viernes, 14 de mayo de 2010

ESTRATEGIAS ANTI CORRUPCIÓN: EN CUBA

Jorge Gómez Barata

Con sus luces y sus sombras, la sociedad cubana de nuestros días, fruto de una revolución legítima y autóctona, de un liderazgo eficaz y de una epopeya nacional de cincuenta años desplegada sobre dos siglos decisivos en la historia humana, se enfrenta a tareas tradicionales que han marcado su desempeño y a desafíos inéditos, entre estos últimos el de reinventarse ella misma y, sin desmentirse sobrevivir no sólo a la agresión externa y a la adversidad económica, sino al desgaste que para todo y proyecto y todo organismo significan los años.

Comprender las circunstancias que aproximadamente en la última década han generado el auge del delito económico y revelado manifestaciones de corrupción en Cuba son fenómenos cuyas particulares formas y esencias son capaces de poner a prueba al más calificado equipo de sociólogos y convertir en ineficaces probados instrumentos metodológicos.

Una característica del fenómeno de la corrupción en Cuba es que algunas de sus expresiones más extendidas, nacen no de un clima de relajamiento moral o deshonestidad, del mal ejemplo de los gobernantes o de la impunidad de los poderosos, sino de una desafortunada y confusa combinación entre el modo de administrar la propiedad estatal, la quiebra económica, la introducción de instrumentos de mercado, la aparición de desigualdades sociales y privilegios; así como del debilitamiento de valores ideológicos asociados al justificado escepticismo que acompaña a la desaparición del socialismo real en la Unión Soviética y otra decena de países.

Alguno de estos fenómenos, como por ejemplo la situación económica y las desigualdades sociales se incorporaron al discurso político y se enfrentaron con lucidez y profundidad, otras como son reflexiones mayores acerca de las causas del fin del socialismo real, cuestiones ideológicas asociadas a ese fenómeno y todo lo relacionado con la eficacia de las instituciones de la superestructura, los déficit existentes, así como los referentes teóricos y los paradigmas políticos, son asignaturas pendientes.

Debido a particularidades de la sociedad cubana de hoy que tal vez sólo los cubanos alcanzan a comprender; para los inspectores, auditores y vigilantes, identificar en Cuba a quienes con ánimo de satisfacer necesidades perentorias, servir a compañeros de trabajo, devolver favores u otros fines, desvían recursos estatales es tan difícil como individualizar a quienes en Fuenteovejuna, para hacer justicia, mataron al Comendador. En la Isla la culpa también es social.

Hay en Cuba personas que se apropian de lo que no es suyo sin ser ni considerarse a sí mismos como ladrones, funcionarios que desvían recursos sin lucrar y personas que participan en el tráfico de influencias sin saber que lo hacen. Naturalmente que en ese clima de difícil comprensión y pronóstico, escudándose en duras y complejas realidades, medran los villanos que amparándose en tal estado de cosas, roban, trafican, practican el cohecho, aceptan sobornos y son, como en cualquier otra parte, francamente corruptos. Probablemente los de esa ralea no sean tantos como a veces se supone.

Consta que el gobierno cubano dispone de la voluntad política, la calificación, las instituciones y los instrumentos metodológicos necesarios para un diagnostico de la situación social, incluyendo los brotes de corrupción; así como de las capacidades para combatir ese flagelo frente al cual lo más difícil parece ser elegir la estrategia correcta. La mala noticia es que, hasta ahora la aplicada parece ser excesivamente unilateral.

La naturaleza estatal altamente centralizada y verticalizada de la economía, la producción, los servicios y la totalidad de la gestión social y cultural en Cuba obligan a confiar la utilización y la custodia de los recursos materiales y financieros a miles de administradores y funcionarios dotados de facultades para decidir lo que conviene a las comunidades y los colectivos y actuar en nombre del pueblo. Durante décadas, esa miríada de cuadros revolucionarios manejó y todavía hoy administran honradamente bienes y dinero de propiedad y destino social.

Sin embargo, en la última década, el deterioro del poder adquisitivo del dinero recibido como salario y la caída libre del nivel de vida de todas las categorías de la población han motivado el auge del delito económico, las malversaciones, la aparición de diferentes variantes de soborno, el cobro de comisiones y otras tendencias negativas, que han quebrantado esa confianza haciendo que las autoridades apuesten por incrementar los controles, la supervisión y la vigilancia, como dicen los cubanos: “aprieten”

Como resultado de esa orientación, en un grado visible han proliferado los cuerpos de inspectores, las agencias de seguridad y vigilancia, los custodios a cuenta de los centros de trabajo que se suman a la policía, a las guardias obreras y a la actividad de los vecinos que por las noches, en número de decenas de miles en las ciudades y pueblos se integran a las tareas de vigilancia. De conocerse, el número de personas dedicadas a esas tareas de dudosa efectividad pudiera ser abrumador.

Los administradores y empresarios se quejan de vivir pendientes de las inspecciones y de tener que dedicarse excesivamente al papeleo, a rendir cuentas y a controlar los recursos, sin que por ello se frenen las tendencias al crecimiento de los delitos y otras faltas que afectan a la producción, dañan las obras de construcción, mantienen descontentos a los usuarios y clientes de comercios y servicios diversos.

Algunos creen, que tal vez debía probarse y combinar el apretón con la liberalización, hacer a los colectivos laborales participes reales del control de la producción y los servicios y naturalmente de sus lucros, liberando al Estado de la obligación de fiscalizar cada acto. He escuchado decir que cada inspector y cada guardia de seguridad es una premisa para la corrupción. En definitiva ellos también tienen necesidades, están sometidos a las mismas influencias que sus congéneres y no son de piedra.

La Habana, 14 de mayo de 2010

UNIÓN EUROPEA: LOS DIOSES DESIGUALES

Leyla Carrillo Ramírez

Centro de Estudios Europeos


El hombre de Neandertal fue el primer poblador del continente europeo. La evolución del primate transcurrió durante varios siglos, en los que sus rasgos antropológicos, las costumbres, el lenguaje y los ritos religiosos alcanzaron un amplio espectro. Sus diferencias se hicieron cada vez más notables y, en algunos casos, abismales, porque desde sus antepasados a la fecha, difieren entre sí los helenos, latinos, celtas, galos, eslavos, balcánicos, escoceses y germanos, como seres humanos que conviven en un espacio geográfico.


Con creyentes católicos, protestantes, evangélicos y ortodoxos las religiones y los dioses han cohabitado en el continente sin contratiempos perceptibles (salvo las Cruzadas, de la noche de Saint Barthélemy[1] y de la persecución nazi contra los judíos). En los países miembros de la Unión Europea hacía más de medio siglo no se manifestaba con tal crudeza el terrorismo antirreligioso. Hoy se aprecia un “renacimiento” de contradicciones sociales que también evidencian el resurgimiento de tendencias fascistas


El terrorismo antislámico se perfila con más nitidez desde el 11 de septiembre de 2001, con el pretexto de combatir al terrorismo medioriental, acuñado como “fundamentalista” por el anterior Presidente estadounidense. La cruzada contra los musulmanes no sólo ha penetrado en las estructuras gubernamentales de Estados Unidos y de la Unión Europea, sino también en varios grupos poblacionales. La UE no estaba preparada para asimilar la avalancha migratoria exacerbada desde la guerra en Yugoslavia y –mucho menos- proveniente de otros continentes, considerados “peligrosos” por el mundo desarrollado.


La pancarta esgrimida por el Tratado de Lisboa sobre “igualdad en la diversidad”, resulta inaplicable y, mucho menos, creíble. Los británicos, polacos, franceses e irlandeses no aceptaron los enunciados de la Carta Europea de Derechos Fundamentales referidos a la religión, que evidenció disensiones sobre el culto a dioses distintos o su rechazo, tangibles en las preferencias plasmadas en las respectivas constituciones: la francesa (que protege el laicismo), la británica, italiana, danesa, holandesa, griega y chipriota, tres de las cuales especifican qué religión debe profesar el jefe del Estado.


Las “licencias” sobre las diversas religiones quedan salvadas para los legisladores comunitarios con la precisión de “seguir la tradición e historia europeas”. El rechazo más visible ocurre en torno al islamismo, porque la citada religión no surgió en Europa. Entonces habría que preguntarse por qué si la judía tampoco es originaria del continente, hoy los gobiernos de la UE se empeñan en borrar los crímenes infligidos durante la Segunda Guerra Mundial. No es que consideren al semitismo parte de sus costumbres, ni que todos se arrepientan del Holocausto, sino porque Israel es un buen aliado. En cambio, los oriundos de los países musulmanes (donde se practica la religión más extensa del mundo) son calificados como “enemigos y aliados del eje del mal”.


Identificar a los árabes –y en particular a los islámicos- con el terrorismo constituye una práctica perniciosa que acarreará nuevos males. Discriminar o insultar a los fieles “indeseados” no solo es un problema ético y social, sino también violatorio de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de la Carta de las Naciones Unidas. Pero no lo es tanto de la Carta Europea de los Derechos Humanos Fundamentales, renovada con relativa frecuencia.


Sería injusto culpar a los suizos de iniciar la ofensiva antislámica por haber prohibido los minaretes[2]. Dinamarca desató la mayor repulsa musulmana a escala universal debido a las caricaturas ofensivas a Mahoma publicadas desde 2005.[3] En Francia a partir de los años ochenta se suceden actos xenófobos contra los numerosos inmigrantes magrebinos y mashrequinos. Los disturbios en la periferia parisina, extendidos a otras ciudades, fueron provocados cuando dos jóvenes de origen árabe fueron asesinados por la policía en 2007, bajo la presunción de terrorismo. En Londres el asesinato policial en 2005 de un joven brasileño, también “confundido” con un árabe, constituyó otro escándalo.


Desandar la religiosidad en cada país sería riesgoso y subjetivo. Las creencias o el laicismo son atributos de su propia historia. Pero quedan márgenes para la duda: ¿el rechazo a los otros es sólo una señal de desigualdad o también una instigación desde las élites, los partidos gobernantes de derecha y sus acólitos? ¿Ha sido inoculado por el expresidente George W. Bush en el ciudadano europeo común? Las respuestas se desgajan de los acontecimientos. El panorama religioso se complica cada vez más en los Estados miembros de la UE, mediante la proliferación de regulaciones gubernamentales que atentan contra las libertades individuales.


La selectividad religiosa coadyuva a enardecer el clima en Europa. Y si de religiones se trata, baste reflejar las preocupaciones expresadas durante el reciente congreso episcopal, reunido en España[4] en el sentido de que el rechazo a otras religiones “incita a un resentimiento xenófobo y a reacciones violentas, justificadas por varios políticos”. En su mensaje al cónclave, el Papa Benedicto XVI abogó por el reconocimiento a los derechos y a la posibilidad de una vida digna.


Varias declaraciones gubernamentales y la reacción en algunos círculos populares marcan pautas hacia la conflictividad religiosa. Avanza la tendencia a la “securitización”[5] que comienza a pretextarse para promover legislaciones antislámicas en diversos países de la UE. A tal extremo, que ya en el “preocupado” Parlamento Europeo se escuchan propuestas de una normativa común contra símbolos islámicos, como es el caso de la realizada por la vicepresidenta del Parlamento Europeo (del Partido Liberal alemán (FDP)) en Bruselas, Silvana Koch-Mehrin, que calificó al velo de “cárcel ambulante”. Y el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, -alegando laicidad en las escuelas públicas- recién rechazó un recurso interpuesto por dos jóvenes francesas expulsadas de su escuela en 1999 por mantener el uso del velo durante las clases de gimnasia.


Bélgica fue el primer país que con un voto unánime parlamentaria, el pasado 31 de marzo, aprobó una ley que impide el uso del velo islámico –sea corto o largo-[6], abogando algunos por “liberar a las mujeres de un atavismo”, insistiendo otros en el “envío de una fuerte señal a los islámicos” y una mayoría que argumentó “el respeto a la seguridad pública”.


En Francia habita una de las mayores poblaciones de origen islámico. Desde 2004 la Asamblea Nacional promueve una ley contra el uso del velo. En enero de este año una comisión parlamentaria sostenía que el niqab “representa un símbolo de la subyugación de la mujer y es la bandera del fundamentalismo extremista”, mientras que el Presidente galo reiteró que “en su país no hay lugar para utilizar el velo bajo ningún pretexto, en ninguna condición y en ninguna circunstancia, porque atenta contra la dignidad de la mujer”.[7]


El proyecto de ley plantea hasta un año de prisión, la astronómica multa de 15 mil euros y un curso alternativo sobre “ciudadanía” como sanción complementaria; jóvenes del ultraderechista Frente Nacional promueven prohibir la prenda en lugares públicos y a la salida de las escuelas. El ministro francés de inmigración, Eric Besson, ha rechazado la solicitud de nacionalidad francesa a un extranjero cuya esposa usa un velo integral; tumbas musulmanas han sido profanadas en el cementerio de Notre-Dame de Lorente. El Consejo de Estado debate sobre la constitucionalidad de la medida y una mujer ya fue multada con 22 euros en Nantes por usar el niqab bajo el pretexto policial de que la prenda “reducía el campo de visión de la automovilista”. En señal opuesta el Partido Socialista considera que la ley sería “una afrenta a la dignidad humana”;


En Italia se concretan acciones de conflictividad religiosa: la ministra de Igualdad, Mara Carfagna abogaba en enero por la prohibición del burka y sugirió la modificación de la ley 172 de 1975 para añadir los velos islámicos a las prohibiciones existentes. En el pueblo norteño de Varallo, Piamonte, el alcalde colocó carteles en italiano y árabe prohibiendo el burka, el niqab y el burkini[8] y en Novara, la policía multó con 500 euros a una mujer por usar el niqab. En torno a otras religiones, proliferan consignas antisemitas; mientras que el titular de Exteriores propuso añadir una cruz católica a la bandera italiana, rechazada por los partidarios del actual jefe del gobierno.


En Alemania –sin restañar las secuelas postbélicas- se suceden acciones contradictorias, como el vandalismo contra islámicos y judíos. En septiembre de 2009 las autoridades de Colonia se vieron obligados a suspende un congreso contra la islamización convocado por la ultraderecha que se oponía a la construcción de una mezquita. En abril de 2010 las autoridades concedieron el derecho de asilo a un apóstata del Islam. Sin embargo, el voto suizo contra los minaretes ha sido recibido con cautela gubernamental en previsión de la “islamización” del país donde habitan más de 3 millones de musulmanes. Simultáneamente los votantes berlineses rechazaron el proyecto del Partido Cristiano Demócrata (CDU), junto al clero católico, protestante y judío, que pretendía sustituir la asignatura de ética por la de religión en las escuelas,


En España avanzan medidas que afectarían a diferentes feligreses. Una abogada de origen marroquí fue expulsada de un juicio por rehusarse a prescindir del velo; y trasciende la campaña del Partido Popular para que el Gobierno socialista “abandone la retórica de la Alianza de Civilizaciones” que propendería a una conciliación entre culturas, religiones y economías disímiles en el Mediterráneo.


En Dinamarca, Países Bajos y Reino Unido se estrenaron las caricaturas y películas antislámicas, que rebrotan cada cierto tiempo, con disculpas pueriles para los musulmanes. Los Balcanes fueron impregnados por el islamismo durante 5 siglos[9] por lo que el Primer Ministro búlgaro ha debido aclarar que no existe un proceso de islamización, mientras construyen mezquitas y restauran iglesias ortodoxas. La Corte checa de Justicia denegó la demanda de la Iglesia Católica sobre la propiedad de la Catedral de San Vito. El 1º de marzo el episcopado católico de los países del centro y sur europeos reunidos en Moldavia, reclamó respeto para las minorías católicas en los países del Este.


Comprender el creciente rechazo en la Unión Europea a otras religiones puede parecer galáctico y plantea otra concepción de los derechos humanos. Mientras, en Cuba conviven y se fusionan los abakuás, ñáñigos, masones, católicos, ateos, judíos y evangelistas, en el mismo haz de una nación. En cambio, instituciones y personalidades de la Unión Europea desatan campañas sobre los derechos humanos en el mundo subdesarrollado. ¿Y ellos qué harán con sus dioses desiguales? Tal vez los internen en las nuevas bases “antiterroristas” instauradas por Washington, reediten el ultraje cometido contra el Corán en Guantánamo o los lancen al mar como inmigrantes islámicos indeseados. ¿Quién sabe?...


La Habana, mayo de 2010






[1] La noche de la masacre de San Bartolomé ocurrida el 24 de agosto de 1572 en París y se extendió a toda Francia. El saldo fue de más de 10 mil hugonotes asesinados por católicos más extremistas que rechazaban a los protestantes.

[2] BARRIOS, INDIRA. “Discriminación a los musulmanes en Suiza”. CEE. Informe 2, del 29/11/09

[3] CEE “Negligencia, xenofobia o terrorismo” I y II. Informes 18 del 8/92/06 y 40, 3/03/06

[4] Arzobispo Antonio María Veglió, Presidente pontificio del consejo episcopal. ANSA, Málaga, 28/04/10.

[5] Securitización: del vocablo inglés security, que representa convertir en tema de seguridad para el orden establecido todo lo que sea considerado peligroso, hasta las ideas.

[6] Velo corto: niqab, velo largo: burka

[7] SARKOZY NICOLAS. EFE París, 26/01/10

[8] Burkini: prenda utilizada para el baño.

[9] Les Cahiers du Courrier des Balkans, nro 5. Les islams des Balkans. 11/4/2010


flor para roque, por Silvio Rodríguez


No sé si le habrá dolido
el tiro que lo mató,
pero sé que su asesino
matándolo se murió.

No sé dónde lo pusieron
a dormir el desamor.
Hoy debo mirar al cielo
si quiero darle una flor.

Aída, Juanjo y Jorgito,
de cinco quedaron tres.
¿Dónde están Roque y Roquito?
¿Cuándo comienza después?

Roque Dalton fue mi amigo.
Él era un poco mayor
y ahora me resulta un hijo
necesitado de amor.

No es venganza lo que quiero,
sino dejar una flor
donde escondieron los huesos
de un héroe de El Salvador.

SEGUNDA CITA
http://segundacita.blogspot.com/
Jueves 13 de mayo de 2010






ROQUE DALTON: EL POETA REVOLUCIONARIO ÍNTEGRO

Guillermo Alvarado, Radio Habana Cuba

Este viernes se cumplen 75 años del nacimiento de uno de los más grandes salvadoreños de los últimos tiempos, el poeta Roque Dalton, miembro de la denominada “generación comprometida”, de aquellos jóvenes intelectuales que convirtieron en armas las palabras y salieron a pelear con ellas contra la opresión y la injusticia, aunque la vida se les fuese en el intento.

Descrito por quienes le conocieron como alegre, cariñoso y optimista –no se podría ser poeta de otra manera- los textos de Dalton llevan la rebeldía intrínseca, como los de su amigo y también mártir revolucionario, el guatemalteco Otto René Castillo.

Hijo del país más pequeño de Centroamérica, paseó por el mundo el orgullo de su origen, plasmado con ingenio y humor en los versos conocidos como Poema de Amor, dedicado a sus hermanos, sus compatriotas, esos que “ampliaron el Canal de Panamá, repararon la flota del Pacífico en las bases de California, se pudrieron en las cárceles de Guatemala, México, Honduras, Nicaragua, por contrabandistas, por estafadores, por hambrientos...”.

Alumno del histórico dirigente obrero y comunista Miguel Mármol, de quien escribió una de las más acabadas biografías, conoció como él los apuros de la cárcel, sobrevivió a las balas de la tiranía, caminó las rutas del exilio, vivió en Cuba, donde por cierto fue activo colaborador de Radio Habana Cuba, sin desprenderse nunca de sus raíces, a donde volvió para incorporarse al combate.

Murió asesinado cuatro días antes de cumplir 40 años por una camarilla extremista y oportunista, permítasenos la redundancia, del Ejército Revolucionario del Pueblo. Uno de sus ejecutores, Joaquín Villalobos, demostró al mundo años después su miserable condición, cuando culminó su traición al movimiento Revolucionario y vende desde entonces su alma y su cuerpo al mejor postor.

Con la clarividencia de los poetas y los mártires, Roque Dalton previó su final y pidió, que: “cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre, porque se detendrá la muerte y el reposo... Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas. Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta”.

Mantuvo firme y claro su compromiso con la Revolución y el pueblo y no hizo jamás ninguna concesión. Así lo dijo en sus Poemas Clandestinos: "No confundir, somos poetas que escribimos desde la clandestinidad en que vivimos. No somos, pues, cómodos e impunes anonimistas: de cara estamos contra el enemigo y cabalgamos muy cerca de él, en la misma pista . Y al sistema y a los hombres que atacamos desde nuestra poesía con nuestras vidas les damos la oportunidad de que se cobren, día tras día ".

La muerte de Roque debe ser esclarecida porque esta es una deuda con la historia y la justicia. Existen hoy en El Salvador las condiciones para hacerlo, así como para investigar el paradero de sus restos, que aún sufren la ignominia del anonimato, igual que los de su par español Federico García Lorca.

Su figura NO requiere reparación alguna. Se alza erguida y sin tacha, para escarnio de otros pseudo intelectuales, confundidos o malignos, prófugos de la izquierda y amargados renunciantes de su pasado que, como mariposas nocturnas, necesitan un rincón oscuro para sobrevivir, firmando documentos y proclamas por dinero, en un inútil intento por demostrar que aún viven.

A sus 75 años, por el contrario, Roque Dalton crece cada día que pasa. Su obra se estudia y se reproduce, su ejemplo se esparce. Su sangre encontró terreno fértil y desde allí es savia para El Salvador que reverdece en este arduo y trabajoso camino por un mundo nuevo, ese en donde llegará un día, como él profetizo, en que los pobres harán las leyes, porque los ricos ya no existirán. FIN

Cuba no está sola

Los jóvenes escritores y artistas cubanos rechazan toda maniobra colonial contra nuestro país

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
13 de Mayo del 2010 23:35:12 CDT

Hace solo unos días, en la ciudad de Holguín, más de 300 jóvenes intelectuales y artistas de 20 países, participantes en la edición 17 de las Romerías de Mayo, proclamaron, en la Declaración Final del encuentro, su rechazo a la «campaña mediática internacional que ha querido distorsionar la realidad de Cuba, ocultando los logros de su pueblo y la dimensión de su ejemplo» y revindicaron el derecho de nuestro país «a existir como nación libre y soberana».


Hoy nos vemos en la obligación de pronunciarnos ante la insólita Plataforma de españoles por la democratización de Cuba que, integrada por figuras de la literatura, el periodismo y el espectáculo de la nación ibérica, acaba de dar a conocer, en conferencia de prensa, un «Manifiesto» que pretende «ayudar al pueblo cubano para que alcance la democracia lo antes posible».


Se trata de un claro intento por no dejar morir la campaña anticubana que desde los más poderosos medios de comunicación se viene articulando contra nuestro país.


En un acto de injerencia que recuerda los peores años de la historia colonial, los promotores de este «Manifiesto» descalifican y tildan de «totalitario» a nuestro modelo social y político. Desconocen que lo que llaman una «feroz y dolorosa dictadura» acaba de recibir el respaldo público y mayoritario de todas las generaciones de cubanos en las elecciones de delegados del Poder Popular y en las masivas demostraciones con motivo del Primero de Mayo, actos de legítima democracia que no quieren entender.


Como parte del show mediático, un reporte de El Mundo, fechado ayer en Madrid, se arriesga a encabezar la noticia con el siguiente titular: «Los grandes de la cultura española denuncian la feroz dictadura castrista». Publica además una imagen, reproducida por otros medios, en la que, ante un enorme fondo con el logotipo oficial de la Presidencia española de turno de la Unión Europea, posan con frivolidad algunos de los que suscriben el documento.


Los propósitos inmediatos de este show, se hacen explícitos en las declaraciones de los pocos firmantes que asistieron al acto. Aludieron con insistencia a la VI Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe que se realizará la próxima semana en Madrid: «No se puede permitir —dijo uno de ellos— que se utilice esta cumbre para suavizar las relaciones con los hermanos Castro. Se tiene que denunciar, presionar y obligar, tanto a los líderes de la Unión Europea como de Latinoamérica, para que ellos se involucren en esta lucha a favor de la libertad».


Ante esta confesión, cómo no entender el «Manifiesto» como una acción desesperada con la que pretenden evitar por todos los medios que se generen simpatías hacia Cuba, en un contexto latinoamericano y caribeño hostil a la política colonialista de los países del bloque europeo.


Esta patética maniobra ataca claramente al Gobierno de Zapatero por considerar su política exterior «animosa con la dictadura» —según las palabras de otro de los firmantes— y se articula con el anuncio del ex presidente Aznar de que realizará un homenaje en vísperas de la mencionada Cumbre a «las organizaciones cubanas demócratas de dentro y fuera de la Isla», en realidad un puñado de mercenarios sin principios ni el menor prestigio.


De este modo, desde una Europa conmocionada por una profunda crisis económica y un dramático desempleo, algunos «famosos» de España, quizá uno que otro «grande» y muchos indudables «pequeños», se unen nada menos que a Aznar para «no dejarnos solos». Les angustia de manera evidente la solidaridad hacia Cuba que nuestros hermanos de América Latina y el Caribe seguramente pondrán de manifiesto en la Cumbre. Les desespera que en la cita se condene el bloqueo de Estados Unidos y se denuncie la agresión contra nuestro país.


Los jóvenes escritores y artistas cubanos reconocemos el esencial aporte de la cultura de los pueblos de España y más de una vez hemos rendido homenaje a los grandes de las artes y las letras de ese país. La ética de la España republicana y antifascista es la nuestra. Al propio tiempo, rechazamos toda maniobra colonial y nos resulta particularmente repugnante que esta llamada «Plataforma» se presente ante el mundo de un modo tan burdo y con una cobertura en apariencia cultural.


Los cubanos nunca nos hemos sentido solos. Compartimos nuestras realizaciones y esperanzas con millones de seres humanos de todo el planeta. Ellos son conscientes del humanismo que encierran las ideas y principios que ha proclamado por medio siglo la Revolución Cubana.


Presidencia de la Asociación Hermanos Saíz

13 de mayo de 2010

INTELECTUALES Y ARTISTAS: HA LLEGADO LA HORA DE CONDENAR A CUBA

Por Jorge Jorge González

Ahora es el momento de denigrar, desprestigiar, envenenar y, por supuesto, condenar a la “dictadura castrista”, por parte de todos los intelectuales y artistas de renombre o no tanto, pero fundamentalmente por aquellos que se han auto flagelado durante décadas para que los conocieran como pertenecientes a las corrientes de “izquierda” en la querida España.

Sólo al dar una ojeada a los nombres que han comenzado a firmar el manifiesto “Plataforma de españoles por la democratización de Cuba”, llama a la reflexión: ¿los Almodóvar, Ana Belén o Víctor Manuel, haciendo coro a Mario Vargas Llosa, ese excelente escritor, pésimo político y peor ser humano? Entonces, desde el mismo inicio, las cosas van de mal en peor.

¿Qué se pretende al convertirse en dóciles herramientas de la campaña internacional contra la Revolución cubana y que, a raíz de la muerte de un “mártir” de probeta, se ha intensificado? No tengo una salida concluyente pero sí una respuesta personal: jamás fueron realmente de izquierda, porque esos, los puros, no traicionamos los principios, no reivindicamos acciones de moda, ni apuñalamos por la espalda las ideas; somos capaces de criticar lo mal hecho, los absurdos cometidos, la burocracia y a sus burócratas, pero siempre dentro de un esfuerzo razonable por lograr la excelencia, aunque esta resulte a veces esquiva o se enrede en vericuetos difíciles de salvar en un primer momento, como hace la sociedad cubana en su conjunto.

Siempre huelo el tufillo colonialista en estos españoles, de esos que no han avanzado en el tiempo y se creen preparados para gastar el último hombre y la última peseta en sus deseos de reconquistar Cuba a su imagen y semejanza, pues lo de izquierda hace rato que no es más que una palabra hueca en su repertorio para epatar, pero no un compromiso social con su época y su actuar ciudadano, tan diferente de esos otros paisanos de la Madre Patria que no se dejan arrastrar por los cantos de sirena de los enemigos y se manifiestan a favor de nuestra Isla en Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, Valencia o en cualquier rincón de la geografía nacional , de esos a los que sobra el coraje y la valentía necesaria para gritar sin miedo: ¡Viva la Revolución cubana!,¡ Obama libera a los Cinco Ya! O son capaces de reunir lo que pueden para traer a las víctimas inocentes de tres huracanes que destruyeron casi un país, para entregar lápices y gomas a nuestros escolares, para sembrar los campos y construir escuelas. A esos los amamos todos los días del año.

¿Quién les dio potestad a estos conejillos de Indias de la intelectualidad española para convertirse en nuestros verdugos?, ¿acaso la manifestación del último Primero de Mayo o las elecciones parciales en Cuba hace sólo unos pocos días, no son muestra suficiente para que conozcan de una vez por todas cual es el respaldo popular que tiene la Revolución cubana? Nuestro pueblo no es cordero destinado al sacrificio, así que no cuenten con ello, excelsos nombres: vayan y miren sus propios problemas internos que son muchos, acumulados y acumulándose, vean sus tasas de mortalidad infantil y comparen, ven sus índices de alfabetización y comparen, ven sus coberturas de sanidad y comparen, vean lo que ayudan al resto del planeta y comparen, vean sus tasas de desempleo y comparen, vean la inserción de mujeres al trabajo científico y comparen. Basta de engañar a otros o dejarse engañar ustedes mismos.

¿Qué tenemos problemas en Cuba?¡Nadie lo niega! Son muchos, pero son los nuestros y debemos resolverlos internamente, no necesitamos de Mesías que vengan a salvarnos, acá existe suficiente capacidad intelectual, moral y cívica para enfrentarnos a nuestros fantasmas y lo estamos haciendo cada día, aun cuando parezca que el tiempo está detenido. No hay momento para descansar como no descansa el campo, ni la intelectualidad cubana, ni los estudiantes y menos aun los que a su cargo tienen la capacidad defensiva de la Nación, siempre dispuestos a hacer pagar cara la osadía a los que se atrevan a cruzar nuestras fronteras en son de guerra: ¡Remember Girón!

La Habana, mayo del 2010