribuyó a crear un clima que ha desembocado en el encuentro entre el actual presidente y el purpurado cubano.

Por otra parte las reformas políticas adoptadas en la Constitución de la República en los años noventa que reintrodujeron la condición laica del Estado y abrieron anchos causes a la tolerancia, suprimiendo cualquier discriminación por motivos religiosos y el hecho de que el Partido Comunista, organización dirigente de la sociedad y del Estado, admitiera en sus filas a las personas con creencias religiosas, fueron pasos de enorme trascendencia. A ello se sumó el enorme significado de la visita del Papa Juan Pablo II a la isla en 1998.

Como suele ocurrir cuando se actúa con sentido de la responsabilidad histórica y buena fe, la Iglesia y el Estado cubano que estuvieron demasiado tiempo en ruta de colisión, encontraron en la crisis iniciada en los años noventa el terreno común y las motivaciones que dieron lugar a la aproximación de posiciones que ha culminado en un hecho de significación histórica: el encuentro del presidente Raúl Castro con el cardenal Jaime Ortega.

Que recuerde, descontando compromisos protocolares que han cumplido como acompañante de algún enviado o invitado del Vaticano, nunca antes en el período revolucionario, un presidente cubano había recibido en su despacho al Cardenal ni a ningún otro alto dignatario de la Iglesia Católica para dialogar sobre: “Temas de interés común, en particular sobre el favorable desarrollo de las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado Cubano, así como de la actual situación nacional e internacional…”

Debido a la habitual parquedad de la prensa cubana, a la discreción que caracteriza al cardenal Ortega y al perfil conservador de la Iglesia, puede transcurrir algún tiempo antes de que sepamos exactamente de qué hablaron el presidente cubano y el dignatario eclesiástico en la tarde del 19 de mayo. En lo que a mí respecta, por esta vez, el contenido carece de significado. Como es habitual en Cuba, ante un suceso celebrado y auspicioso, se asume que: “Lo importante es el gesto.”

No obstante, como para evitar especulaciones, por su cuenta el prelado llamó a conferencia de prensa y sin faltar a la discreción que estas aproximaciones demandan, esclareció los contenidos y dio fe del clima reinante en el encuentro del que no estuvieron ausentes los complejos temas asociados a personas detenidas y manifestaciones antigubernamentales que en las últimas semanas han servido de excusa y soporte para una feroz campaña mediática contra Cuba.

Por primera vez, en un asunto de alta sensibilidad política, la Iglesia y la Revolución encuentran un terreno y un lenguaje común y trabajan juntas para buscar una solución. El hecho debiera bastar para desactivar los excesos propagandísticos y retóricos que, de ahora en lo adelante sólo pueden estorbar y para inhibir totalmente a elementos foráneos cuya beligerancia ha sido relevada por la aparición de un camino completamente autóctono.

Habrá tiempo y ojalá se aporten nuevas razones para celebrar la madurez y la coherencia de la iglesia y el Estado que, en un período caracterizado por las enormes tensiones derivadas de las repercusiones que en la isla tuvieron el fin del socialismo real, la desaparición de la Unión Soviética y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano, a lo que se suma la actual crisis mundial, ambas fuerzas sociales depongan objeciones menores para dialogar y buscar soluciones.

Tal vez, la trascendencia del evento que acaban de protagonizar el líder revolucionario y el jerarca católico, sirva para que otras fuerzas, sobre todo la actual administración norteamericana, verbalmente comprometida con un cambio de actitud incluso, según las palabras del presidente Barack Obama, con “…Un nuevo comienzo…”, así como los cubanos radicados en Norteamérica, realicen una lectura desprejuiciada, objetiva y profunda de la realidad cubana y sintonicen sus posiciones para una etapa que puede estar caracterizada por el diálogo y los entendimientos.

La iglesia Católica y el Estado cubano, acaban de poner en evidencia que, entre fuerzas sociales responsables y realmente comprometidas con los intereses mayores del pueblo y la Nación, no hacen falta alianzas formales ni reclamos a priori de gestos u acciones, sino hechos, buena fe y pasos al encuentro para arribar a espacios y definir objetivos comunes en los cuales la cooperación es posible.

Por lo pronto habría que reconocer la fineza de los interlocutores que sin alardes, retorica ni aspiraciones de protagonismo sin reclamos menores y sin intenciones de prevalecer uno sobre el otro, avanzaron no por la periferia de la realidad, sino que se adentraron en los grandes temas nacionales, sin excluir los más incómodos, complejos y difíciles.

Tal vez, por primera vez en cincuenta años, la sabiduría milenaria de la Iglesia y la madurez de la Revolución se suman y se hacen justicia y la connivencia que teóricamente han reconocido como posible, se hagan realidad.

La Habana, 21 de mayo de 2010

El imperio manda, las colonias obedecen

Frei Betto - João Pedro Stédile (ALAI)

Viernes 21 de mayo de 2010

Luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando las fuerzas aliadas salieron victoriosas, el gobierno de EE UU intentó sacar el máximo provecho de su victoria militar. Articuló la Asamblea de Naciones Unidas dirigida por un Consejo de Seguridad integrado por los siete países más poderosos, con poder de veto sobre las decisiones de los demás.

Impuso el dólar como moneda internacional, sometió a Europa al plan de subordinación económica conocido como Marshall, e instaló más de 300 bases militares en Europa y en Asia, cuyos gobiernos y mass media jamás levantan la voz contra esa intervención flagrante.

No se arrodilló el mundo entero a la Casa Blanca sólo porque existía la Unión Soviética para equilibrar la correlación de fuerzas. Contra esta última, los EE UU entablaron una guerra sin limitaciones, hasta derrotarla política, militar e ideológicamente.

A partir de la década de 90, el mundo quedó bajo hegemonía total del gobierno y del capital estadounidenses, que pasó a imponer sus decisiones a todos los gobiernos y pueblos, los cuales fueron tratados como vasallos coloniales.

Cuando todo parecía que estaba en calma en el imperio global, dominado por el Tío Sam, es que surgen las resistencias. En América Latina, además de Cuba, otros pueblos eligen gobiernos antiimperialistas. En Oriente Medio, los EE UU tuvieron que recurrir a las invasiones militares a fin de mantener el control sobre el petróleo, sacrificando miles de vidas de afganos, iraquíes, palestinos y paquistaníes.

En ese contexto, surge en Irán un gobierno decidido a no someterse a los intereses de EE UU. Dentro de su política de desarrollo nacional, instala centrales nucleares y eso es intolerable para el Imperio.

La Casa Blanca no acepta la democracia entre los pueblos, que significa que todos los países tengan derechos iguales. No acepta la soberanía nacional de otros pueblos. No admite que cada pueblo y su respectivo gobierno controlen sus recursos naturales.

Los EE UU transfirieron tecnología nuclear a Pakistán e Israel, que hoy poseen la bomba atómica. Pero no toleran el acceso de Irán a la tecnología nuclear, incluso con fines pacíficos. ¿Por qué? ¿De dónde derivan tales poderes imperiales? ¿De alguna convención internacional? No, sólo de su prepotencia militar.

En Israel, hace más de veinte años, Moshai Vanunu, que trabajaba en la central atómica, preocupado con la inseguridad que eso representaba para toda la región, denunció que el gobierno ya tenía la bomba. Resultado: fue secuestrado y condenado a prisión perpetua, conmutada a 20 años, después de una gran presión internacional. Hasta hoy vive en arresto domiciliario, prohibido de contactar con cualquier extranjero.

Todos estamos contra el armamentismo y las bases militares extranjeras en nuestros países. Somos contrarios al uso de la energía nuclear, debido a los altos riesgos, y al uso abusivo de enormes recursos económicos en gastos militares.

El gobierno de Irán osa defender su soberanía. El gobierno usamericano no invadió militarmente a Irán sólo porque éste tiene 60 millones de habitantes, es una potencia petrolífera y posee un gobierno nacionalista. Las condiciones son muy diferentes al del atolladero llamado Irak.

Felizmente, la diplomacia brasileña y de otros gobiernos se involucró en la contienda. Esperamos que sean respetados los derechos de Irán, como de cualquier otro país, sin amenazas militares.

Nos queda abogar para que aumenten las campañas, en todo el mundo, por el desarme militar y nuclear. Ojalá cuanto antes se destinen los recursos destinados a gastos militares para solucionar problemas como el hambre, que afecta a más de mil millones de personas.

Los movimientos sociales, ambientalistas, iglesias y entidades internacionales se reunieron recientemente en Cochabamba, en una conferencia ecológica mundial, convocada por el presidente Evo Morales. Se decidió preparar un plebiscito mundial, en abril de 2011. Las personas serán convocadas a reflexionar y votar si están de acuerdo con la existencia de bases militares extranjeras en sus países; con los excesivos gastos militares y con el hecho de que los países del Hemisferio Sur continúen pagando la cuenta de las agresiones al medio ambiente practicadas por las industrias contaminadoras del Norte.

La lucha será larga, pero en esa semana podemos celebrar una pequeña victoria antiimperialista.

- Frei Betto es escritor.

- João Pedro Stédile integra la dirección de la Vía Campesina.

Tomado de Argenpress

HABLEMOS DE PATRIOTAS

DICE JOSE MARTÍ:

Les hablo de este gigante desconocido, de Nuestra América fabulosa. El alma de Bolívar nos alienta, el pensamiento americano nos transporta.

-¡PARA MI GRAN MADRE AMERICA TRABAJO!¡DE ELLA ESPERO MI APLAUSO O MI CENSURA!¡A ELLA LE ENVIO LAS ROSAS DEL CAMINO. POR ELLA NO ME DUELEN LAS ZARZAS VENENOSAS!


ADRIANA VEGA

En nuestro país el Bicentenario se presenta con grandes festejos, ánimos apáticos, una historia desvanecida y el desconocimiento popular sobre un antaño glorioso evaporado por astucias neo coloniales. En el aquelarre de haber cambiado a la “Patria es el futbol”, resulta más atractivo el mundial que las fiestas mayas, encima amenazadas por cacerolazos que ruborizan la razón. Saturados por oscuridades y una mirada hacia afuera heredada de cientos de inmigrantes que llegaron para hacerse la América, rescatemos la buena costumbre de reconocer el pensamiento de los vende patria y sus pronunciamientos mediáticos.

Con alergias optimizadas por perfumes caros, la burguesía y el militarismo critican la política de “odio y venganza” del Gobierno y olvidan los propios ultrajes demandando “amnistía general” apoyada en textos del cardenal Bergoglio, adalid de la dictadura cívico militar y sostén de una iglesia que tiene mucho por ocultar sobre delitos privados y públicos.

Se estima que una nueva indulgencia sobre el genocidio alcanzaría una generosidad jamás aprobada por el pueblo, tal como se vio en la marcha a favor de la Ley de Medios que se llevó a cabo el 15 de abril.

A dúo con las empresas comunicativas de los intereses propios, la derecha vernácula, rodeada de pequeños burgueses imitadores e irritantes, repudia la sancionada ley que terminará con los objetivos económicos con un lenguaje apelativo contra lo que no le conviene, y aberrantes mentiras en contra de países latinoamericanos que defienden o buscan la consagración de su soberanía y en el caso de Cuba, su defensa.

Imponiendo además un monstruoso repertorio anticultural sobre música, espectáculos, cero literatura y arte en general, todo lo banalizan desde una información tramposa con ideas represoras y subordinantes para el desarrollo del nuevo siglo.

Entre cánticos místicos y tonadillas folclóricas balbucean sobre justicia, violencia, patriotismo y fervor cívico, redoblando tambores debiluchos y perdiendo todo respeto o credibilidad desde su rol de jueces.

Bravuconada que perpetúa al “Avaro o escuela de la mentira” de Moliere, omnipresente en comedias y trueques armados donde la tacañería, el despotismo doméstico, el egoísmo y lo impúdico, se aúnan evocando el genocidio y mostrando sus hilachas de Burgués exultante que obvia necesidades ajenas con mediocres argumentos cuyo mayor ejemplo es el descendiente Macri.

Triste arribo de una sociedad country que muestra gula, carencia de afecto, desierto de patriotismo y un alcanzable baúl de joyas y dinero, baldón expuesto a saqueos que ellos mismos provocan. Alegre madurez de un pueblo cuyo sufrimiento lo llevó a crecer y a darse cuenta.

Minoría que no reclama derechos civiles sino amnistía para criminales y conmemora el día de “los caídos en manos de la subversión” enmascarada y manchando nuestro himno. He aquí el tremendo perfil de una clase donde cierto periodismo advierte que la subversión marxista se arroga la defensa de los derechos humanos (que ellos pisotearon) y que ¿¿¿desde los medios de comunicación atacan con la misma saña con que antes usaban la metralla y las bombas??? Un dislate y mirarse al espejo.

¡Cómo le dan vuelta al discurso estos pobres angelitos de pecho admiradores de matarifes de jóvenes a los que no les llegarán nunca ni al pulgar! Matarifes y parricidas. Los evoco orando en las misas del Famus mientras rodeábamos pañuelos blancos en la Ronda de los Jueves.

Asesinos practicando la liturgia de la leyenda de Niobe, madre de la mitología orgullosa de su prole de gran belleza en los que basaba toda felicidad. Niobe, desde una existencia dichosa, puso en su boca palabras desafortunadas al comentar que sus retoños eran más bellos que los de Latosa, señora de la maldad que en venganza envió a sus hijos Apolo y Artemisa a asesinar a los de la vecina. Cuando trece de ellos fueron ultimados, la triste madre vagó con su última descendiente hasta el monte Sípilo y al llegar el dolor no le permitió moverse. El viento no agitó su cabello, sus ojos quedaron fijos en el rostro de la niña, la sangre dejó de fluir, se transformó en roca, y sus lágrimas dieron origen a un manantial.

Quienes se denominan patriotas "occidentales y cristianos", como Latosa, asesinaron a jóvenes inspirados en Ernesto Che Guevara porque eran más bellos en ideas y patriotismo. Sin la oportunidad de un juicio, los consideraron "apátridas cultores del irracionalismo marxista que deseaban cambiar la bandera" (durante los años noventa llegaron quienes en realidad ayudaron a cambiarla) en tanto otros convertíamos a los desparecidos en insignes Héroes de la Libertad.

Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como Niobe, son roca y nacimiento. Con ellas y con la odisea que voy a relatar desde el cine, rindo homenaje al Bicentenario recordando la vieja y valiosa película “Nace la Libertad” con Floren Delbene y Francisco de Paula, cuya temática es el Exodo Jujeño, filmada con valores sostenidos, entonces, por nuestra sociedad.

“Corría el mes de julio y las fuerzas realistas, poderosas y bien equipadas, amenazaban destruir lo poco que se había ganado con sacrificio y coraje. Venían desde el norte avasallándolo todo. Belgrano dio una orden terminante: nada provechoso debería quedar para el adversario: ni casa ni alimentos ni un solo objeto de utilidad.

Todo fue quemado o transportado a lomo de mula, de caballo, de burro... hasta el postrer grano de la última cosecha. La muchedumbre, el pueblo, aquella gente, abandonó sus hogares incendiando los techos.

El frío y la ventisca invernales acompañaron a la caravana, reanimada sólo por las palabras del general, el "caudillo revolucionario" que prosiguió sin desmayos la emigración heroica.

El 23 de agosto de 1812, la revolución finalizaba el éxodo del pueblo jujeño. Esa provincia era el paso obligado al Alto Perú, a la plata y oro de sus minas, y el miedo que inspiró la saña de los realistas en Cochabamba y la determinación de los patriotas los habían hecho caminar hasta Tucumán.

Belgrano se identificó totalmente con el destino del pueblo que sacrificaba y lo hizo depositario y guardián de la "bandera nacional de nuestra libertad civil" que bendijo el cura Gorriti.

Bandera testimonio que reconocía las virtudes de un pueblo sacrificado a costa de lo más amado. Gracias a ese esfuerzo supremo, más tarde se venció en las batallas de Tucumán y Salta.

En el final de la película “Nace la Libertad”, cuando toda una población ha sido preservada por Manuel Belgrano y las huestes montoneras de Güemes dejando para el enemigo colonialista sólo una tierra yerma, el Capitán de Granaderos Aguirre le dice al cura Gaucho Gorriti:

- ¡Padre, hemos derrotado al Imperio!

El sacerdote inmediatamente contesta con gallardía y firmeza:

-¡Di mejor que hemos conseguido la libertad! Lo del Imperio, está por verse.”

Entre ficción y realidad, queda muy en claro quiénes son los PATRIOTAS:

A todos ellos, ayer y hoy, mi BICENTENARIO.


Buenos Aires 25 de Mayo del 2010

JOSÉ MARTÍ CABALGA POR CUBA DEMOCRÁTICA

Por Jorge Jorge González

Como un homenaje merecido y respetuoso al aniversario 115 de la muerte en combate de José Martí en Dos Ríos, fueron constituidas las 169 Asambleas Municipales del Poder Popular en Cuba, este 19 de mayo, pero no quisiera extenderme en la noticia, sino hablar con algunos de los protagonistas directos que intervinieron en esta jornada inolvidable para muchos de los que por vez primera fueron electos por sus vecinos como Delegados y siempre memorable para otros que llevan más de un mandato ejerciendo sus derechos democráticos y que son el mentís más rotundo a los críticos sordos de la Revolución cubana.

En esta ocasión, por vez primera en diez años, yo no era protagonista directo de la emoción que se siente al firmar el Juramento de servir al pueblo con honestidad y transparencia, era un invitado, pero no un convidado de piedra, en La Lisa, municipio periférico de la Ciudad de La Habana: estaba sintiendo emociones diferentes al ver a aquellos que habían sido mis compañeros de labor y que seguían en su empeño de ser consecuentes con el mandato renovado por sus electores y a otros

muchos que ahora se estrenaban en el ejercicio de posibilidades democráticas únicas y que estarán bajo el escrutinio diario de los que confiaron en ellos para demandarles y revocarles su confianza en cualquier momento, si la gestión que realizan no cumple con sus expectativas, como está previsto en nuestra Ley Electoral.

UN JOVEN PARA RESPETAR

A Ariel Urquijo Villar lo conocí en el año 2000 en su primer mandato, tenía entonces sólo 19 años, casi ninguna experiencia no sólo como Delegado, sino de la vida, era el más joven de todos nosotros, pero enormes deseos de trabajar en su comunidad. Y no le fue fácil, lloró muchas veces de impotencia al no salirle las cosas como pensaba, al encontrar obstáculos e incomprensiones en muchos organismos y entidades estatales que no le respetaban ni le atendían como debía ser por su cara de niño grande, mientras los electores pedían respuestas sobre los planteamientos que le habían formulado; en una ocasión firmó, sin leer detenidamente, la respuesta de Servicios Comunales a una de sus entregas: “ Tenemos dificultades con la recogida de la basura porque el caballo está de licencia de maternidad”….cuando debía haber sido que la señora que tenía esa función en el barrio, mediante el uso de un coche tirado por caballo, había parido y disfrutaba del tiempo de descanso pos-parto que le ley le otorga a las mujeres. Anécdotas como esas, fueron muchas y forman parte del pasado.

Ya Ariel no es un niño ni mucho menos, con su esfuerzo y dedicación ha logrado llegar a tener el privilegio social de ser el presidente de un Consejo Popular y bajo su orientación más de una decena de Delegados se curten en el esfuerzo diario; lo conocen todos y el sabe cada problema donde está, cada detalle , el edificio con situaciones de filtración en el techo, el hueco en la calle, la familia que necesita apoyo por parte de la Seguridad Social, en fin, las prioridades y ya no comete novatadas, aunque sigue siendo el joven alegre de siempre, amado en su comunidad y muy respetado por todos.

UNA MUJER QUE NO DESCANSA

Mestiza, como gran parte de la población cubana, la Dra. Deisy Víctores Rodríguez, es toda dulzura, paciencia y dedicación a la labor que durante diez años ha realizado como Delegada. Hoy ya no ejerce sus funciones profesionales por está acogida a la jubilación pero esta mujer, madre y abuela, se niega a descansar sencillamente porque considera que aun no ha llegado ese momento y aun posee fuerzas suficientes para ayudar a muchas personas de su comunidad y, además, por su experiencia médica y amor a la naturaleza, es la presidenta de la Comisión Permanente de trabajo de Salud y Medio Ambiente de la Asamblea Municipal del Poder Popular. Como formé parte de esa estructura de apoyo a la labor estatal local bajo su guía, sé de qué hablo y por eso, entre otras muchas virtudes la admiro y respeto.

Hace algunas semanas, cuando se inició el proceso de nominación de candidatos a Delegados, su circunscripción, la 47 de Punta Brava, en La Lisa, se hizo famosa porque un corresponsal extranjero participó en una de las áreas para cubrir lo que allí sucedería y darlo a conocer al mundo. Claro, estaba en su derecho como reportero, sólo que esa misma noche, en toda la Capital de Cuba se hacían reuniones similares de vecinos con el mismo objetivo y podía haber seleccionado otra, pero seguramente su nota carecería de “gancho” y es que allí, como noticia cantada, un desafecto con la revolución había anunciado que se auto propondría como candidato –lo que está contemplado en nuestra ley- y lo hizo finalmente, sólo que la Delegada en funciones, acaparó la abrumadora mayoría de votos y fue a la boleta, no así su contrincante.

Lo interesante es que el nombre de aquel ciudadano circuló en el mundo entero como noticia durante días, mas no hubo una mención siquiera para la seleccionada por los vecinos para seguir en el proceso que culminaría con su reelección, por cuarta vez consecutiva. Si a eso podemos llamar objetividad periodística…¡yo soy cosmonauta!

La doctora me comenta cuan difícil es la labor de un Delegado en estos tiempos, pues hay que tener mucha información para transmitir cada día a los electores - teniendo en cuenta las dificultades y situaciones no sólo del área , sino del municipio y del propio país-, las reales posibilidades o no para dar solución en cada instante a un planteamiento realizado, sin crear falsas expectativas; pero que también en la comunidad existen problemas sociales, no sólo materiales y se está en la obligación de intervenir en ellos a solicitud muchas veces de los propios afectados que buscan consejos, que necesitan ser oídos por esa persona en quien confían y lo menos que puede hacerse es dedicar el tiempo apropiado a ello, aun cuando no dispongamos de muchas horas, pues la familia propia pide su espacio, pero debe esperar.

Hablar con la Dra. Víctores, es como llegar a una fuente y beber en ella una gran parte de la sabiduría popular que tanto necesitamos, pero es también una posibilidad única de conocer que un Delegado del Poder Popular no es un extraterrestre, ni un mago que saca soluciones de la manga para encontrar aplausos, es simplemente un hombre o una mujer del pueblo que conoce la realidad, hermosa o no y debe entregarse por entero a tratar de perfeccionarla, con las herramientas a su alcance, con el mismo cuidado que dedicamos a cuidar a un rosal.

TREINTA Y DOS AÑOS DE APOYO POPULAR

No son muchos los Delegados del Poder Popular en nuestro país que pueden exhibir con júbilo una hoja de servicios a su comunidad por 32 años consecutivos, es decir, todo el tiempo que ha existido este sistema de gobierno local, a partir de su implementación en 1978 y, en La Lisa, el único es el Ing. José Francisco Martí Corona, profesor universitario de la Universidad Agrícola de La Habana.

El profesor Martí –hermosa coincidencia de nombre y primer apellido con nuestro Apóstol-, es una enciclopedia viva de lo que es ser un buen Delegado y mucho aprendí de él en mis primeros años desempeñando tal función, sin embargo sigue siendo el mismo ser modesto y sencillo de siempre, conciente de que no es imprescindible, pero que aun le queda mucho por aportar a su comunidad; más de una vez a pensado en no continuar un nuevo mandato y son los propios vecinos quienes vienen y lo convencen, aun con sus problemas de salud y lo ayudan a sacar adelante las tareas más difíciles.

Este hombre singular, respetuoso y noble, tampoco tiene tiempo para el descanso, siempre está en actividad de un lado para otro cuando llega del trabajo o los fines de semana y su presencia es requerida en cada casa, en la calle lo detienen una y otra vez para preguntarle algo, para mostrarle los avances de un hijo en la escuela, para que vea lo bien que ha quedado una abuelita después de la operación de la vista, en fin, un verdadero líder natural al que todos acuden por su franqueza y honestidad a toda prueba.

No soy partidario de las loas personales, muchas veces justas, pero la mayor parte de las veces, superfluas y exageradas y en el caso del Ing. Martí, me parece no están como adornos , sino como complemento de un ser humano consecuente de sus huellas en la vida.

Nos dice que si la labor de un Delegado tuviese un salario, es muy posible que él no lo fuese, aunque le pagaran una fortuna, que si sigue adelante es porque se hace en el tiempo libre de las personas, porque genera satisfacción lo que uno gestiona para solucionar los problemas y dificultades de los demás, porque muchas veces las sonrisas de los electores son como piedras preciosas que pagan cualquier disgusto , porque uno pierde su nombre propio para pasar a llamarse DELEGADO y eso es hermoso, sin dudas.

UNA NEGRA BIEN QUERIDA

El barrio de Balcón-Arimao en La Lisa, no es precisamente de los más hermosos del municipio, ni siquiera a veces podemos decir que dan deseos de caminarlo para visitar a los amigos pero, eso sólo es superficial, allí viven personas cultas, instruidas, gentes de “a pie” , de esas que son las que construyen cada día la riqueza del país, que tienen los mismos problemas y necesidades que otros, a los que les falta muchas veces un saco de cemento para reparar algo en la casa, pero jamás la risa y los deseos de hacer chistes sobre ellos mismos como protagonistas de las historias y allí, vive Iris de la Caridad Herrera Domínguez, la Delegada de una de las circunscripciones, cuyo trabajo comunitario debe ser bueno cuando ya van tres períodos de mandatos consecutivos en que ha resultado favorecida por sus vecinos.

Iris es negra, simpática, ama de casa y esa condición me dice le ha favorecido para hacer las gestiones en horario laboral y poder seguir los planteamientos de una manera insistente, aunque hay cosas puntuales que no ha podido ver solucionadas debido algunas veces a incomprensiones de los organismos, pero otras por situaciones reales de falta de recursos y presupuesto para acometer alguna tarea colectiva como el alcantarillado de la zona, entre otras. Vive rodeada de santeros, paleros, abakuás, espiritistas, cristianos, católicos y quien sabe…pero sabe ingeniársela para tratar con respeto a todos y que la mayoría le cuente sus alegrías y tristezas personales, la hagan partícipe de sus fiestas, de los cumpleaños, de un nacimiento, como si fuese alguien más de la familia. Esta realidad la compromete y, aunque preferiría estar tranquila en su casa muchas veces, me dice que no puede hacerlo porque toca alguna persona a su puerta con un problema que ella puede solucionar o, al menos encauzar y, rápidamente, se pone en función de los otros no dejando para mañana la gestión.

Esta mujer no es militante del Partido Comunista –condición que dicen los enemigos es fundamental para tener un cargo público en Cuba y que siempre he desmentido por ser yo mismo otro ejemplo similar-, sin embargo la escuchan en todas partes, hace valer su condición de líder política de su circunscripción y, aunque en ocasiones ha tenido que discutir duro con algunos dirigentes que han olvidado cuál es realmente la función para la que el pueblo les ha entregado el mando, siempre logra sus objetivos y sigue adelante.

GUDELIA LA DIPUTADA

Gudelia Díaz Bejerano es bien conocida en La Lisa, pues desde joven aquí fue maestra y llegó a ser la Directora Municipal de Educación. Desde hace 22 años también es una de las Delegadas más conocidas, de esas mujeres que no saben cuando es la hora del descanso y la vemos siempre dulce, contenta, aun cuando su responsabilidad en la Dirección Provincial de Educación no le da respiro; tampoco sus electores que junto a ella, en comisiones de barrio, se encargan de dar solución a muchos problemas comunes que de otra manera podrían demorar mucho más en verse resueltos. No es de las personas que se sienta a esperar por lo organismos una respuesta que demora en llegar, ella exige con respeto, pero firmemente que no se alarguen los plazos burocráticos para situaciones que podrían ventilarse en segundos si la voluntad de las personas así lo quisiera, por eso en sus rendiciones de cuenta a los electores, cada seis meses, no la “cargan” con planteamientos, como a otros Delegados más inexpertos, ya que el dominio de la situación económica del país le permite comunicar a las personas lo real del momento y no crear expectativas sobre soluciones que tendrán un plazo más largo.

Recuerdo bien la primera vez que fue nominada a integrar la lista de candidatos a Diputados a la Asamblea Nacional por el municipio La Lisa, cuántos nos levantamos para hablar de sus méritos personales en el sistema educacional y en el del Poder Popular, pero también de su sacrificios personales como madre y abuela ejemplar, entonces fue muy aplaudida y a la larga resultó electa; cinco años más tarde el pueblo, con sus votos, le concedió la oportunidad de que los volviese a representar en el parlamento cubano.

Cuando me habla de su labor en la Circunscripción, lo hace con una modestia increíble, casi tengo que rogarle más información y que levante la voz, pues no es de las que le guste recitar lo que hace, simplemente me dice que todo lo hace por la Revolución y por ayudar, desde su trinchera, a que cada día las cosas sean mejores para todos. Yo le entrego un gladiolo rojo y le doy un beso.

SE GARANTIZA EL RELEVO

Una hermosa mulata ríe dentro del teatro junto a otro grupo de jóvenes menores de 25 años que, como ella, integran la nueva Asamblea Municipal de La Lisa, es Yadisleydis Remírez Quintana, quien un día antes del acto , había arribado a sus 22 años de edad y ya es toda una dirigente de su comunidad, pero desde hace años lo es a nivel municipal como miembro del Buró de la Unión de Jóvenes Comunistas a cargo de Educación , Salud y Deportes. ¿Quién la promovió para ser Delegada? ¡Por supuesto: el Partido!...dirán los que desconocen totalmente el sistema electoral cubano y muchas veces tenemos que reírnos de ellos, pues nadie puede engañar a los vecinos en un lugar determinado; esas personas lo ven a uno, lo conocen, escrutan cada día nuestra forma de actuar con la familia, con los que lo rodean y cuando van y nos proponen es porque están convencidos que esa persona es la ideal para representarlos a un nivel superior, sin que nadie pueda obligar en la votación porque no lo permitirán.

Yari, como le dicen desde niña, es una persona muy madura para su edad y , cuando habla lo hace con una convicción que nos convence, sin palabras rebuscadas, sin usar discursos desfasados por la historia, simplemente con las palabras de su tiempo, con sus intereses para hoy y sus aspiraciones para el futuro. Me dice que no conoce mucho sobre cómo hacer este nuevo trabajo pero que buscará ideas entre los de mayor experiencia, preguntará y poco a poco pronto será “vieja” para enfrentarse a las peores situaciones.

Me habla de las ideas que tiene para desarrollar en su barrio actividades culturales con niños y jóvenes apoyada por los padres y vecinos, que quiere erradicar vertederos, que desea aglutinar a muchos en tareas vecinales para así, dejar sólo las cosas más trascendentales o que requieren de la intervención de organismos del estado para llevar planteamientos y ¡sólo acaba de firmar su juramento! ¿Qué dirán los que siempre dicen que los jóvenes no apoyan a la Revolución? Deben seguir esperando al próximo milenio para que eso suceda.

SIEMPRE VENDRÁN OTROS MEJORES A NOSOTROS

Hoy me siento algo extraño pues mi relevo fue tomado por una mujer joven, llena de vida, que me pregunta a cada momento qué se hace en tal caso, qué en otro, me pide documentos para empezar con prisa su labor, ya los electores la abordan, le preguntan. Empiezan a confiar en ella, como lo hicieron conmigo. Será un excelente Delegada….mucho mejor que yo.

La Habana, 20 de mayo del 2010

¿Quiénes y por qué atacan a Cuba desde España? La fe de los conversos

PEDRO DE LA HOZ

Tomado de Granma

El lenguaje es cavernario y falaz. "Cuba —dicen— está soportando una feroz y dolorosa dictadura que mantiene al país en la miseria". El maniqueísmo panfletario se hace ostensible: "La elección está, sencillamente, entre democracia o totalitarismo". El fariseísmo salta a la vista: "¡No los dejemos solos!"

Con tales gastados y menguados bemoles se presentó hace pocos días una llamada Plataforma de Españoles por la Democratización de Cuba. En una de las respuestas que desde este lado del mundo se dio a ese pronunciamiento se habló de cómo este responde a "una para nada casual concertación entre determinados medios de comunicación y distintas iniciativas neocoloniales e injerencistas".

Tampoco es casual el contexto en el que apareció: las jornadas previas a la Cumbre Unión Europea–América Latina y Caribe, efectuada en Madrid, y cuando se acerca la recta final de la presencia de España a la cabeza de la Presidencia rotativa de la UE, un marco en el que el gobierno de la Moncloa ha mostrado la intención de promover una nueva política del bloque hacia Cuba, que deje atrás la obsoleta y desacreditada "posición común", impuesta a Europa por Aznar para rendir obsecuente pleitesía a sus idolatrados yankis.

Ante la alharaca de varios de los más influyentes medios y agencias de noticias españoles, que desde inicios de este año han recrudecido sus dicterios contra la isla, y sabiendo cómo funcionan muchas veces estas convocatorias —el reclutamiento telefónico intempestivo, el cuerdazo emocional, y el alineamiento automático de quienes responden a los intereses de las mismas corporaciones de la industria cultural—, es muy posible que algunos se hayan visto arrastrados a refrendar un documento carente del más mínimo argumento.

Concediéndoles el beneficio de la duda, Silvio Rodríguez, escribió este juicio en un artículo que remitió a la dirección del diario madrileño El País, la cual, en el acuse de recibo, le recordó que "están en su derecho de cambiar y reducir artículos no solicitados". Dijo Silvio: "Nuestra larga experiencia en ‘propuestas’ foráneas nos dice que esta acción no es más que un nuevo artilugio para obligarnos a hacer lo que otros consideran que debemos hacer. Partiendo de que se trata de personas bien intencionadas, no sé cómo no entienden la ofensa de pretender que nos volvamos como ellos, con las reservas que despiertan esas democracias de banqueros ladrones y ejércitos ocupantes. (...) Es triste ver lo poco que les interesa profundizar en la realidad cubana, cuando sus conclusiones son las mismas que las de los peores enemigos de nuestra dignidad".

Sin embargo, a ciertos personajes los conocemos de memoria. Hay quienes alientan la campaña anticubana con plena conciencia y no se perderían por nada del mundo la oportunidad de figurar a la cabeza de una causa innoble. Ahí está el inefable Mario Vargas Llosa, que un buen día se descubrió a sí mismo como vocero del neoliberalismo, después de haber coqueteado con la izquierda, y otro día se descubrió como español después de haber sido rechazado en las urnas por la mayoría de los ciudadanos peruanos.

Tiene razón el escritor chileno Arturo Alejandro Muñoz cuando recuerda, en el caso de Vargas Llosa, cómo "toda persona reconvertida a una nueva fe, resulta ser definitivamente más dura e intransigente en la defensa de su nuevo estado que los propios mentores que le llevaron a él". De ahí que no sea de extrañar que emborrone decenas de cuartillas al año para atacar a Chávez, Correa y Evo. Resulta totalmente incongruente que alguien capaz de haber escrito novelas como La ciudad y los perros y La guerra del fin del mundo defienda a capa y espada una frase acuñada por un economista norteamericano de filiación fascista: "El subdesarrollo es una enfermedad mental".

Idéntico y triste sayo viste Jorge Semprún, novelista español que escribe en francés y que lleva sobre sí el peso de ser un ex. Ex luchador de la resistencia antifascista francesa, ex prisionero del campo de concentración de Buchenwald, ex dirigente del Partido Comunista Español, ex ministro de Cultura, desde hace décadas sufre de regresión histórica y amnesia ideológica.

Ahí está el no menos inefable J.J. Armas Marcelo, periodista y escritor español largamente obsesionado con una Cuba a la que imagina como un enclave neocolonial a la medida de sus deseos.

Está también, no faltara más, la periodista y escritora Rosa Montero, a quien la onda anticubana no le viene de ahora, sino desde hace varios años. Por ejemplo, en el 2008 se mostró orgullosa de compartir una tribuna contra la Revolución cubana con el terrorista Carlos Alberto Montaner, la política del Partido Popular, Esperanza Aguirre y un representante de la Embajada de Estados Unidos en Madrid.

Desde aquí sabemos que esas voces no representan a España. Los jóvenes escritores y artistas cubanos reconocieron "el esencial aporte de la cultura de los pueblos de España" y asumieron "la ética de la España republicana y antifascista". Fue emocionante escuchar a Aitana Alberti, la hija del gran Rafael, leer el mensaje del Festival Internacional de Poesía de La Habana en el que se dice: "Cuba no es sólo un nombre bajo el dedo acusador. Cuba es una cultura, una ética, una historia, una identidad resistente, una mística nacida de la poesía y de la imaginación. Esta que algunos pretenden que nos agreda, no es la España que hemos querido y admirado siempre: La España de Juan Ramón Jiménez, de Antonio Machado y de León Felipe; la de Federico García Lorca, Rafael Alberti y Miguel Hernández; la de María Teresa León y María Zambrano, la de Pablo Casals y Pablo Picasso, la España de intelectuales y artistas contemporáneos siempre fraternos, la de innumerables amigos que nos acompañan día a día con su solidaridad".

Estos promotores de una "plataforma" condenada al hundimiento no harán variar ni un ápice la defensa de nuestros principios ni la irreductible voluntad de la sociedad cubana de perfeccionar nuestro socialismo.