jueves, 20 de mayo de 2010

REPORTE PARA RADIO HABANA CUBA 21 DE MAYO DE 2010

AUDIO

Esta semana en El Salvador ha sido muy martiana, y es por supuesto una buena noticia. A pesar que siempre se ha rendido tributo al Apóstol de la Independencia de Cuba en este país centroamericano, el realce en esta ocasión ha sido mayor; partiendo del hecho que la conmemoración de la caída en combate de José Martí en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895, se hace este 2010 cuando se han restablecido relaciones plenas con la República de Cuba, y ya se cuenta con una delegación diplomática que la representa oficialmente.

Además se han realizado diversas actividades culturales en las que han participado intelectuales, artistas y funcionarios de ambos países, lo que le brinda una expresión más profunda de la hermandad entre ambos pueblos. Todas se han centrado en la misma fecha, partiendo de la convocatoria de la Cátedra Libre “Roque Dalton”, la Fundación Metáfora y el Proyecto Cultural José Martí a la conferencia titulada “Vida y Obra de José Martí”, realizada en la Universidad de El Salvador, en la que intervinieron los escritores salvadoreños Ricardo Castro Rivas, Álvaro Darío Lara y Rodolfo Rosales, junto a los también intelectuales cubanos Luis Manuel Pérez Boitel y Miguel Barnet.

Posterior a esta actividad académica se realizó un acto público también conmemorando el 115 aniversario de la caída en combate de José Martí, en la Plaza que lleva su nombre, acá en la capital salvadoreña, San Salvador; y donde el embajador Pedro Pablo Prada colocó una ofrenda floral en su honor, además de la participación de muchos ciudadanos convocados por la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad con Cuba.

Concluyó la serie de eventos con la velada cultural a la que invitaron el Centro Cultural Nuestra América y la Embajada de la República de Cuba en El Salvador con el llamado de “Martí nos Une”, y en la que participaron el embajador Pedro Pablo Prada, el presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, Miguel Barnet, el poeta salvadoreño Ricardo Castro Rivas, los artistas salvadoreños Filander Funes y Maikov Álvarez; así como la pianista cubana Ivette Harryman.

En otro contexto, pero siempre en el ámbito de la unidad y solidaridad entre los pueblos, este jueves por la tarde, en un acto solemne llevado a cabo en las instalaciones de la Misión Diplomática de Cuba, le fue impuesta la “Medalla de la Amistad” al gran ecuatoriano y latinoamericano, Universi Zambrano, quien además en la actualidad es el embajador de la República de Ecuador en El Salvador.

Tal distinción fue conferida por el Consejo de Estado de la República de Cuba en reconocimiento a los méritos conseguidos durante su vida solidaria y de amistad con la Mayor de las Antillas, y a cuyo acto asistieron miembros del cuerpo diplomático acreditado en El Salvador, ciudadanos ecuatorianos residentes en el país y amigos de Ecuador y Cuba.

Estos hechos que hemos descrito nos demuestran que en el Pulgarcito de América también hay magníficas noticias, algo que por supuesto enorgullece a los salvadoreños.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.

“A 115 años, Martí nos une desde su inmortalidad”: Pedro Pablo Prada

Poetas participantes en la conmemoración de la muerte del pensador cubano José Martí. Desde la izquierda Ricardo Castrorrivas, Luis Manuel Pérez Boitel, Miguel Barnet y Rodolfo González. Foto Diario Co Latino/Juan Carlos Villafranco

Iván Escobar
Redacción Diario Co Latino


“José Martí nos une desde su inmortalidad de 115 años, invocándonos aquí en el Pulgarcito de América”, con estas palabras el Embajador cubano acreditado en El Salvador, Pedro Pablo Prada, recordó la vida y obra del célebre personaje cubano, en un acto especial en esta capital.

Este 19 de mayo se conmemoraron 115 años de la caída en combate de José Martí, un hombre emblemático para la historia cubana y Latinoamericana en general. Y uno de los grandes pensadores y pilar fundamental en la revolución cubana.

En El Salvador se desarrolla este reconocimiento cada año, sin embargo este 2010 la celebración, por primera ocasión, cuenta con la presencia de funcionarios cubanos en la actividad, gracias a la reanudación de las relaciones diplomáticas entre ambos pueblos.

El embajador cubano, llegó la tarde de este miércoles hasta la Plaza “José Martí”, en esta capital; junto a los poetas cubanos Miguel Barnet y Luis Manuel Pérez Boitel. Además estuvieron presentes el embajador de Venezuela, Wladimir Ruiz Tirado, y representantes de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad con Cuba (CSSC), así como la militancia del FMLN.

“Desde El Salvador vemos a José Martí, en los miles de compatriotas cubanos que luchan…y ante el enemigo que trata de opacar su vida y obra”, enfatizó Raúl Martínez, de la CSSC.

Poetas honran la memoria de José Martí


El Auditorio de Estudios Históricos de la Universidad de El Salvador, reunió la tarde de este miércoles a poetas salvadoreños y cubanos, quienes hablaron sobre la vida y la obra de José Martí, el cubano más famoso de la historia y eje fundamental en las luchas históricas de la isla caribeña.

“La revolución cubana se ha basado en los preceptos martianos. José Martí es la figura más citada en los proyectos cubanos en los 50 años de la revolución. Él fue un intelectual al día de todas las disciplinas que dominó. Fue un hombre de ideas de vanguardia”, reflexionó el poeta Barnet, ante un público sediento de conocimiento de la historia cubana.

Los poetas cubanos se encuentran en el país, en el marco de la 7º Edicición del Encuentro Internacional de Poesía “El turno del Ofendido”, y que ayer reunió al escritor salvadoreño Ricardo Castrorrivas, quien hizo una trayectoria histórica de Martí. “Es un referente necesario para conocer a nuestra verdadera América. Fue un hombre de pensamiento y acción”, precisó.

Mientras que el poeta cubano Luis Manuel Pérez Boitel, destacó que José Martí “es nuestro cubano, nuestro hombre de América, nuestro gran pensador” y recomendó que para lograr conocerle, no sólo basta leer su vasta obra o documentos que heredó, sino que es preciso conocer los lugares donde estuvo. Los poetas consideran que hoy en día muchos se oponen a divulgar la obra de José Martí, por ello destacaron la importancia de estos eventos que unen a los pueblos y a la vez les permite interiorizar en su historia. Rodolfo Rosales, de la CSSC recordó por ejemplo que en el pasado en El Salvador “era peligroso hablar de José Martí, era subversivo.


Hoy vivimos otros tiempos, estamos viviendo la oportunidad de conocer su vida”.El encuentro de poesía, la conmemoración en la plaza, recordaron la memoria de uno de los hombres insignes de Cuba. Y como bien lo citó el poeta Barnet, José Martí nunca podrá conocerse en su totalidad, “analizar a Martí desde un sólo ángulo, es un crimen. Él es el más grande de los pensadores, un guerrero de las ideas”. Y recalcó que “sin José Martí no hubiéramos tenido un Fidel Castro, una revolución cubana, pronto tendremos una revolución Latinoamericana”, enfatizó Barnet.

¡¡NI EL FMLN NI SU AGENDA TERMINAN EL 2014 !!

Comité FMLN en Suecia | Jueves, 20 de Mayo de 2010

En la práctica tanto en el periodismo como en la política no existen neutros, es decir es un eufemismo cuando se habla de periodismo independiente o de políticos independientes, mayormente en una sociedad como la salvadoreña los periodistas que escriben u opinan han estado y están alineados por convicción o conveniencia a posturas políticas de izquierda o de derecha.

Nuestro actual presidente es un vivo ejemplo de ello. Pero como dijo el prócer latinoamericano José Martí, “HACER ES LA MEJOR MANERA DE DECIR”

Distinto es decir que en los políticos tanto en la izquierda como en la derecha hay matices que van desde los transigentes a los intransigentes y que entre estos la moda actual en la derecha es autotitularse derecha con sentido humano y algunos voceros de grupos de izquierda se consideran puros y dueños de verdades absolutas, con autoridad y recetas para casi todos los problemas.

En la actualidad política del país no es de sorprender entonces que la derecha trate de recomponerse y sacudirse los lastres de derrota y aparezcan en la palestra el recién legalizado GANA o que las aspiraciones de otros como el Partido Popular, se pospongan así como también en la izquierda, la Tendencia Revolucionaria, muestra cada vez mayor interés de convertirse en Partido.

El espectro político salvadoreño nos muestra hoy, partidos legales, partidos en proceso de legalización y otros que se siguen llamando movimientos, pero que a la larga tienen aspiraciones de convertirse en partidos legales. No obstante, lo que podríamos llamar la metamorfosis histórica de la derecha, únicamente se ha evidenciado en nuevas siglas de nombres que para nada han cambiado y en la izquierda partiendo de matices ideológicos; muchas veces sin clara conciencia, los hay que se dicen demócratas, socialistas y sus derivados. En todo caso con rotundidad podemos decir que lo novedoso hoy, es la libertad que los salvadoreños tenemos de incorporarnos militando o simpatizando, con cualquier corriente política de derecha o izquierda, sin el peligro de cárcel o perder la vida. Cosa que era el riesgo en el siglo XX.

La participación y desarrollo de organizaciones sociales, en activismo reivindicativo de derechos humanos, medio ambiente y otros, ha sido novedoso en los últimos años y particularmente en la precampaña y campaña electoral del 2009, la participación política de elementos que aportaron junto al FMLN al desarrollo del programa del Cambio, participando activamente en las mesas que se organizaron para ello.

En este periodo, tuvo un importante impacto mediático el movimiento social alrededor de Mauricio Funes, auto denominado “Los Amigos de Mauricio”, que diciéndose sin militancia política partidista apoyaron de distinta forma y paralela al FMLN, la aspiración presidencialista de Funes.

Esto de alguna manera incorporaba la manera civilista e independiente en la alianza de Funes y el FMLN en el proyecto por el cambio y aunque se proclamaban ajenos a aspiraciones de gobierno, son varios de sus dirigentes los que hoy forman parte del aparato gubernamental, e incluso han inspirado un sello personal muy cercano a la manera de gobernar de Funes.

Después de las elecciones proclamaron su disolución, reapareciendo recientemente en lo que ellos han dado en llamar Movimiento Ciudadano por el Cambio y del cual el mismo presidente ha proclamado, espera se convierta en el apoyo del movimiento social, para su gestión de gobierno.

Es lícito por parte del presidente el buscar apoyos para su gestión, incluso a tenor de apadrinar esta nueva etapa proselitista de sus “amigos”; que motivos aparte siguen manifestando desinterés por convertirse en partido político, lo que parece un tanto incomprensible, pues los requisitos legales para su inscripción no tendrían que ser impedimento, ya que solo se necesitan 50 000 firmas para su legalización y según sus voceros dicen tener organización en los 14 departamentos en influencia en “cientos de miles de salvadoreños”.

Realmente las motivaciones y limitaciones que ellos se auto imponen, no están a tono con lo que se respira en sus entornos, no obstante en política los hechos son los que realmente cuentan y en la realidad la aritmética de sus correligionarios durante la campaña, pudo ser como pompa de jabón.

La aparición de nuevos o renovados actores de derecha o izquierda en el espectro político y social salvadoreño, es un factor a tener en cuenta en positivo; pues esto crea un abanico de alternativas, en donde cada quien puede encontrar con libertad su sitio; a pesar que pasado el impacto mediático y algunas pruebas políticas reales, muchos de estos institutos políticos se convertirán nuevamente en siglas sin importancia dentro de la sociedad salvadoreña.

En cuanto al FMLN, nació a la vida legal como partido, después de terminada la guerra civil y como un aporte de las fuerzas de izquierda en el conflicto al proceso de paz. Desde su fundación se ha enfrentado a reacomodos en donde la discrepancias, disidencias e incluso transfuguismo han sido parte de su desarrollo; con una constante de crecimiento organizativo consolidándolo en la actualidad como la primera fuerza política del país y la única con la fuerza moral e ideológica capaz de transformar la sociedad.

Esta no es una aseveración antojadiza o sin fundamento, pues a la base tiene sus estatutos y programa que claramente hablan de la sociedad a la que aspiramos denominándonos democráticos, socialistas y revolucionarios.

Esto y con modestia quiere decir que cualquier cambio real para transformar nuestra sociedad tiene que contar con el FMLN como la locomotora del tren que transite junto con las fuerzas políticas interesadas en avanzar por ese rumbo; pero sobre todo el rumbo por donde las y los salvadoreños quieran transitar.

Esto último es parte vital de la interpretación de toda la estrategia impulsada por el FMLN durante los 30 años de su existencia, pues no son los deseos, sino la realidad la que marca los tiempos y métodos políticos. El 2009 fue el año del desplazamiento de la derecha del gobierno, para ello fue necesario el esfuerzo táctico de agrupar y sumar a todas las fuerzas interesadas por terminar con los gobiernos areneros que durante 20 años depredaron al estado, empobreciendo el país con políticas neoliberales.

Esto que fue un esfuerzo titánico con la participación de cientos de miles de ciudadanos, comenzó con la creación del Programa Por el Cambio como un compromiso a asumir por el nuevo gobierno; compromiso que el FMLN asume como propio desde su participación en distintos ministerios y otras instancias, pero también como garante y co-responsable como partido oficial del buen hacer del ejecutivo. Esto le obliga al Partido, sobre todo a serle fiel al programa que durante la campaña electoral ofreció y por el cual votó la ciudadanía.

Dentro de este gobierno de unidad, los puntos de vista del ejecutivo, no siempre son coincidentes, esto ha sido así con la telefonía y últimamente con el RNPN o la postura política respecto a lo que pasa en Honduras; no obstante el saldo del esfuerzo compartido en el Gobierno por el Cambio es positivo; aclarando naturalmente que el Cambio no es tarea de un solo período de gobierno y sí compromiso del FMLN ante la sociedad salvadoreña, en este y en los subsiguientes; pues sería poco serio el creer que todo estará hecho el 2014.

Por tanto ni el FMLN ni su agenda política terminan el 2014, por el contrario las tareas actuales y sus dificultades nos visualizan las necesidades y retos a enfrentar en el futuro, que definitivamente irán creciendo en envergadura pero al mismo tiempo nos darán la satisfacción de estar en el camino correcto; quienes quieran unirse al esfuerzo sin plazos ni desesperanzas serán bienvenidos, a sabiendas que la derecha y sus acólitos, será nada más uno de los obstáculos a vencer.