martes, 11 de mayo de 2010

Dalton: el turno del ofendido

Analecta de las horas

Ariel González Jiménez

Es necesario ir a buscar nuevos vientos alisios.
Y hacer de cuenta, a veces,
que es la brújula quien nos vuelve locos,
que todavía existe una pulgada de tierra
no descrita en ninguna de las cartas marinas.
Y uno termina forastero en el mundo, muerto
[a campo traviesa.
Roque Dalton

A Roque Dalton lo mató —el 10 de mayo de 1975— un grupúsculo de demenciales personajes que decían luchar por la justicia y la libertad: sus propios compañeros. No fue la primera víctima, y desgraciadamente tampoco la última, de esa paranoia “revolucionaria” que veía agentes de la CIA por doquier o desviaciones pequeñoburguesas en cualquiera que pensara un poco más que el promedio.

Treinta y cinco años después de su muerte, al autor de Historias prohibidas del pulgarcito lo siguen queriendo matar el silencio y el olvido. La entrevista de Emiliano Balerini con su hijo, Juan José Dalton, publicada el pasado martes en esta sección de MILENIO, nos recuerda claramente que la impunidad sigue siendo atroz y que va acompañada de la indiferencia o, peor, de la complacencia oficial.

No basta que sea un secreto a voces el hecho de que uno de los asesinos de Roque Dalton sea el mismo que hace unas semanas defendiera (como si se tratara de una estrategia suya) la guerra contra el narcotráfico del gobierno mexicano. Joaquín Villalobos se llama el docto asesor que nos dice a todos los mexicanos que no hay otro camino que el de la sangría que estamos viviendo para enfrentar al crimen organizado.

Es vergonzoso, pero así es: el mismo que es señalado por el hijo de Roque Dalton y muchos otros como partícipe de la ejecución del poeta salvadoreño imparte lecciones de seguridad al gobierno federal y defiende ante los medios la sangrienta ruta que se ha abierto. ¿Podía ser de otro modo? No. Es un personaje al que le gustan los fierros, como se decía en el argot guerrillero de los años setenta.

En todo caso, Villalobos fue también uno de los autores o suscriptores del volante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), donde se dice que éste “fue objeto de infiltración enemiga por medio del salvadoreño Roque Dalton…”, y como “los revolucionarios salvadoreños ya dejamos atrás el tiempo en el que la policía secreta y la CIA actuaban sin ser detectadas…”, pues queda claro por qué “Roque Dalton fue detectado, capturado y fusilado”. Vaya enfermos.

No sé cómo juzgar cabalmente la obra literaria de Dalton. Muchos de sus trabajos no me interesan mayormente, pero en algunos encuentro una frescura muy estimulante. Descreo de la “literatura comprometida”, pero él hacía gala de enormes recursos para sobreponerse a los dictados ideológicos. Creo también que la suya era una obra en ascenso que, con su muerte, quedó truncada violentamente. No sabremos ya nunca lo que habría escrito después. “Han apagado a nuestro hermano a golpes/de infamias y de garras por la espalda”, dijo René Depestre al enterarse de su asesinato.

Entre mis papeles doy con el número de enero-febrero de 1976 de la revista cubana Casa de las Américas dedicado a Dalton (y de la cual retomo el título de este artículo). En sus páginas lo evoca, entre otros, Julio Cortázar:

“Hablar con Roque era como vivir más intensamente, como vivir por dos. Ninguno de sus amigos olvidará las historias acaso míticas de sus antepasados, la visión prodigiosa del pirata Dalton, las aventuras de los miembros de su familia; y otras veces, sin mayor deseo, pero obligado por la necesidad de defender un punto de vista, el recuerdo de las prisiones, de la muerte rondando, de la fuga al alba, de los exilios, de las vueltas, la saga del combatiente, la larga marcha del militante”.

Treinta y cinco años después de su asesinato, la sombra del poeta persigue a sus ejecutores, convertidos en comedidos consejeros, jactanciosos consultores o politiquillos mediocres. Nos duele Dalton porque ejemplifica la peor de las pesadillas que generó el sueño revolucionario en América latina. Y nos duele más cuando reparamos en su partida como lo hace Mario Benedetti:

… el hecho es que llegaste
temprano al buen humor
al amor cantado
amor decantado
al ron fraterno
a las revoluciones
pero sobre todo llegaste temprano
demasiado temprano
a una muerte que no era la tuya.

ariel2001@prodigy.net.mx

Exitosas las elecciones parciales en Cuba, afirman autoridades electorales

Publicado en Cubadebate el 10 Mayo 2010

Ana María Mari Machado, presidenta de la Comisión Electoral Nacional (CEN), consideró este lunes, totalmente exitosos los comicios para delegados a los órganos de base del Poder Popular, concluidos recientemente.

Los sufragios tuvieron total transparencia y apoyo general del pueblo en todo momento, proceso en el cual fueron electos los 15 mil 93 delegados previstos en igual número de circunscripciones, declaró Mari Machado a la prensa, en la sede de la CEN.

La presencia de cinco mil 46 mujeres en esa masa, fue considerada por la funcionaria otro importante aspecto.

Destacó, asimismo, que esa cifra constituye el 33,43 por ciento del total de electos.

La gran mayoría de los delegados, es decir, 10 mil 921, están en las edades de 16 a 50 años, por lo que nacieron luego del triunfo de la Revolución, crecieron y se formaron con esta, acotó.

También ponderó la presencia de un 39,7 por ciento de negros o mestizos entre los nuevos funcionarios populares.

Remarcó, igualmente, que el 49,07 por ciento de los 15 mil 93 seleccionados en toda la nación, corresponde a hombres o mujeres que ya desempeñaban esas funciones “y la ciudadanía los reeligió”.

El éxito de los sufragios adquiere mayor relevancia, si se tiene en cuenta que la segunda vuelta del pasado dos de mayo se produjo apenas 24 horas después del desfile del Día Internacional de los Trabajadores, al cual el pueblo asistió masivamente en todo el país, destacó.

Tras expresar su agradecimiento y respeto por las organizaciones de masas y organismos vinculados al aseguramiento de las elecciones, elogió la gran afluencia a las urnas y la disciplina, entusiasmo y calidad de los sufragios, con más del 91 por ciento de boletas válidas.

(Con información del diario Granma)